Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Popeye revive en acuarela y metal

  • La exposición de Koons está compuesta por cuadros y esculturas en metal que reproducen juguetes hinchables: desde patitos que cuelgan de una especie de bigote hasta una langosta que hace equilibrios sobre una silla o dos morsas que escapan de sendas papeleras
    1La exposición de Koons está compuesta por cuadros y esculturas en metal que reproducen juguetes hinchables: desde patitos que cuelgan de una especie de bigote hasta una langosta que hace equilibrios sobre una silla o dos morsas que escapan de sendas papeleras EFE
  • Koons se ha convertido en uno de los artistas más cotizados en el actual mercado del arte, al igual que su amigo, el británico Damien Hirst. No han faltado, sin embargo, las críticas de algunos expertos como el australiano Robert Hughes, que le acusan de "manipulador" y "oportunista"
    2Koons se ha convertido en uno de los artistas más cotizados en el actual mercado del arte, al igual que su amigo, el británico Damien Hirst. No han faltado, sin embargo, las críticas de algunos expertos como el australiano Robert Hughes, que le acusan de "manipulador" y "oportunista" EFE
  • Las pinturas y esculturas de la serie Popeye, iniciada en 2002, combinan al modo surrealista objetos de uso cotidiano, desde sillas hasta cubos de la basura, imágenes de cómics, referencias a la historia del arte y juguetes de niños
    3Las pinturas y esculturas de la serie Popeye, iniciada en 2002, combinan al modo surrealista objetos de uso cotidiano, desde sillas hasta cubos de la basura, imágenes de cómics, referencias a la historia del arte y juguetes de niños AFP
  • Una visitante contempla la obra del artista pop estadounidense Jeff Koons 'Monkeys, Chair' (Monos, silla), durante la presentación de su nueva serie Popeye en la Galería Serpentine de Londres. Konns ha paseado su obra por el Chateau de Versailles de Francia, el Neue Nationalgalerie de Berlin, el Museum of Contemporary Art de Chicago, y el Metropolitan Museum of Art de New York
    4Una visitante contempla la obra del artista pop estadounidense Jeff Koons 'Monkeys, Chair' (Monos, silla), durante la presentación de su nueva serie Popeye en la Galería Serpentine de Londres. Konns ha paseado su obra por el Chateau de Versailles de Francia, el Neue Nationalgalerie de Berlin, el Museum of Contemporary Art de Chicago, y el Metropolitan Museum of Art de New York EFE
  • La galería Serpentine ha dicho que la muestra de Popeye es la más grande exhibición del artista estadounidense en una galería pública de Reino Unido. Jeff Koons ha explicado antes que su obsesión con el marino que come espinacas parte desde su niñez, porque veía algo de su padre en este personaje de cómic
    5La galería Serpentine ha dicho que la muestra de Popeye es la más grande exhibición del artista estadounidense en una galería pública de Reino Unido. Jeff Koons ha explicado antes que su obsesión con el marino que come espinacas parte desde su niñez, porque veía algo de su padre en este personaje de cómic EFE
  • A pocos días de inaugurar la exposición, Koons concedió una entrevista al diario The Guardian en la que se despachó con unas polémicas declaraciones: "Cuando pienso en la palabra belleza pienso en una vagina. Eso es lo primero que se me ocurre. O en el culo de la Venus de Cnido de Praxíteles". Y la cosa no quedó ahí. Koons, además, aseguró que tras su obra Made in Heaven, que le hizo sentirse como "una estrella del mundo del arte" quiso hacer lo mismo en el cine y llegó a la conclusión de que la forma más rápida de entrar en este mundo era a través de una película pornográfica. Por eso realizó un cartel cinematográfico como si él fuese el protagonista de una película pornográfica en el que aparecía haciendo el amor con la actriz porno de origen húngaro Ilona Staller (Cicciolina). Koons terminó casándose con Staller y divorciándose en diciembre de 1994, poco después de que naciera su hijo
    6A pocos días de inaugurar la exposición, Koons concedió una entrevista al diario The Guardian en la que se despachó con unas polémicas declaraciones: "Cuando pienso en la palabra belleza pienso en una vagina. Eso es lo primero que se me ocurre. O en el culo de la Venus de Cnido de Praxíteles". Y la cosa no quedó ahí. Koons, además, aseguró que tras su obra Made in Heaven, que le hizo sentirse como "una estrella del mundo del arte" quiso hacer lo mismo en el cine y llegó a la conclusión de que la forma más rápida de entrar en este mundo era a través de una película pornográfica. Por eso realizó un cartel cinematográfico como si él fuese el protagonista de una película pornográfica en el que aparecía haciendo el amor con la actriz porno de origen húngaro Ilona Staller (Cicciolina). Koons terminó casándose con Staller y divorciándose en diciembre de 1994, poco después de que naciera su hijo AFP