Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La América profunda de Robert Frank

  • Gasolineras, cowboys, carreteras perdidas, niñeras, brokers, corvettes, marines, tranvías, jukebox, autocines,… Si hay un fotógrafo que ha ido más allá de los estereotipos y que ha sabido reflejar el auténtico modo de vida americano es Robert Frank, fotógrafo autodidacta e intuitivo que gracias a su cámara Leica legó importantes fotografías que han sido y serán claros referentes de una técnica única, libre, capaz de recoger aquello que se encuentra al borde de su mirada.
    1Gasolineras, cowboys, carreteras perdidas, niñeras, brokers, corvettes, marines, tranvías, jukebox, autocines,… Si hay un fotógrafo que ha ido más allá de los estereotipos y que ha sabido reflejar el auténtico modo de vida americano es Robert Frank, fotógrafo autodidacta e intuitivo que gracias a su cámara Leica legó importantes fotografías que han sido y serán claros referentes de una técnica única, libre, capaz de recoger aquello que se encuentra al borde de su mirada. ROBERT FRANK
  • Tal y como asegura Vicente Todolí, director de la Tate Modern Gallery de Londres y gran conocedor de la obra de Frank, "Los Americanos presentó la fotografía como oficio, consiguiendo así que muchos artistas se iniciaran en ella". Casi a modo de road movie, Los Americanos se gestó durante 1955 y 1956. Robert Frank recorrió las carreteras de 48 estados tomando fotografías, gracias a la beca que la John Simon Guggenheim Foundation le concedió. Este proyecto se configura a raíz de la entrada en la beat generation tras entablar relación con personalidades como Bill Brandt, Walter Evans o el poeta Allen Ginsberg.
    2Tal y como asegura Vicente Todolí, director de la Tate Modern Gallery de Londres y gran conocedor de la obra de Frank, "Los Americanos presentó la fotografía como oficio, consiguiendo así que muchos artistas se iniciaran en ella". Casi a modo de road movie, Los Americanos se gestó durante 1955 y 1956. Robert Frank recorrió las carreteras de 48 estados tomando fotografías, gracias a la beca que la John Simon Guggenheim Foundation le concedió. Este proyecto se configura a raíz de la entrada en la beat generation tras entablar relación con personalidades como Bill Brandt, Walter Evans o el poeta Allen Ginsberg. ROBERT FRANK
  • Americanos, personajes anónimos, capturados con naturalidad y productos todos ellos de la innata curiosidad del fotógrafo, que en ocasiones parecen extraídos de una novela de Truman Capote o de una pintura de Edward Hopper, se intercalan con imágenes urbanas o rurales, desoladas tierras aisladas inmersas en el silencio en las que el fotógrafo a veces consigue una composición geométrica gracias al juego de luz o al enfoque de los objetos. Como diría Jack Kerouac, autor del prólogo, "un triste poema de América plasmado en fotografía".
    3Americanos, personajes anónimos, capturados con naturalidad y productos todos ellos de la innata curiosidad del fotógrafo, que en ocasiones parecen extraídos de una novela de Truman Capote o de una pintura de Edward Hopper, se intercalan con imágenes urbanas o rurales, desoladas tierras aisladas inmersas en el silencio en las que el fotógrafo a veces consigue una composición geométrica gracias al juego de luz o al enfoque de los objetos. Como diría Jack Kerouac, autor del prólogo, "un triste poema de América plasmado en fotografía". ROBERT FRANK
  • Un desfile en Nueva Jersey, un funeral en Carolina del Sur, escaparates de Washington, un cóctel en Nueva York, carreteras de Idaho, un picnic en California, Arizona, Tennessee, Utah,… Cualquier momento que transcurriera a lo largo y ancho de los estados que Robert Frank visitó podía ser objeto de ser fotografiado. El autor disparó más 28.000 instantáneas, de las que seleccionó unas 80
    4Un desfile en Nueva Jersey, un funeral en Carolina del Sur, escaparates de Washington, un cóctel en Nueva York, carreteras de Idaho, un picnic en California, Arizona, Tennessee, Utah,… Cualquier momento que transcurriera a lo largo y ancho de los estados que Robert Frank visitó podía ser objeto de ser fotografiado. El autor disparó más 28.000 instantáneas, de las que seleccionó unas 80 ROBERT FRANK