Elsa García de Blas analiza los últimos movimientos en el Partido Popular

La periodista se reunió la semana pasada con un grupo de suscriptores para responder a sus preguntas sobre el futuro de los populares

Las últimas semanas han sido una vorágine para el Partido Popular con la caída de su ex líder, Pablo Casado, y el nombramiento de Alberto Núñez Feijóo como nuevo presidente. La periodista de EL PAÍS Elsa García de Blas, encargada de la información sobre los populares, se reunió la semana pasada con un grupo de suscriptores para analizar estos cambios y valorar los futuros pasos del nuevo líder gallego. El encuentro, celebrado de manera virtual, se enmarca dentro del programa de actividades exclusivas de EL PAÍS+.

García de Blas indicó al inicio del encuentro que para entender la dimisión de Casado hay que remontarse a mucho antes de la semana fatídica para el popular. “El problema venía de largo y no tenía que ver solo con Isabel Díaz Ayuso, sino con cómo había llevado el PP”, advirtió. Su estilo vertical de liderazgo había generado un malestar en los territorios que lo posicionó “sobre un polvorín” que acabó explotando.

Su caída en ocho actos invitó a Feijóo a presentarse como candidato a presidente del partido, un paso adelante que no se atrevió a dar en 2018, entre otros motivos, al no contar con el apoyo claro de Mariano Rajoy. La periodista recordó que entonces Soraya Sáenz de Santamaría, que había sido mano derecha del expresidente, también se encontraba en la carrera por el sillón.

Feijóo se ha visto ahora casi obligado a presentarse, por la amenaza de Vox ante un partido descabezado y por la facilidad de un congreso sin rivales contra quienes competir. No obstante, la periodista señaló que el partido está “satisfecho” con Feijóo ya que cuenta con mucho respeto y “no está resignado” con esta única opción, sino ilusionado”.

Durante los días previos al congreso de su nombramiento, el popular se prolijeó demasiado en los medios de comunicación y eso le llevó a lanzar algunos mensajes erróneos. Sin embargo, García de Blas señaló que su estrategia de comunicación no será la de estar omnipresente, algo que sí intentaba Casado: “A partir de ahora vamos a ver una estrategia más controlada y una presencia más reducida”.

Otros frentes en los que Feijóo marcará distancia con el anterior presidente son Isabel Díaz Ayuso y Vox, ambas relaciones determinantes para el éxito o fracaso de su liderazgo. Si bien durante la pandemia Feijóo se alejó de las decisiones de la presidenta de la Comunidad de Madrid, en las últimas semanas se ha visto ya un acercamiento. “Ella supone un desafío para un líder como Feijóo: una figura tan potente que además ejerce de verso suelto”, apuntó la periodista, pero el gallego es consciente de sus virtudes. Si no “sucumbe a los celos” por su popularidad, como le sucedió a Casado, y sabe cómo tratar con ella, pueden formar un tándem muy competitivo que arrastre votos de la derecha más extrema, donde Ayuso cuenta con influencia.

A pesar de esto, García de Blas subrayó que el nuevo líder popular quiere tratar de hacer “un PP más centrado”, que aglutine una mayoría social más amplia que la derecha escorada de Casado. “Pero tiene una relación irresuelta”, evidenció en alusión a Vox. En Galicia el partido de extrema derecha no tiene representación, con lo que a Feijóo no le había supuesto ni la más mínima mención, pero en sus primeros días como candidato a presidente el Gobierno de Castilla y León se cerró con un acuerdo entre PP y Vox que no impidió. “Hay que seguir atentos a sus siguientes pasos”, alertó la periodista.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS