La mariposa monarca, que migra entre EE UU y México, entra en la lista de animales en peligro de extinción

La clasificación internacional constata que las especies de esturiones del hemisferio norte están en situación crítica. La revisión del número de tigres en el mundo es positiva: hay un 40% más

​​Mariposas monarcas en los santuarios de invernada de México. Foto: TOMAS VRBA AND LINDSEY PARKINSON (GETTY IMAGES/500PX PRIM | Vídeo: EPV

La mariposa monarca migratoria (Danaus plexippus plexippus) es conocida por su espectacular viaje anual de más de 4.000 kilómetros desde Estados Unidos y Canadá a los criaderos de México, un impresionante periplo que ha hecho famosa a la especie. Como todos los insectos, el lepidóptero afronta múltiples peligros debido a la actividad humana, hasta tal punto que la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) acaba de incorporarlo a su Lista Roja de Especies Amenazadas en la categoría de en peligro (solo hay otra por encima: en peligro crítico).

La actualización del exhaustivo listado advierte también de que todas las especies de esturiones supervivientes del hemisferio norte, también migratorias, están en peligro de extinción debido a las presas y la caza furtiva. La buena noticia la protagoniza el tigre (Panthera tigris), del que se han encontrado más ejemplares de los que se pensaba que había en el mundo. Con esta revisión, la Lista Roja incluye 147.517 especies, de las cuales 41.459 están en peligro de extinción.

Mariposa monarca en una planta en Toronto (Canadá), el 8 de julio.
Mariposa monarca en una planta en Toronto (Canadá), el 8 de julio.NurPhoto (NurPhoto via Getty Images)

La población de mariposa monarca migratoria se ha reducido entre un 22% y un 72% durante la última década, advierte la UICN. Detrás del declive se encuentra la tala, tanto legal como ilegal, que se produce para conseguir espacio para la agricultura y el desarrollo urbano, y que conduce a la deforestación y a la destrucción de áreas de invernada de las mariposas. A ello se suman, los pesticidas y herbicidas, verdaderos venenos para todo tipo de insectos, y las sequías, que aumentan el riesgo de incendios y limitan el crecimiento del algodoncillo, la planta de la que se alimentan las larvas de la mariposa monarca. Además, los lepidópteros emprenden antes la migración empujados por el aumento de temperatura debido al calentamiento global, cuando el algodoncillo todavía no está disponible.

Si se toma un periodo de tiempo más largo, el declive en las dos rutas de migración de las mariposas ―la occidental y la oriental― es mayor. De 1980 a 2021 la población occidental que hiberna en California disminuyó un 99,9% asegura la organización, mientras que la oriental, la de mayor tamaño que hiberna en México, cayó un 84% entre 1996 y 2014. Con tales datos sigue existiendo la preocupación de si quedan suficientes mariposas para evitar la extinción.

También hay buenas noticias. Durante la última temporada de hibernación (2021/2022), las mariposas monarca ocuparon 2,84 hectáreas de bosque en México (llegan por la ruta oriental desde EE UU y Canadá), mientras que en la anterior solo llegaron a las 2,10 hectáreas. “Esto significó un incremento en el 35% de la población, teniendo en cuenta que la superficie ocupada es un indicador indirecto”, explica Eduardo Rendón, biólogo y coordinador del programa de mariposa monarca de WWF.

La información es la primera herramienta contra el cambio climático. Suscríbete a ella.
Suscríbete

“Pero en términos de las últimas dos décadas, sigue habiendo una disminución en general de hasta el 80% del bosque ocupado por las mariposas”, añade. Los factores que más han contribuido a esta situación, son tres, apunta: “El cambio de uso de suelo en los tres países por donde pasa [Canadá, EE UU y México], en algunos casos para construir viviendas y fábricas, el uso de herbicidas en los puntos de reproducción, sobre todo en el medio oeste de los EEUU, y la degradación histórica de los bosques que tuvimos en México”.

El cambio climático ha tomado el relevo a los herbicidas como principal azote de la mariposa monarca. Rendón indica que desde 2004 “el nuevo factor determinante de la disminución de la mariposa es la variación en el clima en los lugares de reproducción, que elimina la disponibilidad de plantas de las que se nutren las larvas y afecta el desarrollo de los huevos y de las larvas”.

El negro futuro de los esturiones

Esturión europeo, también conocido como esturión báltico o esturión común.
Esturión europeo, también conocido como esturión báltico o esturión común.DEA / A. CALEGARI (De Agostini via Getty Images)

La evaluación de la UICN ha constatado que no se ha conseguido parar el declive de los esturiones: el 100% de las 26 especies de esturión que existen en el mundo está en peligro de extinción, frente al 85% en 2009. El esturión del Yangtsé (Acipenser dabryanus) ha pasado de estado crítico a en peligro de extinción y otras 17 especies pasan a estar en peligro crítico, tres están en peligro y cinco son vulnerables. También se ha confirmado la extinción del pez espátula chino (Psephurus gladius). El esturión se enfrenta a la caza furtiva, por lo que es “fundamental una aplicación más estricta de la venta ilegal de carne de esturión y caviar”, dice la UICN. Los embalses y las presas suponen un freno para su reproducción, y el calentamiento del agua de los ríos por el cambio climático también les afecta. Se pueden tomar medidas, que son clave para la conservación de la especie, advierte la UICN: restaurar los cauces y construir pasos de peces que funcionen, además de repoblar.

Más tigres de los que se pensaba

La población de tigre, que sigue en la categoría de en peligro, parece estar estable o en aumento, determina la UICN en esta actualización. Se estima que hoy en día hay entre 3.726 y 5.578 tigres en estado salvaje en todo el mundo. Esta cifra supone un aumento del 40% desde la última evaluación de tigres que se realizó en 2015. La mejora se debe a que se ha reforzado el seguimiento, lo que ha permitido localizar a más ejemplares de los que se pensaba que había. A lo que hay que añadir que los proyectos de conservación están funcionando. La recuperación, por lo tanto, es posible siempre que se mantengan esos esfuerzos, dice la organización. Esta especie también se enfrenta a la caza furtiva; a la captura de sus presas, lo que afecta a su alimentación, y a la fragmentación y destrucción de su hábitat por la expansión de la agricultura y el desarrollo urbano.

Puedes seguir a CLIMA Y MEDIO AMBIENTE en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS