Mueren dos cazadores en Girona y en Barcelona por disparos aparentemente accidentales

Los Mossos d’Esquadra y los Agentes Rurales investigan como habrían sucedido los hechos

Imagen de archivo de un cazador en el campo.
Imagen de archivo de un cazador en el campo.Mariano Cieza / EFE

Dos cazadores murieron este domingo como consecuencia de dos disparos en los municipios de Massanes (Girona) y L'Esquirol(Barcelona). En el primer caso, un cazador de 65 años recibió el disparo de un compañero que participaba en la misma batida de jabalí. La otra víctima falleció cuando, por causas que se desconocen, se le habría disparado el rifle que llevaba cargado dentro de su vehículo. Los Agentes Rurales están preparando un informe técnico sobre los hechos del primer caso. Por su parte, los Mossos d’Esquadra están investigando ambas muertes, en el primero de los casos por un posible delito de homicidio por imprudencia leve, por si podría existir responsabilidad penal del cazador que disparó.

Según fuentes de la investigación, los hechos de Massanes habrían pasado sobre las 12:30 h cuando uno de los perros de caza marcó la presencia de un jabalí en unos arbustos y tres cazadores se dirigieron al sitio para intentar cazarlo. Todo apunta que podrían no haber seguido las medidas de seguridad de este tipo de cacerías que determina su reglamento, que “se deben situar de manera que no se puedan poner en peligro mutuamente”, precisamente para que no sucedan este tipo de accidentes.

Al parecer, uno de los cazadores disparó hasta en tres ocasiones, en dos de las cuales habría fallado, y el tercer disparo habría impactado contra el jabalí, lo habría traspasado y habría ido a impactar en la cabeza de la víctima. La policía investiga si la bala rebotó o si la víctima se puso en la trayectoria de tiro de su compañero. El cazador quedó herido de gravedad y fue trasladado en helicóptero por el Sistema de Emergencias Médicas (SEM) al Hospital Josep Trueta de Girona. Según fuentes del centro, Joaquim S.M., de 65 años y vecino de Massanes, llegó muerto. 

En el caso de l’Esquirol, los hechos tuvieron lugar poco antes de las nueve de la mañana. La víctima, un vecino de Tavertet de 63 años iba a participar en una batida. Según fuentes de la investigación, estaba en su vehículo y llevaba el rifle cargado, algo totalmente prohibido por la normativa que rige esta actividad cinegética, y por causas que los Mossos están investigando el arma se disparó y le causó la muerte. Un testigo avisó al 112 y los servicios de emergencias acudieron al lugar. No pudieron hacer nada por salvarle la vida. 

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50