Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere un cazador de un disparo durante una batida contra jabalíes

El hombre, de 63 años, participaba en la matanza en un monte de San Xoán de Río

Santiago de Compostela

Un cazador de 63 años, J.G.P., ha muerto a primera hora de esta tarde de domingo a causa de un disparo accidental. A falta de las conclusiones a las que llegue la autopsia que se le va a practicar al cadáver, la hipótesis más probable es la de que el proyectil procediese de la escopeta de un compañero y que impactase en su abdomen tras rebotar en una piedra, aunque inicialmente también se sospechó que se trataba de un disparo fortuito de la propia arma del fallecido. El hombre, vecino de Paderne de Allariz y habitual de estas cacerías, participaba en una batida contra el jabalí en un monte de San Xoán de Río (Ourense), en el Alto da Moa (cerca de las localidades de A Cruz y Vilardá), y el suceso se produjo poco antes de las tres de la tarde. En aquel momento, el grupo de cazadores se disponía a recoger para marchar a comer pero supuestamente él aún seguía emboscado.

Urxencias Sanitarias de Galicia (061) movilizó un helicóptero medicalizado con base en Ourense, pero el personal ya no pudo salvar la vida de este cazador que participaba en la matanza de jabalíes en la zona. La asociación animalista Libera, que este fin de semana ha hecho públicos varios comunicados contra el Campionato Galego de Caza de Raposos que se celebró ayer sábado en O Iribio, entre Triacastela y Láncara (Lugo), no ha tardado en reaccionar con una nota en la que lamenta el fallecimiento del cazador de Ourense.

Los animalistas han recordado que la Xunta de Galicia mantiene una normativa cinegética que posibilita la participación de menores de cualquier edad en cacerías como acompañantes y desde los 16 permite el uso de armas de fuego para tirotear a la fauna silvestre. "En este sentido, lamentando el terrible suceso, la ONG advierte de que el gobierno gallego expone a la ciudadanía a riesgos innecesarios", advierte Libera en su comunicado, "ocultando la localización de campeonatos para masacrar zorros, a los que tampoco exige señalización especial, o autorizando batidas [de jabalíes] en zonas periurbanas sin estudios previos".

Es el cuarto accidente de caza en la misma provincia en los últimos meses. Sendos cazadores resultaron heridos en Castrelo do Val y Carballeda de Valdeorras, mientras que un tercero, de solo 21 años, murió en noviembre en Chandrexa de Queixa.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >