Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Partidos y entidades independentistas certifican sus diferencias ante la mesa de diálogo

Budó dice que la reunión se repetirá e insiste en su idea de defender la autodeterminación y la amnistía ante el Gobierno

La mesa de formaciones y entidades independentistas, reunida en la sede de la Generalitat.
La mesa de formaciones y entidades independentistas, reunida en la sede de la Generalitat.

La reunión del espacio independentista, convocada por el presidente catalán Quim Torra de cara a unificar una posición en la mesa de diálogo con el Gobierno, se ha saldado este miércoles sin grandes avances. Junts per Catalunya, Esquerra, la CUP, la Assemblea Nacional Catalana, Òmnium Cultural y el Govern han certificado sus diferencias sobre cómo abordar la vía de negociación pactada entre republicanos y socialistas y solo han podido exhibir un acuerdo muy poco novedoso: la propuesta de la Generalitat será el ejercicio de la autodeterminación y una amnistía.

Las dos horas de reunión, en el Palau de la Generalitat, han servido para dejar de manifiesto que las sensibilidades respecto a la mesa de diálogo son muy distintas, contradictorias y que será prácticamente imposible que el independentismo se mantenga unido. "Torra ha recibido todo el apoyo para trasladar estas propuestas [el derecho a la autodeterminación y el fin de la represión] en su próximo encuentro con el presidente Sánchez, donde también se deberán abordar las condiciones y garantías para que la mesa de negociación se pueda llevar a cabo", ha explicado la portavoz del Govern, Meritxell Budó. El Ejecutivo catalán espera que el encuentro con los actores independentistas se repita antes de que se ponga en marcha la mesa con el Gobierno. Ninguno de los dos tiene fecha fijada.  

"No ha habido formalmente un acuerdo, pero si que hacemos una valoración positiva", ha dicho por su parte la portavoz de Esquerra, Marta Vilalta. Los republicanos han hecho un llamamiento a que se utilice "el instrumento" pactado con el PSOE: "No queremos renunciar a ninguna vía. Es responsabilidad del movimiento independentista aprovecharla”. Para Vilalta también es importante que siga la reivindicación de la independencia en la calle. "Hemos constatado que el proceso de negociación que podamos abrir con el Estado tiene que ir en paralelo con la movilización ciudadana, con la tarea en las instituciones y a nivel internacional", ha explicado.

Desde Junts per Catalunya, Elsa Artadi ha abogado por centrar las conversaciones con el PSOE "solo el derecho a la autodeterminación y el fin de la represión, y no otra cosa". La diputada también ha afeado a ERC que no se haya intentado pactar antes las condiciones de su acuerdo con los socialistas y ha advertido de la posibilidad de que la mesa de diálogo sirva para confundir a la comunidad internacional respecto a la situación en Cataluña. “Nos preocupa que se dé la imagen de Pedro Sánchez como un presidente dialogante, cuando no lo es”, ha lamentado. También ha querido poner sobre la mesa el papel del expresidente Carles Puigdemont y del exvicepresidente Oriol Junqueras como "interlocutores".

La CUP ha sido aún más dura. “No valoraremos ningún marco que no avance de forma verificable en los objetivos del independentismo”, ha añadido su líder en el Parlament, Carles Riera. La Assemblea Nacional Catalana(ANC), por su parte, ha abogado por que la mesa de los independentistas sea útil en las negociaciones. "Creemos que esta mesa de fuerzas independentistas tiene que hacer el seguimiento, fiscalización y apoyo de estas negociaciones que tendrán lugar entre ambos gobiernos", ha dicho el vicepresidente de la ANC, Josep Cruanyes.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >