Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite el alcalde de Cerceda tras confirmarse su condena por prevaricación

El histórico socialista García Liñares deja la política afeando a la oposición que haya puesto fin a sus mandatos acudiendo a los tribunales

Santiago de Compostela
Alcalde de Cerceda
García Liñares, en una imagen de la Diputación.

El alcalde del Ayuntamiento de Cerceda (A Coruña), José García Liñares, ha anunciado este martes su dimisión tras confirmarse su inhabilitación durante ocho años por un delito de prevaricación administrativa. El anuncio se produce una semana después de que la sección primera de la Audiencia coruñesa ratificase la condena a ocho años de inhabilitación al histórico socialista por "irregularidades" en la contratación de las obras del jardín botánico.

García Liñares ha comparecido entre lágrimas para confirmar que en en los próximos días dejará el Ayuntamiento que gobierna por el PSOE desde hace casi 25 años y con siete mayorías absolutas a sus espaldas. El regidor renuncia a recurrir al Tribunal Supremo el fallo que acaba con su carrera política y ha recalcado que se va "porque así lo dice una sentencia firme de la Audiencia Provincial, no porque lo diga el PP, el BNG o el secretario municipal". El todavía alcalde ha manifestado que ha decidido dimitir porque considera que su presencia "perjudica" al Ayuntamiento y "no porque no crea" en su inocencia. Y ha afeado a la oposición que hayan recurrido a los tribunales para echarlo sin haberle ganado en las urnas.

La sentencia de la Audiencia concluye que la obra en cuestión “empezó al menos el 31 de marzo de 2015 por una contratación verbal, sin que el expediente administrativo hubiese alcanzado la fase de adjudicación”. “No se habrá demostrado que la tramitación del expediente merezca sanción penal, pero de ahí a elevarlo a la categoría de lo correcto, media un trecho que la prueba no avala”, advierten los magistrados.

El tribunal destaca que el juez de primera instancia ha fundamentado su sentencia “en la valoración de las pruebas practicadas en el juicio, con todas las garantías de inmediación, contradicción y oralidad”, al tiempo que advierte que los recurrentes pretenden “sustituir el criterio judicial, objetivo e imparcial, por el suyo propio, legítimo, pero subjetivo e interesado en la idea de la absolución”. García Liñares gobernó Cerceda desde 1992 y el año pasado, tras conocerse la sentencia, trató durante un tiempo de seguir aferrado al cargo pero el pleno municipal acordó su relevo. No obstante, en las pasadas elecciones municipales García Liñares volvió a hacerse con el bastón de mando encabezando la candidatura del PSdeG.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >