Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fomento y la Generalitat estudiarán las conexiones entre la AP-7 y el resto del territorio

El ministro José Luis Ábalos y el presidente Ximo Puig visitan el peaje de Sagunto a unas horas de la liberalización de la autopista

El president de la Generalitat, Ximo Puig (izqda) y el ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, en el área de peaje de Sagunto.
El president de la Generalitat, Ximo Puig (izqda) y el ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, en el área de peaje de Sagunto. EFE/Manuel Bruque

A escasas horas de la liberalización de la AP-7, autopista de pago desde hace décadas, el ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, ha asegurado que el fin de la concesión supondrá un cambio de filosofía en vías de alta capacidad como esta: "Las autopistas tienden a progegerse con los peajes pero ahora se trata de lo contrario, de permeabilizarlas. Y vamos a estudiar con la Generalitat los enlaces y conexiones que hay que habilitar" con los municipios.

El fin del peaje entre Tarragona y Alicante abaratará un 93% la circulación por la red de carreteras del Estado de la Comunidad Valenciana y supondrá un ahorro anual de 300 millones de euros para los usuarios, según Fomento.

El desmantelamiento de las instalaciones de peajes se hará de forma progresiva a partir de este miércoles, ha asegurado Ábalos, quien estima que la conservación de los tramos de la autopista liberalizados en territorio valenciano costará unos 21 millones de euros anuales. 

El ministro ha asegurado -mientras una trabajadora protestaba por los despidos que trae la liberalización- que se ha recuperado a 177 trabajadores de la empresa concesionaria Abertis para la conservación de la autopista. Mientras se saca este nuevo concurso, las empresas adjudicatarias del contrato de emergencia se encargarán de la conservación, señalética y desmontaje de peajes.

El compromiso del Gobierno es que las concesiones cuyo plazo acabe en esta legislatura no se van a prorrogar ni a volver a licitar. La gestión de las infraestructuras pasará a corresponder directamente a la Administración General del Estado y no a concesionarias privadas.

Abalos ha estado acompañado del presidente de la Generalitat, Ximo Puig, quien ha asegurado que la liberalización de la AP-7 supondrá un impulso de la movilidad y de la calidad de vida para toda la Comunidad Valenciana, y ha sido especialmente bienvenida en comarcas como la Safor o las Marinas, que son las que han soportado más el pago de peajes.

Puig ha señalado que el fin del peaje de la AP-7 "liberará recursos para las personas y, sobre todo, facilitará una movilidad, que debe ser la más razonable y cómoda para el conjunto de la ciudadanía".

"Muchas veces no se le presta la suficiente atención a la pérdida de tiempo y de calidad de vida que supone una mala movilidad", ha señalado Puig, quien ha afirmado que "muchas personas que no podían utilizar esta vía por razones económicas podrán tener una movilidad mucho más acorde a la de la calidad de vida que deseamos".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >