Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre condenado a 14 años de cárcel por intentar quemar a su expareja e hija en plena calle

La versión exculpatoria del acusado, que declaró que el gasoil era para rociarse él y le salpicó a ellas, no se sostiene, según la Audiencia de Valencia

dia contra la violencia de genero
La Ciudad de la Justicia de Valencia.

La Audiencia Provincial condena a 14 años y 8 meses de cárcel a un hombre por intentar quemar a su exmujer, de 44 años, y a la hija de ésta, de 16, en plena calle en diciembre de 2017. El tribunal no ha crecido en la versión de los hechos del acusado en el juicio cuando aseguró que quería rociarse él con gasoil para acabar con su vida pero el combustible salpicó a las dos mujeres, recoge la sentencia hecha pública por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV).

El acusado mantuvo una relación sentimental con la víctima, que tenía una hija en común con el agresor, nacida en 2014, y otra de 16 años, pero a finales de 2016 el hombre provocó un altercado en el domicilio familiar y agredió a su pareja, que no presentó denuncia ni necesitó asistencia médica, recoge la sentencia.

La mujer rompió de hecho su relación sentimental tres meses después y a final de año, citada por el acusado, acudió a la casa del hombre junto a sus dos hijas porque, al parecer, el agresor iba a entregarle 200 euros para la manuntención de la hija que tienen en común.

La mujer aparcó su coche en la calle donde vivía su expareja, que bajó y la hizo entrar en el portal para hablar con ella y reprocharle que no le dejase ver a su hija. El acusado lejos de entregarle la suma prometida, cogió una botella de plástico que contenía gasoil, previamente escondida en el hueco de la escalera, y comenzó a perseguir a la mujer y la roció en parte con el combustible.

Al grito de "Socorro que me queman", la mujer fue auxiliada por su hija de 16 años, que esperaba en el coche con su hermana pequeña. La menor interceptó al agresor y lo empujó mientras la madre lograba refugiarse en una frutería y avisar al número de Emergencias del 112.

El acusado cogió del pelo a la menor y empezó a rociarla con el gasoil y a continuación el acusado accionó un encendedor, que llevaba encima y aproximándolo hacia la menor le prendió fuego al pelo. La joven consiguió huir, sofocó el fuego con las manos y se refugió en una vivienda cercana. El acusado vertió incluso más acelerante sobre el techo del vehículo propiedad de su expareja, en cuyo interior estaba la hija de ambos. Agentes de la Policía Local fueron de los primeros en asistir a las víctimas.

La mujer agredida necesitó de tratamiento psicológico tras el episodio de violencia, al igual que su hija adolescentes, que también recibió asistencia sanitaria pues sufrió lesiones por quemaduras de primer grado en el cuero cabelludo y una contusión en la espalda.

Según la Audiencia, la versión exculpatoria del acusado no se sostiene. "Con independencia que se quisiera o no suicidar, lo cierto es que su tesis de que el líquido inflamable se derramó sin querer o de forma imprudente no resulta verosímil".

Según la sentencia de la sección primera de la Audiencia Provincial de Valencia, este hombre, que estaba en prisión preventiva desde que se cometieron los hechos, ha sido condenado por dos delitos de intento de asesinato, un delito de maltrato y otro leve pero continuado de injurias.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >