Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Disponer de tiempo es mucho más valioso que tener dinero”

Mar Amate advierte de que realizar una buena acción no nos convierte en voluntarios

Mar Amate, directora de la Plataforma para el Voluntariado en España, en Lavapiés.
Mar Amate, directora de la Plataforma para el Voluntariado en España, en Lavapiés.

Los años ochenta despertaron un gran interés por el asociacionismo. La sociedad cambiaba tras décadas de opresión y los ciudadanos se organizaban para dar respuesta a sus problemas. Así fue como la madrileña Mar Amate, de 52 años, llegó al mundo del voluntariado. Mientras estudiaba Psicología en la universidad descubrió que muchas personas de la edad de sus padres no sabían leer ni escribir, así que creó una asociación en Villa de Vallecas para alfabetizarles. Luego trabajó con personas sordas y, en 2010, fue nombrada directora a la Plataforma del Voluntariado de España, que integra 80 entidades sociales y más de 3.000 asociaciones.

¿Cuál es vuestra función?

Facilitar el trabajo de las organizaciones. No mandamos, son ellas las que nos mandan.

¿Cómo os financiáis?

Con dinero público. Hasta ahora, a través de la X solidaria de la declaración de la renta.

¿Qué hay que hacer para convertirse en voluntario?

Hemos puesto en marcha una aplicación, Voluncloud, que pone en contacto a personas y entidades. También se puede ir a una organización o llamar por teléfono.

¿Cuál es el primer paso?

Conocer lo que hace esa organización, saber si te convence aquello en lo que te vas a implicar. Si te gustan los niños, no es lógico trabajar con ancianos.

¿Qué causas necesitan más ayuda?

Las adicciones están muy estigmatizadas. Son gente sin hogar, personas que van a la cárcel… No es una causa con mucho glamur.

¿Hay entidades de primera y de segunda?

Hay beneficiarios más atractivos que otros. La mayoría prefiere trabajar con niños. También hay voluntariados más especializados, como el que se hace con víctimas de género o con jóvenes LGTBI. Los voluntarios deben formarse. Puedes tener la mejor voluntad del mundo, pero no basta. Se trabaja con los elementos más sensibles de la sociedad y eso exige una gran responsabilidad.

El voluntario, ¿nace o se hace?

Una parte nace, pero también se hace. Estamos trabajando en las escuelas para crear una cultura de la solidaridad. Si una familia hace voluntariado, sus hijos también suelen hacerlo.

¿Por qué es importante canalizarlo?

Realizar una buena acción en la calle no es voluntariado. Las entidades estudian las necesidades, marcan unos objetivos y disponen de los voluntarios según esas necesidades.

¿Ayudamos lo suficiente?

Tenemos la costumbre de donar sangre, ropa o dinero para lavar nuestra conciencia, pero se necesita un compromiso que va más allá. Es estupendo enviar dinero cuando sucede una catástrofe, pero no basta.

¿Por qué debemos hacer voluntariado?

Es tan importante como ir a votar, porque estamos influyendo en el cambio del mundo que queremos. Desde 2015 es un derecho que tenemos todos los españoles con más de 12 años. Es una manera de convertirnos en ciudadanía activa y no en meros espectadores.

¿Qué recompensa se obtiene?

La satisfacción de sentirse útil. Es una recompensa infravalorada, pero muy importante.

¿Se puede monetizar?

Hay una empresa que vende abrazos. Ha detectado una carencia de afecto y la comercializa. Todo en la sociedad es susceptible a ser comprado. El mundo que queremos construir no es ese en el que cobremos por hacer algo. No sé si el voluntariado da riqueza, pero sí da valor social.

¿El voluntariado suple la inacción de las Administraciones?

Va por delante de ellas porque es muy capilar y está en la calle. Detecta muchas necesidades que requieren servicios que luego se convierten en derechos. La soledad no deseada es una necesidad que detectó el voluntariado. Es cierto que llegamos a gente y a lugares que las administraciones no alcanzan.

Ponga un ejemplo.

Los inmigrantes que llegaban a nuestras costas. ¿Quién los atendía antes? Los voluntarios. La Administración tarda en poner en marcha un servicio, así que la sociedad se organiza para dar respuesta. Los ciudadanos se dan cuenta de que hay cosas que no son justas o que el Estado desatiende.

¿Por qué debemos dedicar tiempo a los demás?

Es la forma de construir una sociedad más justa e igualitaria. Yo dedico tiempo ahora a los demás porque mañana necesitaré ayuda. Esto no va de bandos; todos somos susceptibles de necesitar a otras personas.

¿El estilo de vida y la precariedad laboral dificultan el voluntariado?

El objetivo final es conseguir que el 100% de las personas realicen algún tipo de voluntariado. Ahora no llega al 7%. Está claro que una persona que trabaja mañana, tarde y noche no puede hacerlo. Disponer de tiempo es mucho más valioso que tener dinero.

¿Tiene carga política?

El voluntariado tiene carga política porque visibiliza problemas y promueve cambios en la sociedad, pero no es partidista. Hay voluntarios de izquierdas, de derechas, católicos y agnósticos. 

 

Perfil del voluntario

En España hay 2,5 millones de voluntarios, el 6,2% de la población según el informe del Observatorio de la Plataforma del Voluntariado. La cifra puede parecer significativa, pero no lo es. En el ranking europeo de la solidaridad, ocupa el puesto 24, uno de los últimos países. El voluntario tipo es una mujer de entre 26 a 35 años con estudios superiores y un estatus socioeconómico medio-alto, por lo que la feminización estructural del voluntariado es un hecho.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información