Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La caída de Thomas Cook deja 1.800 reservas anuladas en Lloret de Mar

Los hoteleros aseguran que el impacto económico será “importante”

Turistas pasean por una calle de Lloret de Mar
Turistas pasean por una calle de Lloret de Mar

La quiebra de Thomas Cook, uno de los operadores de viajes británicos más importantes que operan en Lloret de Mar (la Selva), ha provocado la anulación de entre 1.700 y 1800 reservas hasta mediados de octubre. Deja, además, facturas sin cobrar desde julio y 14 vuelos suspendidos en el Aeropuerto de Girona hasta el 11 de octubre, cuando termina la temporada de verano. Las diferentes casuísticas de cobro de los hoteles complican la valoración del impacto económico en esta localidad, aunque los hoteleros ya han avanzado que será “importante”.

A pesar del susto inicial de los turistas ingleses alojados en la Costa Brava sur, ahora reina la calma. Sobre todo, después de que la Agencia de Consumo británica asegurase que correría con “todos los gastos” de alojamiento hasta que los que se encontrasen en medio de sus vacaciones regresaran a casa.

El presidente del Gremio de Hoteleros de Lloret de Mar, Enric Dotras, augura que el impacto económico será destacable para los hoteleros de esta localidad, la segunda de Cataluña en mayor volumen de turistas detrás de Barcelona. Por una parte, están las 1.800 reservas anuladas y, por otra, las habitaciones que se han ocupado desde julio que todavía faltan por pagar, ya sea total o parcialmente. “Debemos tener en cuenta que hay una variada casuística, cada empresa tiene un tipo de contrato diferente. Algunos tienen acordado un prepago, pero otros tienen parte o toda la facturación pendiente de cobrar”, detalla Dotras. El hotelero apunta que los empresarios del sector deberá recurrir a vías de reclamación por liquidar la deuda.

La madrugada del domingo al lunes, en cuanto se supo de la quiebra, el Gremio de Hoteleros de Lloret mandó una circular a los 120 hoteles asociados para evaluar la situación de cada caso en particular y el impacto posible en el sector. Con la información recopilada hasta ayer —todavía no habían contestado todos los establecimientos—, se calcula que hay entre 500 y 600 turistas británicos afectados.

La prioridad inicial para el sector ha sido “la tranquilidad de los clientes”. Se ha intentado gestionar la situación “de la manera más fácil y menos dolorosa” para ellos, para que puedan acabar la estancia y regresar a sus casas con la máxima normalidad”, destaca el presidente. Una vez se haya conseguido repatriar a todos los turistas afectados en medio de sus vacaciones por la quiebra de Thomas Cook, a través de los vuelos organizados por la aviación civil británica y el Gobierno, será el momento de evaluar las consecuencias económicas para el sector. A través de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), patronal que les engloba a nivel estatal, los hoteleros contactarán con un bufete de abogados especialista en concursos de acreedores a nivel internacional para personarse a las liquidaciones de las empresas filiales de Thomas Cook en los diferentes países de origen de los clientes.

En cuanto a los viajeros cuya reserva se ha anulado, el Gobierno británico, explica Dotras, ya les ha informado de que les van a devolver la totalidad de lo pagado. Con Thomas Cook en quiebra, el sector ya trabaja para “sustituir” a este gran operador por otros. “Una vez el cliente que tiene anulada su reserva sabe que recuperará todo el dinero, haremos promociones, estamos mirando cómo, para decirle que venga igualmente”, asegura Dotras.

La aerolínea inglesa trasladó el año pasado 12.600 viajeros hasta las instalaciones aeroportuarias de Vilobí d’Onyar y la previsión este año era llegar a los 13.200 en las comarcas gerundenses. El sector calcula que la cancelación de los 14 vuelos de Thomas Cook supondrá que, finalmente, este 2019 habrán transportado entre 9.000 y 10.000 pasajeros a Girona .

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información