Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fieles a la manifestación, críticos con los políticos

Tres parejas, independentistas “desde siempre”, muestran su decepción pero justifican a los líderes del ‘procés’

Ester, Anna, Lourdes, Ricard, Xavi y Santi, con sus hijos, antes de la manifestación. En vídeo, imágenes de la manifestación de la Diada. Foto: Joan Sánchez | Vídeo: Atlas

Creen que la consecución de la independencia de Cataluña se pintó demasiado fácil, se han dado cuenta de que no sería tan rápido como los líderes del procés prometieron y de que no ha habido apoyo de Europa, evocan el espíritu unitario del 1-O, lamentan la división entre los partidos soberanistas… pero siguen deseando la independencia y no faltan a la cita desde 2012. Ricard y Anna, Lourdes y Xavi, y Ester y Ricard son de Arenys de Munt (el primer pueblo que celebró una consulta independentista) y repitieron ayer en la manifestación de la Diada, la menos concurrida de los últimos años.

Independentistas “desde siempre”, no dudaron en bajar a Barcelona junto a sus hijos y los básicos de la protesta: banderas estelades y mochilas con agua y comida. “Políticamente la situación está encendida por la presencia de presos y exiliados y, aunque haya división entre los partidos y en algunos momentos parece que la cosa se apague, hay que salir más que nunca”, defiende Xavi. A su lado, Ricard subraya “las ganas de la gente de protestar, pese a la división”.

Anna es muy crítica con los políticos: “Ellos son el problema”. Su marido Santi cree que “debería haber un solo partido independentista para alcanzar el Gobierno de la Generalitat y sacar la independencia adelante”. Pero, igual que son críticos con los políticos en general, evitan cuestionar el cambio de postura de los líderes del procés. “Tendrán sus razones”, entiende Xavi, mientras el resto subraya que “también influye que estén en la cárcel o el exilio”. “Estoy decepcionado, pero no sé los motivos por los que actúan como actúan. No me atrevo a recriminarles nada”, apunta Ricard.

Torra “cumple órdenes”

Un manifestante: "Una revolución democrática"

Joan, de Figueres (padre gallego y madre catalana) acudió ayer a la manifestación de la Diada y se mostró esperanzado con lo que califica de "revolución democrática": “Esperamos que la revolución democrática que ha iniciado Cataluña la recojan los republicanos españoles. El avance es luchar por una tercera República donde nosotros como catalanes podemos estar cómodos y hermanados con los andaluces, leoneses, canarios, gallegos, madrileños… En Cataluña el PSC ha dimitido de sus atribuciones y el centro izquierda se ha quedado en manos de ERC. Esperamos un centro izquierda republicano en España, un Azaña con el que nos coaliguemos. Necesitamos los republicanos españoles. Mi visión es un estado federal, pero no como el PSOE, si los españoles asumimos el conjunto de variedad interna seremos un ejemplo para Europa”.

Xavi no esconde que es “de ERC de toda la vida”. “El partido siempre ha sido independentista, mientras otros se han subido ahora al carro”, afirma sin mencionar expresamente al espacio neoconvergente. Con todo, el grupo reconoce la “legitimidad” de Carles Puigdemont, fugado en Bélgica, “como president, porque ganó las elecciones”. Santi incluso pedaleó con un grupo de ciclistas hasta Bruselas para visitarle, mostrarle apoyo y obsequiarle con una botella de ratafia. El presidente Quim Torra, dicen, “está al frente, pero cumple órdenes”.

Sobre el papel de la UE, reconocen que “fue un error pensar que nos podrían ayudar”, en palabras de Xavi. “Al lado del follón que tienen con el Brexit, nosotros no somos nada”, señala Ester. Pero Xavi le replica: “Si no fuéramos nada, ya tendríamos la independencia, y en cambio nos están machacando”.

Este grupo de amigos independentistas están convencidos de que tarde o temprano Cataluña se separará del resto de España. “Volveremos a hacer un referéndum, volveremos a desobedecer”, asegura Anna. “Habrá gente dispuesta a hacerlo”, añade Santi. Pero ninguno de ellos se cuenta entre quienes lo harían. “Los presos políticos y los exiliados sabían a qué se exponían, pero no los acusados de terrorismo de los CDR, como Tamara o Adrià Carrasco. Han practicado la represión para que la gente tenga miedo”, afirman. Ninguno de ellos confía en que el Gobierno modifique su postura de “oídos sordos”, según Anna. “Alguien tiene que ver que hay un problema y preguntarse por qué hay dos millones de personas movilizadas”, apunta Santi.

En vísperas de la sentencia del Tribunal Supremo, califican el juicio a los líderes del procés de “injusto” y están seguros de que las penas “serán altas, para disuadir”, ve Ricard. Anna y Xavi se indignan “por los corruptos que no han ido a la cárcel”. Y admiten que desconocen qué respuesta se prepara: “Cuesta creer que los partidos no hagan nada, pero no pueden enseñar las cartas”, argumenta Xavi.

La manifestación de ayer en Barcelona volvió a congregar a participantes llegados de toda Catalunya, y las críticas a la división de los partidos independentistas fueron muy repetidas. Carme, de Girona, explicaba que ha acudido todos los años y se mostraba esperanzada: “He venido todos los años. Una cosa es a dónde queremos ir y otra lo que está pasando. Tengo la esperanza en que todo acabe bien. Tenía miedo de que viniera menos gente, pero veo mucha animación y muchas ganas. El independentismo debe ir unido”. Y también de Girona pero de origen inglés, Henry que vive en la ciudad desde que se jubiló hace 18 años reclamaba "un independentismo unido". "Sería mucho mejor", decía tras asegurar que no ha faltado a ninguna de las protestas masivas desde 2010. Y Pedro, vecino de la capital, lamentaba la división entre políticos y sociedad civil: “El día 1 de octubre la agenda política tenía al pueblo detrás ahora no lo sé. Los políticos van por su lado y el pueblo por nuestro lado”.

Llegado desde Vic, Josep explicaba que tampoco ha faltado a ninguna cita: "Este año estamos a la expectativa de lo que pasará con la sentencia. Ha habido mucha expectativa, pero volveremos a la normalidad. Yo creo que tenemos que separarnos de España con un nuevo referéndum de forma pacífica y tranquila”. Vecina de Pau (Alt Empordà), Irene explicaba: “Hace seis años que vengo a la Diada. Nos gustaría que cada año faltara menos”. A su lado, Jordi, también de Pau celebraba que se "mantenga el pulso". "No tenemos la misma energía que antes, pero además hay presos y eso es gravísimo. Los partidos políticos ya sabes lo que pasa. Los partidos se han apuntado, pero no han escuchado al pueblo, deberían haber proclamado la república cuando tocaba y no estaríamos así. Ahora habrá que esperar la sentencia". "No tengo confianza en los políticos, pero espero que el pueblo responda”, zanjaba.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >