Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Manuel Valls, sobre su carrera política en Barcelona: “Tengo ganas de pasar un año casi sabático”

El político repasa en un reportaje en 'Le Monde' su caída en la política francesa

Manuel Valls, en la toma de posesión como concejal en el Ayuntamiento.
Manuel Valls, en la toma de posesión como concejal en el Ayuntamiento.

“Vine aquí, sentí unas vibraciones, lo vi como una formidable oportunidad. Si no, estaría desesperado allí... ¿Qué tenía que hacer? ¿Esperar a que Macron me llamase? [...] ¿Decir alguna tontería para que me escuchasen? Tengo ganas de vivir, pasar un año casi sabático”. De esta forma, en un reportaje de Le Monde publicado este viernes, justifica Manuel Valls su aterrizaje a Barcelona, donde fue elegido concejal en las elecciones municipales. Cuando se decidió a presentar su candidatura, Valls aseguró: “Si pierdo, me quedaré como concejal y haré mi trabajo”.

El reportaje, titulado “Los tres pecados capitales de Manuel Valls”, repasa la carrera política del ex primer ministro francés, y en especial las razones por las que el político fue perdiendo importancia hasta que se trasladó a su ciudad natal, Barcelona.

El artículo cuenta con varias voces importantes del socialismo francés y europeo, y con el propio Valls, que desde Barcelona reflexiona sobre cuáles fueron las causas de la debacle del socialismo (el partido cosechó solo un 6,3% de los votos en las elecciones de 2017, que encumbraron al actual presidente, Emmanuel Macron) y del presidente François Hollande. “[Valls] pasaba la mitad del tiempo hablando mal de Hollande”, cuenta en el artículo el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, que reconoce que nunca confió en él. Moscovici llega a definir así al ex premier: "Manuel es un 50cc: la carrocería es soberbia, pero dentro no hay motor". "Valls estaba siempre calculando", dice Ségolène Royal, candidata presidencial del Partido Socialista en 2007, exministra de Medio Ambiente en el gobierno de Valls y excompañera de Hollande y madre de sus hijos. "Valls ha traicionado, sí, pienso que más que Macron", añade. 

Varios socialistas franceses, según los autores del reportaje, ansiaban que Valls obtuviera un mal resultado en las elecciones municipales en Barcelona. “Valls es el poder. Nos decía ‘la república, la república’, y ahora va a España a defender la monarquía”, señala un exministro de Agricultura francés.

“Y fue ampliamente vencido”, destaca el reportaje, que obvia el papel clave que tuvieron los votos de Valls en la investidura de la alcaldesa Ada Colau. El ex primer ministro, apoyado por Ciudadanos, consiguió seis concejales, aunque la separación con el partido de Rivera le ha dejado con dos, suficientes para decantar la balanza y evitar una alcaldía de ERC.

Tras ser primer ministro, proponer a Macron como ministro de Economía, endurecer su discurso tras los atentados de 2015 y fracasar en las primarias socialistas, Valls intentó encontrar refugio en el partido del Macron triunfante, pero tampoco allí le aceptaron. El artículo lo muestra como un chivo expiatorio de la izquierda francesa, especialmente tras el discurso en la Asamblea Nacional después de los atentados en el Bataclan: “Me señalé como alguien que era demasiado peligroso”. En su cuenta de Twitter, Valls defendió este viernes su gestión: “Asumo todo, los éxitos y los fracasos”, aunque no se pronunció sobre su estancia en Barcelona. Preguntado por EL PAÍS, Valls ha declinado hacer declaraciones al respecto.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >