Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Porro anuncia con la camiseta del Celta que la Xunta no financiará la obra de Balaídos

El Gobierno gallego tacha la reforma del estadio de "chapuza" y el Ayuntamiento asegura que Feijóo se quiere llevar el equipo a Mos

Porro, este martes con la camiseta del Celta, en una imagen difundida por el PP.
Porro, este martes con la camiseta del Celta, en una imagen difundida por el PP.

La Xunta de Galicia ha rechazado este martes participar en el "esperpento" de la reforma del estadio municipal de Balaídos de Vigo, una obra que ha calificado de "chapuza" y que se financiará con dinero "del bolsillo de todos los vigueses" cuando "había otras fórmulas" para llevarla a cabo. Así lo ha trasladado, en una rueda de prensa, la delegada de la Xunta en Vigo, la popular Corina Porro, quien ha comparecido ante los medios ataviada con una camiseta del Real Club Celta. Del equipo de fútbol ha dicho que "es motivo de orgullo", "seña de identidad" y "una forma de cohesión" de la ciudad.

Porro ha rechazado que el Ejecutivo gallego vaya a cofinanciar la reforma del estadio, tal y como reclama el gobierno municipal, y ha señalado que la Xunta no ha aportado dinero en las reformas de "ningún estadio municipal profesional". "La Xunta es consciente de que las obras son necesarias, pero había otras fórmulas", ha indicado la delegada territorial, quien ha incidido en la conveniencia de que se hubiera pactado una concesión al Real Club Celta, "que es el único usuario", y que el propio club hubiera hecho la inversión para reformar las instalaciones según sus necesidades.

Porro ha criticado que el gobierno municipal del PSOE haya optado por asumir la reforma, que se convirtió en "una inmensa chapuza pagada del bolsillo de todos los vigueses", con "errores, sobrecostes, retrasos, y reformas de las reformas". "La Xunta no va a participar en ese esperpento", ha proclamado, y ha denunciado que ni siquiera están claras las inversiones que se han hecho ya, porque esas cuentas son "un jeroglífico imposible de descifrar".

"Lo más preocupante", ha esgrimido, es que se corre el "riesgo" de que el Celta "deje de jugar" en Balaídos, un problema del que ha responsabilizado al alcalde, el socialista Abel Caballero, por poner "palos en la rueda" incluso cuando ya había un acuerdo. Porro ha recordado que el Plan General que ella impulsó cuando era alcaldesa por el PP contemplaba terrenos para una Ciudad del Deporte en Valadares. "Abel Caballero y la Xunta bipartita lo paralizaron, se lo cargaron, e hicieron un daño irreparable a la ciudad y al deporte", ha lamentado y ha añadido: "De aquellos polvos, vinieron estos lodos".

La delegada de la Xunta ha insistido en que "se debe dialogar y retomar la senda del consenso", y ha aclarado que el Gobierno de Alberto Núñez Feijóo "no quiere que el Celta deje de jugar en Vigo", aunque ya ha tenido que llevarse a Mos su Ciudad del Deporte "porque en Vigo no le dieron alternativa".

"Politizar" el fútbol

El gobierno de Vigo, por su parte, ha criticado en un comunicado que el Gobierno gallego no quiera participar en esa "magnífica" obra y pretenda el "traslado del Celta a Mos". "[Porro] se puso la camiseta del Celta para decir que la Xunta no va a poner ni un solo euro en el campo más importante de Galicia y para insistir en el traslado a Mos", sostiene el Ayuntamiento. "La ciudad no se lo va a permitir".

El equipo de Caballero acusa al PP de "politizar" al club de fútbol. Ante las críticas por la inversión pública en las obras (15 millones hasta ahora aportados por Ayuntamiento de Vigo y la Diputación de Pontevedra) y la propuesta de que fuese el club, previa concesión, el que abordase la reforma, el gobierno local ha lamentado la "ignorancia" de Porro y ha puntualizado que "el Celta ya tiene una concesión hasta 2034". Según el ejecutivo, el club "nunca pidió la concesión para hacer la obra", sino que "la pidió para quedarse con el campo", algo que "prohíben las leyes". "El Ayuntamiento nunca estuvo dispuesto a una actuación ilegal", ha sentenciado.


Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >