Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vox exige a Cs volver a reunirse para desbloquear la investidura

La dirigente Rocío Monasterio invita a Cs a sentarse "esta semana y hablemos para desbloquear el gobierno de Madrid"

vox madrid
Monasterio, tras la reunión con el presidente de la Asamblea de Madrid el 9 de julio, dentro de la ronda de contactos con los grupos parlamentarios para proponer un candidato a presidir la Comunidad.

Han pasado 14 días desde la sesión de investidura sin candidato en la Comunidad y los tres partidos de la derecha no han hecho ningún avance que les acerque al Gobierno regional. Rocío Monasterio, de Vox, llevaba sin hacer ninguna declaración pública desde entonces. Este martes reapareció para presionar a Cs. Su condición para desbloquear las negociaciones es “imitar el camino que se ha seguido en Murcia”. Es decir, volver a celebrar reuniones a tres para acordar unos compromisos comunes. La fórmula en que se plasme el acuerdo y su contenido es negociable. Sentarse de nuevo con Ignacio Aguado, no.

“Invito al señor Aguado a que nos sentemos esta semana, a que hablemos para poder desbloquear el Gobierno de Madrid”, dijo la portavoz de Vox en la Asamblea al líder regional de Ciudadanos. “Murcia es el mejor ejemplo donde sus compañeros de Cs han hecho un trabajo del que podemos estar orgullosos todos, y que ha demostrado que cuando nos sentamos en una mesa podemos ponernos de acuerdo”, añadió Monasterio en una comparecencia ante la prensa en la Cámara de Vallecas.

Monasterio está dispuesta a estudiar diferentes fórmulas para plasmar su acuerdo. Está abierta también a estudiar el contenido de esos compromisos. Por lo que no pasa es por dar sus votos a PP y Cs para que la popular Isabel Díaz Ayuso gobierne la Comunidad con Aguado, sin que este se siente a negociar con ella. “En sucesivas reuniones se ha conseguido llegar a un documento común que a las tres partes le ha parecido correcto”, recordó Monasterio sobre el pacto murciano que permitirá al popular Fernando López Miras repetir como presidente de esa región.

Según Monasterio, ella e Isabel Díaz Ayuso han estado en contacto para convocar una reunión a tres. “Pero no tenemos noticias del señor Aguado”, aseguró. En esos contactos han trabajado en un documento base sobre el que Monasterio está dispuesta a seguir haciendo cambios tras hablar con Ciudadanos.

Díaz Ayuso aspira a desbloquear las negociaciones esta semana para celebrar la sesión de investidura la semana que viene, antes del 1 de agosto. “Nadie entiende por qué después de dos meses de las elecciones seguimos sin llegar a un entendimiento”, dijo este lunes Ayuso.

El 9 de julio, la víspera de la investidura sin candidato, se celebró la primera —y hasta ahora única— reunión a tres entre PP, Cs y Vox, pero el encuentro no logró cerrar un acuerdo. A la portavoz del partido de extrema derecha el encuentro le pareció un buen primer paso.

PP y Cs firmaron un acuerdo programático con 155 medidas el 8 de julio. Para Cs ese acuerdo con el PP es innegociable y su postura no se ha movido de ahí con el paso de los días, que ya suman dos semanas. Para el partido de Albert Rivera en Madrid —que en Murcia sí se sentó con Vox para llegar a un acuerdo de mínimos—, la formación de Monasterio tiene que decidir si apoya el Gobierno que PP y Cs han pactado o aboca a la Comunidad de Madrid a unas nuevas elecciones, que se convocarían a partir del 10 de septiembre.

De tejado en tejado 

Aguado pide a Vox que “rectifique” y facilite el desbloqueo de las negociaciones, pero por ahora no se muestra dispuesto a mantener nuevas reuniones. “La pelota está en el tejado de Vox”, aseguran fuentes del Cs. “Es difícil rectificar cuando no hemos hecho nada desde el día 10; el señor Aguado no me ha vuelto a ver”, respondió Monasterio devolviéndole la pelota. El PP hace de árbitro. Aún no ha logrado una nueva cita aunque sí ha habido contactos.

Ayuso ha puesto sobre la mesa diferentes fórmulas para que el acuerdo satisfaga a los tres partidos. Entre otras opciones, está la posibilidad de hacer declaración consensuada en la Asamblea que quede registrada en el diario de sesiones. Vox prefiere que, como en Murcia, los tres socios firmen un documento de mínimos que complemente el de PP y Cs. Monasterio no se cierra de todas formas a considerar otras vías y asegura que es “flexible”. “Lo que me importa es el compromiso”, dijo este martes, “pero para llegar a esa fórmula, tenemos que sentarnos a una mesa”, insistió.

Aguado no hizo declaraciones este martes, porque no hay novedades sobre unas conversaciones inexistentes. “Hemos hecho todo lo posible con nuestros puntos programáticos, que hemos negociado con el PP. ¿Querían que nos sentáramos? Nos hemos sentado donde se nos ha pedido. Nadie puede decir que Cs no ha puesto todo de su parte para satisfacer todos los requerimientos”, aseguró este martes en Telemadrid la vicealcaldesa, Begoña Villacís, de Cs.

“¿Cuántas reuniones son necesarias? ¿Cuántas fotos son necesarias?”, continuó la compañera de Aguado tras conocer las exigencias de Vox. Para Villacís, ha pasado el momento de las fotos y toca “votar y mojarse”. En su invitación a Aguado, Monasterio le ofreció la posibilidad de que las citas sean “discretísimas”, sin fotos.

Juan Trinidad, presidente de la Asamblea, aseguró que no convocará una tercera ronda de contactos hasta estar seguro de que la investidura saldrá adelante. La apuesta del PP es que el pleno se celebre antes del 1 de agosto, pero el tiempo corre. Para lograrlo, deberían llegar a un acuerdo en las próximas horas, comunicárselo a Trinidad, que este se reúna con los grupos, y que convoque el pleno entre hoy y mañana, porque desde que se anuncia hasta que se celebra la sesión, deben pasar al menos tres días. Pero antes, Vox quiere reunirse con Aguado.

Un nuevo documento como base para la negociación

Monasterio y Ayuso se han estado intercambiando un documento de trabajo como base para un acuerdo, que parte de las condiciones que el partido de Santiago Abascal planteó en junio. La dirigente de Vox envió este martes por la mañana una nueva versión para “matizar, o formular” de diferente manera algunos aspectos para que encajen con los tres partidos y “para acercarse al acuerdo murciano”. En la comunidad del sureste Vox rebajó algunas de sus exigencias para facilitar un acuerdo.

El PP ya incluyó algunas de las exigencias de Vox en el acuerdo programático de 155 medidas que cerró con Cs. Con diferente formulación, añadió por ejemplo el “pin parental” de Vox, de forma que se comprometieron a garantizar “la libertad de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones morales”. El partido de extrema derecha también exige “reducir el gasto público”, después de hacer una auditoría y eliminar subvenciones a “chiringuitos”. PP y Cs dicen en su pacto: “Revisaremos la actual estructura del sector público, eliminando aquellos organismos que no respondan a criterios de interés general, eficacia y eficiencia y/o que supongan una duplicidad de competencias”. Su decisión de aumentar las consejerías de nueve a 14 generó el rechazo de Vox, porque va en contra de ese punto.

Vox también quiere “suprimir las ayudas a inmigrantes” sin papeles y a “aquellas asociaciones que promuevan la inmigración ilegal”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información