Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC reitera que no investirá a Colau sin un acuerdo previo de gobierno

Collboni afirma que presentarse a una investidura sin tener los apoyos suficientes sería "una irresponsabilidad"

Jaume Collboni y Laia Bonet, en la rueda de prensa del PSC.

El PSC ha reiterado esta tarde que no investirá a Ada Colau si no alcanza con antelación un acuerdo de gobernabilidad. Jaume Collboni, alcaldable socialista, ha tendido su mano a los comunes pero ha advertido a la alcaldesa en funciones que presentar la candidatura es "condición necesaria pero no suficiente" para apoyar la investidura y formar después un gobierno que impulse políticas de izquierdas y no subordinado al procés. “Presentarse a una investidura sin apoyos suficientes sería una irresponsabilidad. No tendría sentido investirla si no se ha comprometido a gobernar con nosotros. No daremos cheques en blanco. No la avalaríamos”, ha afirmado el socialista.

Arropado por Laia Bonet, su número dos, Collboni ha mostrado su confianza en poder alcanzar un acuerdo y ha recordado que la obligación de una alcaldable que se postula es reunir los votos suficientes para que prospere su candidatura. Los socialistas ya trazaron esa línea roja el pasado jueves, pero la han vuelto a subrayar esta tarde justo horas después de que Colau haya anunciado que se postulará aunque no tenga un acuerdo cerrado ni con socialistas ni con Esquerra.

Colau ha admitido que es una operación complicada pero que su formación y ella personalmente asumen los riesgos. “Nosotros queremos hacer las cosas con rigor político. No me puedo imaginar que alguien se presente para perder o que se tire a una piscina sin agua. Tenemos tiempo”, ha insistido el socialista, que ha negado que hayan empezado a negociar un programa.

“No me puedo imaginar que alguien se presente para perder o que se tire a una piscina sin agua”, afirma Collboni

Los votos del PSC son esenciales para que prospere la candidatura de Colau. Si se abstuviera o votara en contra Ernest Maragall sería alcalde. Las elecciones del 26-M han arrojado un Consistorio fuertemente fragmentado en el que ERC y los comunes suman 10 concejales cada uno; los socialistas tienen ocho; Manuel Valls, el candidato apoyado por Ciudadanos, seis; Junts per Catalunya, cinco y el PP, dos. La mayoría está fijada en 21 votos. Si Colau no los recibe, Maragall será alcalde por ser el ganador de las elecciones (más numero de votos que los comunes).

El socialista ha rechazado una vez más la propuesta de Colau de formar un gobierno tripartito formado por los comunes, ERC y el PSC que aplique políticas valientes de izquierdas y que sirva para romper la política de bloques que ha generado el procés. Collboni ha recordado que ese postulado choca frontalmente con el mandato y el compromiso que contrajo con sus electores de garantizar un alcalde progresista, un buen gobierno y que no estuviera subordinado al procés.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >