Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los fontaneros de los pactos en Barcelona

ERC, Barcelona en comú y el PSC eligen perfiles complementarios para negociar acuerdos postelectorales

Laia Bonet, Jordi Martí Jordi Coronas.
Laia Bonet, Jordi Martí Jordi Coronas.

Veteranos del Ayuntamiento o de sus partidos. O las dos cosas. Jóvenes pero con peso en sus formaciones. Carácteres versátiles, discretos, ejecutivos, políticos... Algunos incluso se conocen entre sí. Con los escenarios que dibujaron los resultados de las elecciones municipales en Barcelona y las distintas posibilidades de pactos, ERC, Barcelona en Comú y el PSC han designado a los que consideran sus mejores hombres y mujeres como negociadores. Estos son sus perfiles:

Esquerra

Los republicanos han dejado la negociación de un eventual pacto de gobierno en manos del concejal Jordi Coronas y de Robert Fabregat, el presidente de la federación barcelonesa de Esquerra. Aunque también con alguna ayuda de Calàbria, donde está la sede nacional de ERC. Coronas, con experiencia en el mundo gráfico y la comunicación, llegó al Ayuntamiento en el mandato pasado tras ser concejal de distrito en Horta-Guinardó más de ocho años. Muchos lo califican de edil revelación, pues asumió el peso del grupo municipal tras la marcha de Alfred Bosch al Govern a pesar de haber sido el número cinco de la lista.

Sus compañeros en el Consistorio destacan su capacidad de juntar los grupos de trabajo. Y su obstinación. “Nunca pierde los nervios”, asegura un antiguo colaborador. Fabregat, por su parte, fue el jefe de campaña de Ernest Maragall y es el hombre que hay detrás de la pacificación de la federación del partido en Barcelona. Químico de profesión, es el jefe de gabinete de Alba Vergés en el Departamento de Salud y trabajó en la Diputación y en el Parlament. Es un hombre de confianza de Marta Rovira, apuntan fuentes del partido. Fabregat tiene una relación de amistad con algunos comunes, especialmente la actual teniente de alcalde Janet Sanz. Junts per Catalunya ha quedado descolgado de cualquier pacto, desde sus filas explican que el diputado de ERC Lluís Salvadó participó en las conversaciones preliminares que no fructificaron.

Barcelona en Comú

El partido de la alcaldesa en funciones, Ada Colau, ha elegido para negociar cuatro perfiles que se complementan. Los capitanea Jordi Martí, a quien la líder de los comunes fichó como gerente municipal tras ganar las elecciones en 2015 por su conocimiento de la estructura política y ejecutiva del Ayuntamiento. La mayor parte de la carrera de Martí ha estado vinculada a la gestión cultural y en dos etapas ha sido gerente y director del Instituto de Cultura. Cuadro durante muchos años del PSC —llegó a estar en la ejecutiva—, durante el mandato que comenzó en 2011 fue concejal y líder del grupo municipal socialista, hasta que se marchó al ganar las primarias Jaume Collboni.

En 2015 a Martí le ilusionaron las ganas de cambio de los comunes. Ha sido el cocinero que ha desencallado conflictos como las huelgas por el convenio del Metro. Los comunes cuentan también para negociar con Janet Sanz, que en este mandato ha llevado el timón de la súper área de Urbanismo, Movilidad y Ecología, además de ser concejal de uno de los distritos calientes de la ciudad, el de Nou Barris, donde se concentran las rentas más bajas. Sanz está curtida negociando con perfiles tan distintos como los líderes vecinales de barrios periféricos, representantes de los hoteleros de la ciudad o el patronato de la Sagrada Familia. El equipo negociador lo cierran Ximo Balaguer, economista y miembro de la dirección del partido, y Gemma Tarafa, una de sus fundadoras. Joan Subirats ejerce de portavoz.

PSC

Casualidades de la vida y avatares de la política, la principal negociadora de los socialistas, Laia Bonet, tendrá frente a la mesa de los comunes a Jordi Martí, con el que compitió, además de con Jaume Collboni, en las primarias del PSC en la primavera de 2014 para elegir al alcaldable por Barcelona en las elecciones de 2015. Tanto Martí como Bonet perdieron en la primera vuelta y Martí abandonó la militancia socialista en julio de 2014. Bonet está considerada afín al sector más catalanista del PSC, fue diputada en el Parlament y secretaria de Gobierno de la Generalitat, en la época de José Montilla. En una etapa en el sector privado, Bonet fue contratada por ATLL, la concesionaria de la antigua empresa pública Aigües Ter-Llobregat. Número dos de la lista de Collboni, se ha convertido ahora en su brazo derecho con un perfil más político para encarar una negociación. Junto a ella, Salvador Illa será otro de los encargados de abordar la amplia paleta de asuntos que conlleva una negociación sobre el Ayuntamiento de Barcelona, una institución que Illa conoce bien. Fue coordinador del grupo socialista entre 2011 y 2016, director del Área de Gestión Económica en 2010 y 2011 y se reincorporó al Área de Empresa cuando Collboni compartió gobierno con Colau en el mandato pasado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >