Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El área de escoltas de Torra se pone en marcha con 71 ‘mossos’

Interior alega motivos de “seguridad” para evitar dar detalles de los agentes

quim torra
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, a la salida del Parlament.

La nueva unidad de escoltas creada por decreto por el presidente de la Generalitat, Quim Torra, empezará a funcionar a mediados de junio con 71 efectivos. Esos mossos se encargarán por ahora de la “seguridad personal” del president, pero también de sus antecesores en el cargo y de “otras personas” que determine Presidència, de quien dependerá la llamada Área de Seguridad Institucional (ASI). La excepción, por ahora, será Carles Puigdemont: la Generalitat ha solicitado permiso para proporcionar protección al exmandatario —huido a Bélgica de la justicia española—, pero por ahora no ha obtenido el visto bueno del Ministerio del Interior.

El 17 de junio es el día previsto para que la ASI asuma la protección de Torra. Fuentes de la Dirección General de Policía explican que el 65% de los 71 agentes procede del actual área de escoltas de los Mossos, que seguirá funcionando con sus otras tareas de protección. Y puntualizan que “en el 99% de casos” en que los escoltas han solicitado su traslado a la ASI se les ha concedido. Interior niega así que la nueva estructura tenga una motivación “política” o “ideológica” y que se haya producido una purga por esos motivos. Según fuentes policiales, unos 14 de esos agentes están implicados con la seguridad de Puigdemont en Bélgica, adonde viajan en sus días libres.

La ASI estará ubicada en un edificio anexo del Palacio de Pedralbes y previsiblemente sumará, a la protección de personas, la de edificios de la Generalitat, aunque esto último aún está pendiente de perfilar. “Es prematuro saber el número final de gente que se va a necesitar”, precisan esas fuentes. Los mossos dependerán del Departamento de Presidència, que decidirá si se incorporan otros cargos a esa protección, como el vicepresidente o el presidente del Parlament, algo que por ahora no está previsto. La fórmula ha sido en todo caso critidada por parte de la cúpula de los Mossos y también por los sindicatos, que rechazan la dependencia “política” de esos agentes.

Unos 350 mossos se han presentado al proceso de selección para formar parte de la ASI. De éstos, 165 fueron entrevistados y finalmente han sido seleccionados 71 agentes, que estos últimos días han recibido la noticia de su nombramiento. Los mossos han sido escogidos no por oposición sino por libre designación, lo que también irrita a los sindicatos. Fuentes de Interior subrayan, sin embargo, que esa es la fórmula del Departamento de Seguridad que protege al presidente Pedro Sánchez, y antes que él a sus antecesores en el cargo. E insisten en que el criterio de selección ha sido “profesional”.

Las mismas fuentes defienden que la creación de la ASI responde a un “cambio de modelo” y niegan que hubiera disfunciones en el área de escoltas. El objetivo, dicen, es dar más “inmediatez” y “proximidad” a las necesidades de seguridad de las autoridades. Señalan, además, que los mossos destinados a esta unidad no tendrán ventajas adicionales, ya que el salario es el mismo. Y puntualizan que los recién incorporados a tareas de protección de personalidades seguirán cursos específicos. Todos ellos estarán a las órdenes del inspector Marc Caparrós, que antes fue jefe de la Brigada Móvil (antidisturbios). De Caparrós ha sido la idea de no publicar las listas de los mossos que han obtenido plaza —con su número de TIP— en la intranet policial, como es habitual en este tipo de nombramientos, por razones de “seguridad”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >