Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Qué propone Vox exactamente en la Comunidad de Madrid?

La ultraderecha pretende que la Consejería de Sanidad colabore con las fuerzas policiales para identificar a inmigrantes irregulares

Elecciones Autonomicas 26M
Fotografía de grupo de dirigentes de Vox. De izquierda a derecha, el número 3 al Parlamento Europeo, Hermann Tertsch; el portavoz en el Congreso de los Diputados, Iván Espinosa de los Monteros; el cabeza de lista al Europarlamento, Jorge Buxadé; la candidata a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio; el candidato a la alcaldía de Madrid, Javier Ortega Smith, y el presidente del partido, Santiago Abascal. Europa Press

El partido ultraderechista Vox ya ha avisado de que no quiere un pacto a la andaluza. No le vale solo promover un cambio de color en las Administraciones. Quiere aparecer en la foto y que se escuchen sus propuestas. ¿Pero qué es lo que pretende hacer exactamente en la región madrileña? Resumimos aquí algunas de sus principales iniciativas en materia de inmigración, política de género u organización territorial. [En este enlace pueden compararse los programas para la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid].

Sanidad. Vox propone devolver todas las competencias en esta área al Gobierno central y pone el foco en la inmigración. La propuesta de Vox es que la Consejería de Sanidad colabore con los cuerpos de seguridad para identificar a los inmigrantes en situación irregular, de forma que aquellos que no hayan sido registrados no puedan acceder a una cobertura sanitaria salvo en caso de urgencia. Además, propone reclamar a los países de origen los gastos originados por la asistencia sanitaria a inmigrantes en situación irregular y a los turistas. También desea promover la colaboración con la sanidad privada y las consejerías de Sanidad de las comunidades limítrofes.

De todas las propuestas en el área de salud de Vox, la única que coincide con el programa de PP y Ciudadanos es la de reducir las listas de espera. Algo que incorporan a sus programas todos los partidos.

Justicia y seguridad. Es uno de los puntos más polémicos del programa del partido ultraderechista. Vox especifica que quiere derogar las leyes de memoria histórica, LGTBI y de Identidad y Expresión de Género e Igualdad Social y No Discriminación de la Comunidad de Madrid. Además, quiere derogar la ley contra la violencia de género y sustituirla por una que denomina de "violencia intrafamiliar". Y vuelve a poner el ojo sobre los extranjeros, al promover una iniciativa legislativa para "terminar con los privilegios penitenciarios de los que gozan los inmigrantes ilegales y los presos condenados por delitos de terrorismo".

El PP, por su parte, propone en su programa electoral un protocolo para proteger a las víctimas de violencia contra la mujer con perros adiestrados y añade que hace falta reforzar las plantillas policiales para velar por la seguridad de los madrileños. Ciudadanos, por su parte, se centra en impulsar las reformas legislativas necesarias para que la Asamblea de Madrid no participe en el nombramiento de magistrados del Tribunal Superior de Justicia de Madrid y en dotar a la justicia de más recursos materiales y humanos.

Economía y Hacienda. Vox propone incrementar la bonificación en el impuesto sobre sucesiones y donaciones y disminuir, "con el objetivo de su completa eliminación", el de actos jurídicos documentados. También aboga por reducir el tramo autonómico del IRPF ("aumentar las deducciones por número de hijo y las de gastos de asistencia en el hogar") y exigir a los vehículos de transporte concertado (VTC) las mismas pruebas de acceso que tienen los taxis. "Concederemos las siguientes licencias VTC a los actuales titulares de una licencia de taxi como método de compensación sin coste para el contribuyente".

Ciudadanos pretende impulsar la supresión definitiva de los impuestos de sucesiones y donaciones en toda España y los populares reducir todos los tramos del IRPF en medio punto. El PP y coinciden con la formación naranja en plasmar diferentes ayudas para los autónomos. Las tres formaciones han hecho de la bajada de impuestos una de las señas de identidad de sus respectivas campañas.

Educación. Como ocurre con sanidad, la extrema derecha también quiere devolver al Estado todas las competencias de educación. Además, aboga por implantar un cheque escolar y el llamado PIN parental, es decir, que se requiera una autorización expresa de los padres para que los alumnos puedan realizar cualquier actividad con contenidos éticos, morales o sexuales. PP y Ciudadanos, sin embargo, centran su programa en promover la gratuidad de las matrículas en las escuelas infantiles de la red pública y extender el bilingüismo a la etapa educativa de 0 a 3 años.

Medio ambiente y medio rural.  Hay pocas referencias al respecto en el programa de Vox. Eso sí, incide en trabajar por la unificación de las licencias de caza y pesca en todo el territorio y en conservar las especies protegidas. Añade que propone llevar la banda ancha a todos los municipios, algo común a los seis partidos que estarán representados en la Asamblea. El PP propone una estrategia de calidad del aire, cambio climático y revisión del protocolo marco de NO2 ampliado a municipios de más de 50.000 habitantes. Añade, además, un plan de incentivos para la descarbonización. Ciudadanos incluye también medidas como un plan específico de lucha contra la contaminación por plásticos del medio natural.

Administración. La pérdida de poder de las autonomías en favor del Estado vuelve a aparecer en el programa de Vox, que propone reducir el número de diputados autonómicos y representantes locales y reformar la ley electoral de la Comunidad para que una parte de los diputados puedan ser elegidos de manera directa por los ciudadanos en circunscripciones uninominales. También quiere eliminar todas las "competencias duplicadas" entre Ayuntamientos y Comunidad y acabar con las subvenciones públicas a asociaciones y organizaciones "de proselitismo ideológico". Su programa defiende impulsar la gestión profesional de las empresas del sector público, como el Metro de Madrid y el Canal de Isabel II y el cierre de Telemadrid.

El PP y Ciudadanos se centran en adoptar medidas contra la corrupción y en potenciar los mecanismos de transparencia y el gobierno abierto. El PP adquiere el compromiso de no suprimir ningún municipio, respetando su identidad histórica y cultural. Ciudadanos, por su parte, propone suprimir los aforamientos y se compromete a cesar inmediatamente a cualquier miembro del Gobierno o alto cargo investigado por corrupción política. Además, propone crear la figura del defensor del denunciante de corrupción y reducir del número de diputados de la Asamblea de Madrid.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información