Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bomberos de Barcelona se niegan a actuar en un desahucio alegando órdenes de no intervenir en “temas políticos”

El Ayuntamiento esgrime que los especialistas no participaron porque no se trataba de un rescate

Los Mossos descuelgan a una de las mujeres del edificio okupado.
Los Mossos descuelgan a una de las mujeres del edificio okupado. Efe

Los Bomberos de Barcelona fueron requeridos el martes en un desahucio en la ciudad de Barcelona, donde dos personas permanecían colgadas en el primer piso y el segundo de la fachada de un edificio okupado, unidas entre ellas por una cuerda. El temor era que al descolgarlas, pudiesen caer o golpearse con los balcones. El responsable en ese momento de los bomberos se negó a actuar. Alegó ante la comitiva judicial que tenía “orden de no intervenir” por “temas políticos”, según consta en el acta judicial del desalojo a la que ha tenido acceso este diario.

La comitiva insistió al responsable de bomberos que se trataba de una cuestión judicial, no política, pero a pesar de esos, los especialistas no actuaron. Los bomberos tampoco prestaron a los agentes material alguno para poder hacerlo, critican fuentes policiales. Los Mossos finalmente soltaron a una de las mujeres y para descolgar a la segunda solicitaron la ayuda de la unidad de montaña del cuerpo, que la bajó. La mujer acabó detenida, acusada de un delito de resistencia y desobediencia a los agentes de la autoridad.

El Ayuntamiento de Barcelona niega que los Bomberos tengan ninguna orden política de no intervenir. Pero asegura que su función no es participar en desahucios, sino salvar a las personas en situación de riesgo, puesto que son un cuerpo de emergencias de rescate, motivo por el que no actuaron, explica una portavoz. El juzgado de primera instancia número 10 de Barcelona no tomará ninguna medida contra los bomberos, según ha confirmado una portavoz del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. El motivo, indica, es que finalmente se pudo llevar a cabo el desahucio del edificio de la calle de Independencia.

El edificio desahuciado, bautizado como Puntales II, llevaba meses okupado por una veintena de personas en el barrio de El Camp de l'Arpa. En la puerta, los inquilinos colocaron una especie de estructura de madera para evitar que los mossos entrasen, y en el interior dispusieron diversas balas de paja. El inmueble es propiedad de la inmobiliaria Egnatia Capital. 

En 2013, tras el caso del desalojo de la octogenaria Aurelia Rey en A Coruña, bomberos de toda España, a través de sus sindicatos, anunciaron que no participarían en desahucios. El argumento es siempre el mismo: no se trata de una emergencia, por lo que no forma parte de su trabajo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >