Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De okupas, impuestos y otras exageraciones del debate de candidatos

El debate entre seis candidatos a la alcaldía de Madrid dejó algunos ataques basados en cifras con lecturas manipuladas y poca claridad en las propuestas sobre el futuro de la ciudad

Momento del debate electoral organizado por EL PAÍS y Cadena SER. En vídeo, cómo se hizo. (VÍDEO: EPV)

Los candidatos de la derecha a la alcaldía de Madrid optaron por el ataque sin demasiados matices para desacreditar al actual Gobierno municipal de Ahora Madrid. La oposición acusó a la alcaldesa Manuel Carmena de aplaudir y premiar a los okupas, aunque los distintos colectivos okupas de la ciudad han manifestado su descontento con la gestión del Ayuntamiento. Y denunció una ciudad con la mayor presión fiscal de España -el gravamen de los principales impuestos municipales están en la zona media de la tabla aunque la recaudación por habitante es la más alta del país-. Las grandes subidas fiscales se produjeron con los dos últimos mandatos del PP; Ahora Madrid rebajó los valores catastrales de distintos barrios de la ciudad. Son sólo algunos ejemplos de un debate que dejó pocas cosas claras –sólo Vox anunció la derogación de Madrid Central para que los coches puedan volver a circular por el centro sin restricciones- y muchos problemas sin soluciones concretas.

Vivienda

En una ciudad con 1.530.000 viviendas, el 10% vacías, y una lista de espera de 30.000 solicitantes para acceder a un piso municipal de alquiler –hay 2.076 casas en construcción-, los candidatos a la alcaldía debatieron sobre promesas incumplidas y crecimientos futuros. Las cifras que utilizaron algunos cabezas de lista para atacar al adversario evitaban algunas premisas necesarias para acercarse con rigor al problema.

Martínez Almeida (PP): “Carmena prometió 4.200 viviendas públicas en 2017 y sólo ha entregado 65”. El candidato del PP arremetió contra la alcaldesa Manuela Carmena a cuenta del “gran fracaso” del Gobierno municipal en la construcción de viviendas públicas. Utilizó para el ataque el número de viviendas entregadas por Carmena, 65, respecto a las prometidas, 4.200. Cuando Carmena llegó a la alcaldía de Madrid, el ayuntamiento llevaba tres años –desde 2012- sin adjudicar obra nueva de vivienda pública y había vendido a un fondo buitre parte de su patrimonio (de 10.600 casas propiedad de la Empresa Municipal de la Vivienda en 2011 se pasó a sólo 6.000 en 2015). Carmena anunció en 2017 que construiría “en tres años” 4.200 viviendas. Sin embargo, en este tiempo sólo ha podido iniciar 2.076 y otras 1.426 están en fase de adjudicación. Las 700 restantes quedarán pendientes para el próximo mandato.

Javier Ortega Smith (Vox). “El Ayuntamiento de Madrid paralizó la Operación Chamartín”. El candidato de Vox denunció que el Gobierno municipal de Ahora Madrid estrangula el mercado inmobiliario al paralizar tres grandes proyectos. Citó la Operación Campamento –una enorme extensión de terreno ocupada ahora por cuarteles militares y que lleva pendiente de tramitación más de 20 años- y la Operación Chamartín. El Gobierno municipal de Ahora Madrid ha desbloqueado una operación urbanística anunciada en media docena de ocasiones en los últimos 25 años sin ningún éxito. Esa operación está a sólo un trámite municipal de aprobarse definitivamente. Respecto a los planes anteriores, Carmena ha recudido el número de viviendas permitidas de 17.000 a 10.500.

Manuela Carmena (Más Madrid). “Quién tiene competencias en vivienda es la Comunidad de Madrid”. Para defenderse de los ataques sobre el fracaso de su política de vivienda, la alcaldesa de Madrid acudió al argumento de las competencias, que sólo es cierto en parte. Aunque las competencias legislativas sobre vivienda están en manos de la Comunidad de Madrid, el Ayuntamiento tiene amplísimas competencias urbanísticas y toda la capacidad para construir las viviendas sociales que crea conveniente. De hecho, la propia Carmena argumentó que su Gobierno está construyendo 3.377 viviendas. “¿Cuántas están construyendo en la Comunidad de Madrid?. Nada”, contraatacó. En el último presupuesto de la Comunidad de Madrid se incluyó una partida para construir 221 viviendas en toda la región.

Begoña Villacís (Ciudadanos). “La contaminación ha bajado en el centro y ha subido en los alrededores”. La restricción al tráfico privado en la almendra central de Madrid no ha resuelto los problemas de contaminación que tiene la capital, según los partidos de centro derecha y derecha. Begoña Villacís aseguró que aunque la contaminación bajó en el centro -según la medición de la estación de la Plaza del Carmen- subió un 14% en Plaza España, o un 21,8% en las Escuelas Aguirre (junto al parque del Retiro). El último estudio de Ecologistas en Acción rechaza este supuesto “efecto frontera” y asegura que en 16 de las 24 estaciones de medición (entre ellas la de Plaza España y Escuelas Aguirre) han bajado los niveles de NO2 respecto al promedio de los últimos ocho años.

Javier Ortega Smith (Vox): “Que no se aplaste al madrileño a base de impuestos. Madrid tiene la presión fiscal más alta de España. El valor catastral se multiplicó por cinco en época de Ruiz-Gallardón”. Los principales impuestos municipales (Bienes Inmuebles, Actividades Económicos y Vehículos de Tracción Mecánica) tienen en la capital un gravamen que no está, ni mucho menos, entre los más altos de España. Sin embargo, según un estudio del Colegio General de Economistas y Asesores Fiscales, Madrid es la capital de provincia que más recauda por habitante, entre otros factores, porque Madrid tiene los valores catastrales más altos de España sobre los que se aplica el Impuesto de Bienes Inmuebles. Las mayores subidas fiscales tuvieron lugar durante el mandato del PP al frente del Ayuntamiento de Madrid, cuando actualizó los valores catastrales, lo que permitirá que el recibo del IBI suba entre 2011 y 2021 hasta un 74%, no cinco veces más como dijo Ortega Smith. El Gobierno municipal de Manuela Carmena aprobó en 2016 una revisión del valor catastral a la baja en 22 barrios de la capital, lo que supuso una disminución del recibo del Impuesto de Bienes Inmuebles para los propietarios de estas zonas.

Begoña Villacis (Ciudadanos) y Pepu Hernández (PSOE): “La deuda se ha reducido a costa de no ejecutar los presupuestos”. Manuel Carmena llegó al Ayuntamiento de Madrid a mediados de 2015 con una deuda acumulada de 5.600 millones y la rebajó durante su mandato a la mitad (2.703 millones). Villacis (Ciudadanos) y Hernández (PSOE) denunciaron que este logro es debido a que Carmena no ejecutó el presupuesto. Éste es un factor para la rebaja de la deuda, pero ni mucho menos el único o el más importante. La Ley de Estabilidad Presupuestaria que el Gobierno de Mariano Rajoy aprobó en 2012 obligaba a los ayuntamientos a reducir mucho el gasto, de manera que aunque la recaudación fuera exitosa (y en el Ayuntamiento de Madrid lo ha sido) no podía dedicar todo ese dinero a gasto público sino que buena parte tenía que ir dedicado, por imperativo legal, a amortizar deuda. Según las cifras del candidato del PP, Madrid ha dejado de gastar 800 millones de euros presupuestados, pero ha reducido su deuda en 2.900 millones de euros.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información