Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PP, Cs y Vox unen fuerzas contra Carmena en el debate de candidatos al Ayuntamiento de Madrid

La alcaldesa defiende su gestión ante los ataques de PP, Ciudadanos y Vox y la sintonía con PSOE y Madrid en Pie municipalista en el encuentro organizado por EL PAÍS y la SER

Momento del debate electoral organizado por EL PAÍS y Cadena SER. En vídeo, los momentos más destacados del debate electoral.

El objetivo de los candidatos de la derecha en el debate a seis que organizó este lunes EL PAÍS y cadena Ser tenía un nombre: Manuela Carmena. Ante la duda de que pueda repetirse otro debate electoral municipal con la alcaldesa de Madrid, por las decisiones recientes de la Junta Electoral, el cara a cara supuso una enmienda a la totalidad de los cuatro años de gestión de Ahora Madrid. José Luis Martínez Almeida (PP), Begoña Villacís (Ciudadanos) y Javier Ortega Smith (Vox) pintaron un Madrid sucio, contaminado, sin libertades, atascado, donde uno se va de vacaciones y a la vuelta se encuentra con su vivienda okupada. “Me sorprende que den una visión tan negativa de Madrid. No hay más que darse un paseo para ver que está maravillosa”, replicó la alcaldesa. [Si usas Telegram, apúntate aquí a Menuda Papeleta, nuestro canal con información del 26M]

La candidata de Más Madrid trató de apaciguar un debate por momentos bronco en el que solo Pepu Hernández (PSOE) y Carlos Sánchez Mato (Madrid en Pie municipalista) desgranaron sus propuestas sin recurrir a ataques ni cuestionar todo el mandato. “Calma, vamos a contar las cosas con tranquilidad”, dijo a la oposición, que suele molestarse con estos comentarios suyos. “Hablemos de datos, no impresiones”, pidió. “¿No hay una manera de que podamos trabajar juntos? Llevamos cuatro años en los que, queridos compañeros, José Luis, Begoña, jamás habéis hecho referencia a ese dossier de datos”, dijo sobre las cifras que compartió la oposición sobre Madrid Central.

Las medidas estrella de los candidatos

Manuela Carmena. Anunció una ordenanza para la emergencia residencial y la construcción de 3.000 viviendas en 30 solares públicos en colaboración con la iniciativa privada.

José Luis Martínez Almeida. Prometió bajar todos los impuestos y planteó 15.000 viviendas en terrenos municipales que se pondrán a disposición de la iniciativa privada. Soterraría la A-5.

José Vicente Hernández (PSOE). 15.000 nuevas plazas de aparcamientos disuasorios, bonificaciones para renovar el parque automovilístico y gestión del parque de vivienda residencial desocupada.

Begoña Villacís (Cs). 100 nuevos puestos de recarga rápida para vehículos eléctricos, bajar impuestos y un plan de rehabilitación de vivienda. Soterraría la A-5.

Carlos Sánchez Mato (Madrid en Pie Municipalista). Revisar el Plan General de Ordenación Urbana, paralizar la Operación Chamartín, aumentar la vivienda pública, ampliar BiciMad, aparcamientos vecinales y más equipamientos públicos.

Javier Ortega Smigh (Vox). Derogar Madrid Central, eliminar trabas burocráticas y bajar impuestos.

Las elecciones generales del pasado 28 de abril dibujaron un mapa en el que la suma de la derecha supera a la izquierda, pese al impulso del PSOE y el desplome histórico del PP. En el debate, los seis candidatos pugnaron por apuntalar sus posiciones.

En la sala del COAM (Colegio de Arquitectos) donde se celebró la cita se escucharon murmullos, risas e incluso algún aplauso de los acompañantes de cada candidato, todos relacionados con sus partidos. En uno de los momentos más tensos se hizo, sin embargo, el silencio. El azar sentó juntos a Carmena y Ortega Smith. Defendían visiones diametralmente opuestas sobre lo que el visitante se encuentra en Madrid. La alcaldesa escuchaba, pero durante su intervención, el líder de la ultraderecha no dejó de hablar. “Perdona, no me interrumpas”, pidió. Sin perder la sonrisa, pero ya con la mano en alto, volvió a repetir: “¿Me quieres no interrumpir? No me interrumpas”. “Se quiere dar una imagen de desastre, de caos, de inseguridad, que no es cierta”, protestó Carmena. “La gran diferencia es que vosotros decís ‘vamos a hacer’ y nosotros lo hemos hecho ya. Solo hay que pasearse por Madrid”, y continuó: “Hemos demostrado eficiencia en el gasto. Hemos creado 11 escuelas infantiles”.

Ortega Smith acusó a Carmena de someter a los madrileños a “la mayor presión fiscal de España” y Begoña Villacís, de hacerles pagar “el IBI más alto de la historia”. Culparon también a la alcaldesa de mala gestión, tanto por la devolución de la deuda como por no ejecutar todo lo presupuestado. Carmena tuvo la suerte de tener a Sánchez Mato entre los participantes del encuentro. “Algo de esto sé”, dijo el candidato de Madrid en Pie, que fue concejal de Economía y Hacienda del gobierno municipal hasta que fue destituido en 2017. “Si algo he demostrado es la capacidad de hacer compatible la bajada tributaria —el tipo impositivo ha bajado para los más perjudicados por la crisis inmobiliaria pero ha habido una subida a los grandes patrimonios—, con una mayor recaudación para la ciudad”, defendió Mato. “Todo con superávit, bajando la deuda e incrementando tanto el gasto social como las inversiones”, añadió el candidato.

Un Madrid de bloques

El espacio del encuentro dedicado a los pactos dibujó un panorama postelectoral de dos bloques en el que todo dependerá de las sumas. Almeida, que tras el descalabro de su partido el 28-A trata de erigirse como única opción con posibilidades de gobernar en la derecha, no mencionó ni a Ciudadanos ni a Vox. “No pactaré con quien recibe a Carles Puigdemont, con quien apoya las okupaciones ni con quien no se preocupa por la limpieza, los atascos o la contaminación”, argumentó el candidato del PP.

El liberalismo va a ser “la alternativa al gobierno partidista de estos cuatro años”, según Villacís, que asegura que dará la bienvenida “al diálogo” a quien quiera apoyar su proyecto. La candidata ha defendido siempre la posibilidad de reeditar un pacto a la andaluza en la capital. Vox dejó claro que no se sentará con “la extrema izquierda radical y sectaria”, ni con quienes “desprecian la libertad, la seguridad y la economía”.

En la izquierda, las posiciones son similares. “Cuando viejos fantasmas recorren Europa y España, Madrid no puede ir en sentido contrario”, apuntó el exseleccionador de baloncesto. Las opciones, advirtió Pepu, son “o un gobierno de izquierda en Madrid o las dos derechas con la extrema derecha”.

Mato confió en las posibilidades “en la izquierda del tablero político de llegar a acuerdos”. El edil, muy crítico con decisiones del Gobierno de Carmena como el desbloqueo de la Operación Chamartín, aseguró que su candidatura estará ahí siempre que “no sea para hacer políticas de la derecha”.

Carmena defendió un gobierno de “progreso” junto al PSOE y “colectivos de la izquierda”, sin nombrar la coalición de Mato, en la que se integran varios miembros de Ahora Madrid. “Madrid es una de las ciudades más progresistas”, aseguró, y defendió que lo siga siendo. La alcaldesa mostró su preocupación por “estos sectores que se han situado en el frentismo”. Los candidatos de PP, Ciudadanos y Vox tenían ayer por la tarde otra cita para “combatir el frente popular”, según Carmena. En estos términos se juega la contienda —que no batalla, como corrigió la alcaldesa— del 26-M.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información