Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere un niño de cuatro años en Olot al tragarse un globo

Los padres trasladaron al pequeño al hospital pero fue imposible salvarle la vida

Hospital comarcal de la Garrotxa.
Hospital comarcal de la Garrotxa.

Un niño de cuatro años falleció asfixiado el pasado viernes día 12 en el Hospital de Olot (Girona) tras tragarse un globo hinchable. El pequeño se encontraba en su casa jugando con un globo cuando se lo tragó, se atragantó y empezó a mostrar síntomas de no poder respirar. El padre lo trasladó al Hospital Comarcal de Olot donde, a pesar de hacer todo lo posible para que el niño pudiera respirar, incluida una traqueotomía, acabó falleciendo por la obstrucción de las vías respiratorias.

Los hechos tuvieron lugar poco antes de las nueve de la noche, en el domicilio familiar. El pequeño, que estaba jugando con sus hermanos, se tragó un globo y enseguida dio muestras de no poder respirar. En un primer momento sus padres intentaron ayudar al niño, pero en vista que no podían, el padre lo llevó al hospital. Allí los médicos intentaron de diversas formas sacarle el globo, pero como vieron que no lo conseguían le practicaron una traqueotomía, es decir, le hicieron una apertura en la tráquea para comunicarla con el exterior y que pudiera respirar. Pero el globo había quedado obstruyendo un punto en que a pesar de la esta operación le seguía obstruyendo la vía y no le era posible respirar.

Según la Asociación Española de Pediatría en su informe "Principales Accidentes por Edades”, en un 65% de los casos que los niños que sufren obstrucción de vías respiratorias por objetos externos ocurre en niños de uno a tres años y el 80% corresponden a frutos secos. En niños mayores de esta edad, los objetos aspirados suelen ser de plástico. Según la asociación los globos son peligrosos, tanto hinchados como sin hinchar y pueden causar la muerte por obstrucción de las vías respiratorias.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >