Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fuera de lo común

Serge González, Laura Put y Juan Sánchez Porta sacan adelante en Madrid sus originales proyectos artísticos en los que mezclan sin complejos sus variadas referencias

Juan Sánchez Porta, Laura Put y Serge González junto al Mercado de Barceló.
Juan Sánchez Porta, Laura Put y Serge González junto al Mercado de Barceló.

Tienen gustos parecidos e inquietudes similares. Los tres se conocieron cuando se juntaron por El piso, una de las primeras webseries que se hicieron en España. Serge González y Laura Put, director y protagonista, descubrieron a Juan Sánchez Porta, artista tras Oro Jondo, y le pidieron que les cediese láminas para decorar la vivienda de la ficción cuyos capítulos colgaban en YouTube. "La hacíamos por amor al arte. Entonces no existía Netflix ni Flooxer ni ninguna otra plataforma". Del primero al último episodio de la primera temporada -el octavo- pasaron cuatro años. Grababan cuando podían. La serie alcanzó el millón de visualizaciones.

Fracaso a los 30 años. Serge y Laura empezaron a trabajar hace un año en El síndrome de Chenoa, una nueva serie. Están en plena preproducción. "Pensamos en retomar El piso, pero era una serie de estudiantes y ya no tenemos esa edad". De sus conversaciones y vivencias surgió otra idea: la historia de una chica que llega a los 30 años y está perdida. "La vida que tiene no es la que buscaba". El título, que alude a la cantante, tiene su explicación: "Ella es el paradigma de la dejada en una relación. A la protagonista de la ficción, el novio la quiere dejar, pero no se lo dice. Por eso cuando se entera, comienza una doble vida". Es entonces cuando se lanza a la noche madrileña y se va descubriendo a sí misma a través del techno. "El techno le relaja la cabeza. Es como un mantra. Le ayuda a encontrar la paz mental, como un budista al meditar".

Dignificar los after. Serge sabe de lo que habla: "Mi madre es budista y le ocurre lo mismo que a mí con el techno". Él conoce bien sitios que muestra en la serie, como los after. "Son homogeneizadores sociales", apunta el director y guionista. "En un after todo el mundo acaba juntándose y hablando, se mezcla gente muy diversa teniendo conversaciones intensas. No solo hay gente desfasada y caras desencajadas, hay que desestigmatizar los after". Juan está completamente de acuerdo. "Aquí hay una persecución al after. Cuando en Madrid aparece uno que está muy bien se corre la voz y cuando vuelves ya lo han cerrado". Laura Put hace tiempo que no va a ninguno. "Cuando no trabajo, lo que menos me apetece es salir de fiesta". No deja de pinchar en fiestas diversas. "Tengo la suerte de trabajar como Dj, principalmente en eventos de marcas, lo que además hace que no tenga que trasnochar porque suelen comenzar pronto". Cuando está en la cabina es feliz; fuera de ella también. "Me siento afortunada. Llevo la vida que soñaba hace 10 años. Como la profesión de actriz es tan inestable, gracias a mis ingresos como Dj no me vuelvo loca porque tengo mi estabilidad laboral y económica".

Camela Anderson, obra de Oro Jondo.
Camela Anderson, obra de Oro Jondo.

Niñez electroclash. A los 17 años ya pinchaba en fiestas que querían contar con ella -pionera en Fotolog y MySpace-. Llegó a tener un grupo electroclash, Aerolíneas Put. "Desde niña he estado en contacto con lo underground gracias a un hermano con el que me llevo 12 años. Íbamos a conciertos que me marcaron mucho y me hicieron ser quien soy. Cuando yo tenía 8 años, me llevó al concierto de las Spice Girls; con 10, a ver a Mónica Naranjo en su gira Minage; y con 15, a fiestas con La Prohibida o Chico y Chica". Al acabar Comunicación Audiovisual en Barcelona, se vino a Madrid. Hizo cursos de interpretación en distintas escuelas y siguió pinchando. Ahora mismo es residente en Cuenca Club y Carne y Pescado. También es cofundadora de la agencia musical Panorámica. Tras tocar el sintetizador en varios conciertos de Ellos, está aprendiendo la batería. "Muchas veces me han dicho que me centre en una cosa, pero me parece un error. En el mundo en el que vivimos es muy arriesgado apostar por una sola cosa".

Concursante profesional. Serge y Juan también son multitarea. "Está muy bien no ir por un solo camino", coinciden. Serge tiene su vida de oficina de lunes a viernes. Es creativo publicitario y ha hecho campañas para Netflix, Adidas o Heineken. "Mis padres me dijeron que trabajara en lo que me gustara porque era a lo que más horas le iba a dedicar en mi vida. Cuánta razón tenían". Nacido en Albacete, estudió Publicidad en Alicante y después hizo un máster en Barcelona gracias al dinero que ganó en un concurso de la tele. "Tuve una época de concursante. Estuve en Money, money y Saber y ganar y gané mi dinerito". Hace cinco años llegó a Madrid. Entre proyecto y proyecto, estudia Ciencias Políticas en la UNED. "Tengo el don de la hiperactividad mental, un TDH constructivo".

Cartel de 'El Síndrome de Chenoa', de Isa Muguruza. ampliar foto
Cartel de 'El Síndrome de Chenoa', de Isa Muguruza.

Juan se fue de Lorca (Murcia) para estudiar Bellas Artes en el campus que tenía la Complutense en Aranjuez. Cuando acabó la carrera, se mudó a la capital. “Oro Jondo es la respuesta de una generación que crecimos viendo Los vigilantes de la playa en las casas de nuestras abuelas”. Sus mezclas sin complejos de iconos de distinta procedencia tienen cada vez más fans. Un alboroto de imágenes con ecos trash, rallos láser y animales mutantes donde encuentran su sitio desde Rocío Jurado a Bad Gyal. Láminas, camisetas, bolsas y calendarios que vende principalmente a través de su web.

La ruptura de Chenoa. Sánchez Porta realiza cada año un calendario en A3 con 12 prints, con las fechas acompañadas de efemérides muy particulares. La primera edición, de 500 copias, está agotadísima. Acaba de lanzar una segunda tirada. Todo lo hace él mismo: lo diseña, maqueta, imprime, guillotina, grapa, empaqueta y vende. Por las mañanas trabaja en una reprografía. "Empecé a trabajar allí porque era el principal cliente. El dueño me vio con soltura y me contrató". También hace sus Dj set. Un sábado al mes suele estar en El Choke Party, cuando hacen Stardust en La Riviera. "Es una sesión de perreo intenso".

Laura cumplió 30 años el otro día. Serge estaba deseando verla para regalarle el guion encuadernado de El síndrome de Chenoa, con el cartel diseñado por Isa Muguruza. "¡No puede haber un regalo mejor!". El lunes acabó de escribir el último capítulo. "Ese día ocurrió una efeméride que está en mi calendario: Chenoa anunció en chándal su ruptura, el 1 de abril de 2005", apunta Juan. "¿Coincidencia? No lo creo". Él también tiene un regalo de cumpleaños para ella: la camiseta Camela Anderson. No tarda ni un minuto en ponérsela. Y los tres suben las escaleras mecánicas del Mercado de Barceló dispuestos a seguir celebrando en la azotea.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información