Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Familias ricas de Pekín compran pisos en Madrid

Una empresa hispanochina trae clientes desde China para que compren viviendas por más de 500.000 euros y obtener un visado en España

Clientes chinos visitan un piso para comprar en Madrid, esta semana
Clientes chinos visitan un piso para comprar en Madrid, esta semana

El resplandor gris azulado de los televisores palpita en algunas casas de este barrio obrero de Madrid. Una furgoneta Mercedes de cristales tintados se detiene frente a un edificio de ladrillo de tres plantas. El conductor, trajeado, abre la puerta corredera y del vehículo desciende una familia china que mira extrañada a su alrededor, como si de repente hubiese desembarcado en Marte.

—¿Ya hemos llegado?—, pregunta el padre.

Los Han aterrizaron el sábado por la mañana en la capital en un vuelo procedente de Pekín. Los dos primeros días visitaron la ciudad —Plaza Mayor, La Almudena, Sol— y desde el lunes dedican las jornadas completas a examinar pisos para comprar. Si les gusta uno pueden pasarse una hora dando vueltas por la vivienda, escrutando cada rincón; en caso de que no, no tardan más de dos minutos de salir pitando por la puerta.

Ya han conocido los lugares más exclusivos de la ciudad, como la zona del Retiro, pero este martes lo han dedicado a ver apartamentos en barrios periféricos para comprar tres o cuatro de una tacada si fuera necesario, tantos como hagan falta para llegar a los 500.000 euros que se necesitan para obtener la golden visa, un permiso de residencia que otorga el Gobierno.

El comercial de la agencia que les hace de guía sostiene la puerta del modesto vestíbulo hasta que el último miembro de la familia ha entrado al edificio. No tiene ascensor, hay que subir a pie. Al comercial le cuesta horrores abrir la puerta del Segundo A. Cuando lo logra, abre una ventana a la década de los ochenta. El salón, bañado de luz, está presidido por una vieja lámpara de tulipas. El apartamento cuenta con dos habitaciones pero una detrás de otra, como vagones de tren. Al ver esto, el padre, un hombre de negocios de unos 50 años que ha hecho dinero vendiendo aditivos para la gasolina, arruga el morro. La visita ha quedado sentenciada en menos de cinco minutos.

Detrás de las inversiones en inmuebles de empresarios, actores o deportistas procedentes de China se encuentra Bafre, una inmobiliaria presidida por Long Fang Hu, un español de padres chinos de 28 años.  A los 20, cuando el resto de chicos de su edad pensaba en cigarrillos y discotecas, Long había fundado una empresa y tenía dos hijos. Descubrió su país de origen al irse de intercambio a la universidad de Renmin, en Pekín: “Me vino bien porque era más español que chino y allí me achine un poco”.

Long —camisa blanca, pantalones chinos, peinado con esmero— cuenta su historia en la oficina de su empresa en Usera, el distrito en el que se encuentra el Chinatown madrileño. Empezó de comercial inmobiliario, buscándole pisos a chinos residentes que no hablaban ni una palabra de español. Se encargaba de negociar precios, traducir, pedir una hipoteca en el banco. Se jactaba de tener un perfil de cliente con 0% de morosidad.

Con la ley de emprendedores que aprobó el Gobierno del presidente Mariano Rajoy en 2013 para atraer las grandes fortunas extranjeras al excesivo parque de vivienda español encontró una ventana de oportunidad. Trató con algunos compatriotas que querían invertir en España pero no fue hasta 2016, cuando se flexibilizó esa misma ley, que empezó a trabajar en serio con clientes que atraía a sus oficinas de Pekín.

“España necesitaba mejor promoción en el extranjero. En China competías con otros que querían llevar esas fortunas a Londres, París, Toronto, ciudades de países mucho mejor vendidos. Me esforcé mucho en decirles que España era un país estable dentro de la UE, con una historia muy grande. Allí no saben que fue un imperio”, reflexiona Long. Sus comerciales —españoles y chinos— muestran a los clientes un folleto informativo que explica desde la conquista de América al gol de Iniesta en el Mundial de Sudáfrica en 2010.

La mayoría de los clientes chinos compran las casas como inversión, según esta empresa que triplicó su facturación de 2016 a 2017 —de 324.000 a 1,1 millones, según el registro de la propiedad—, duplicó su número de empleados, aunque todavía presentaba pérdidas de casi 100.000 euros. Esos inversores alquilan el piso hasta que, pasado un tiempo en el que supuestamente se revaloriza, lo vuelven a sacar a la venta. En caso de que desinviertan el medio millón de euros pierden los beneficios de la visa.

La concesión de las golden visa no han dejado de crecer en España desde hace seis años. En 2018 se solicitaron 16.029 y se concedieron 12.634, de acuerdo a la información facilitada por el Observatorio Permanente de la Inmigración. Muchos compran también, explica Long, porque tienen un alto concepto de la educación en España. “Los chinos piden pisos de dos o tres habitaciones cerca de buenos colegios o universidades. Les interesa mucho eso”.

Como los Han —nombre genérico para no identificar al cliente real que visitó Madrid esta semana—, que una de las mañanas la dedicaron a conocer el Instituto de Diseño y Moda (IED). Es el lugar donde planea estudiar la hija adolescente de la familia, a punto de terminar los estudios de secundaria.

Los potenciales inversores preparan su viaje con tres meses de antelación. Reciben de primeras un dosier de los pisos que puede comprar y vídeos 360º para que se hagan una idea de los espacios. “Hay que sentir, no es solo un producto que se toca, es algo más”, es uno de los lemas de Bafre, que tiene siete oficinas en Madrid, una en Pekín y colaboraciones en Shangai.

El viaje final suele durar una semana. Hay cosas que al visitante le cuesta asimilar, como el arraigo al patrimonio de los españoles. Los compradores en China, por ejemplo, tienen un derecho a la propiedad que dura 70 años, tras lo cual el suelo vuelve a ser propiedad del Estado. Eso produce que el skyline cambie radicalmente cada dos décadas. Un edificio se tira y se vuelve a levantar sin una arruga en el corazón.

“Por eso cuando los de Wanda compraron el edificio España perdieron tiempo y, por tanto, dinero. Fue un problema cultural, no debían imaginar que esa fachada no podía derribarse. Si hubieran comprado con nosotros esto nunca les habría pasado”, cree Long.

A los chinos les sorprende la hospitalidad española. Los Han alucinaban cuando alguien por la calle se ofrecía a acompañarlos hasta el lugar que no lograban encontrar. La idea de la familia era visitar Madrid y Barcelona. Después harían una comparativa. Pero les gustó un piso en una urbanización de la zona de Pacífico, junto al parque Tierno Galván: dos dormitorios, dos baños y una amplia terraza. La decisión llegó tras visitar cuatro pisos el lunes y siete el martes a velocidad de la luz. La furgoneta de cristales tintados los condujo por todo Madrid.

El miércoles volvieron a visitar el piso de Pacífico y comenzaron a negociar el precio. Fue discutir una cantidad adecuada con un temporizador sobre sus cabezas: el avión les estaba esperando para volver a Pekín.

“El capital de fuera pasa por controles exhaustivos”

El servicio de las inmobiliarias dedicadas al negocio de la golden visa incluye la asesoría legal de un abogado. José Ignacio Paniagua, experto en la ley de emprendedores, se encarga de realizar todo el trámite con los clientes chinos, mercado en el que se ha especializado. Aún después de años trabajando con clientes de esa nacionalidad le sorprende las reverencias que hacen algunos, a las que difícilmente sabe responder.

Lo primero que hace Paniagua es formalizar un contrato de servicios con su despacho, Legal UNO, que tiene oficinas en Barcelona, Málaga y Madrid. Lo siguiente es acudir a una notaría, donde el cliente hace un poder a nombre de los abogados para poder realizar trámites bancarios, inmobiliarios y para la obtención del permiso de residencia. “Después toca abrir una cuenta en el banco, donde el cliente tiene que estar presente. En ese trámite no puede sustituirle nadie. En un primer momento la cuenta no está operativa, está en suspenso hasta que pasa los controles exhaustivos antiblanqueo de capitales. Una vez que salva esa inspección ya se puede enviar desde China. Allí también hacen sus averiguaciones, claro”, explica Paniagua.

Incluso cuando llega el dinero, amplía el abogado, se estudia la trazabilidad del dinero, de dónde viene y a dónde va. El cliente chino, sin embargo, antes ya ha hecho un primer desembolso en forma de señal. Una vez comprada la propiedad es cuando comienza el trámite para obtener este visado especial. Los solicitantes necesitan un seguro de salud, datos sobre su patrimonio, y un certificado de antecedentes penales de los últimos cinco años.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información