Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cárcel de Soto extrema la seguridad tras la agresión a un funcionario

El trabajador recibió tres puñaladas de un preso ingresado en el módulo de aislamiento, que acumulaba ya 47 sanciones

Un helicóptero sobrevuela la cárcel de Soto del Real en una imagen de archivo.
Un helicóptero sobrevuela la cárcel de Soto del Real en una imagen de archivo.

La dirección de la prisión de Soto del Real ha ordenado que se aumenten las medidas de seguridad después de que un funcionario haya sido agredido de carácter grave anoche por parte de un preso del módulo de aislamiento. El máximo responsable ha suspendido de manera provisional todas las actividades de este módulo "hasta nueva orden".

La agresión se produjo a las 20.15 cuando el preso Manuel O. M. iba a regresar a su celda tras haber estado con el capellán de la prisión. El interno solicitó hacer una llamada, a la que tiene derecho y que fue suspendida de manera temporal al estar en la asistencia religiosa. Durante la llamada, el interno dijo que se encontraba mal y se cayó al suelo. En ese momento había cinco funcionarios en ese módulo. Los funcionarios que estaban dando la cena dejaron todo y fueron a socorrerlo. En el momento en el que se levantó, les dijo a los funcionarios que su madre no contestaba y que ello se debía a que no le dejaron telefonear antes.

Los empleados trataron de tranquilizarle y acompañarle a su celda, pero en ese momento el preso les soltó: "Os vais a cagar, hijos de puta". En ese momento sacó un objeto punzante de cuatro centímetros de largo (con dos centímetros de hoja) y atacó a uno de los funcionarios, mientras decía: "vosotros sois los culpables, os voy a matar hijos de la gran puta".

El funcionario recibió tres heridas inciso punzantes en un hombro, un brazo y en el costado, además de un corte en el cuello, según fuentes sindicales. Gracias al resto de compañeros, se pudo contener al interno. Este se encontraba propuesto para ser cambiado de calificación y contar con un régimen más favorable. El funcionario fue atendido en una primera instancia por los servicios médicos de la prisión y después derivado a un hospital para que le suturaran las heridas, según la Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP).

Fuentes penitenciarias detallan que el preso, con una condena de cuatro años y dos meses por dos robos con fuerza cometidos en Canarias, fue trasladado el pasado mes de octubre desde la prisión de Las Palmas a la de Soto por su comportamiento violento. Acumula 47 sanciones y numerosos expedientes, que están a la espera de ser resueltos. Entre ellos, por lesionar a otros internos, intentar agredir a funcionarios y resistencia activa y pasiva. Su excarcelación estaba prevista para el 5 de diciembre de este año.

Sistema "abrepoco"

A raíz de esta agresión, la dirección del centro penitenciario ha emitido una orden que recoge que los funcionarios solo podrán intervenir con los presos del módulo de aislamiento (el módulo 15) con el sistema de "abrepoco". Este solo permite que las puertas de las celdas abran tan solo 10 centímetros. Cuando los funcionarios tengan que tener un contacto físico con estos internos, "deberán estar equipados con las medidas de protección correspondientes", como chalecos, cascos y defensas (porras). Se busca preservar "la integridad de dichos empleados y del resto de la población reclusa".

Desde mañana miércoles, se vaciará cada galería y se realizarán "labores de registro y requisa" tanto en los reclusos como en las celdas y en las zonas comunes del módulo. "Se aprovechará tal circunstancia para que por parte del equipo de mantenimiento se realicen las reparaciones y labores complementarias en todas esas dependencias, con el fin de verificar el correcto estado de las mismas", añade la orden interna. 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información