Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Liceo echa el resto para celebrar el 20 aniversario de su reapertura tras el incendio

Una rompedora ‘Turandot’, dirigida por Frank Aleu, abrirá la temporada con nuevas producciones del teatro que contará con todo un firmamento de estrellas de la ópera

Valentí Oviedo, Salvador Alemany, Christina Scheppelmann y Joan Pons en la presentación de la temporada 20192020 del Liceo. Ampliar foto
Valentí Oviedo, Salvador Alemany, Christina Scheppelmann y Joan Pons en la presentación de la temporada 2019/2020 del Liceo.

El Liceo quiere celebrar en toda regla y por todo lo alto el 20 aniversario de su reapertura en octubre de 1999, tras cinco años de reconstrucción tras el incendio de 1994. De entrada, el 9 de octubre próximo la inauguración de la temporada 2019/2020 será de factura propia con una producción de Turandot, de Puccini, con una apuesta escénica de Frank Aleu (La Fura dels Baus), el mismo título con el que se reabrió el Liceo tras el fuego el 7 de octubre de 1999. “La fuerza de la ópera” es el lema de una temporada especial en la que el Liceo se reivindica a sí mismo. Lo hace con más dinero, un incremento de presupuesto de un 3,6% respecto a la temporada anterior y llega a los 48,3 millones de euros, con el convencimiento de que para mejorar la oferta y captar a más público se necesitan más recursos. Una inversión imprescindible para, entre otras cosas, poder fichar a buena parte del firmamento de las estrellas de la lírica como Anna Netrebko, Juan Diego Flórez, Javier Camarena, Roberto Alagna, Joyce Didonato, Clémentine Margaine e Iréne Theorin, entre muchas otras. Serán once títulos que recuerdan al pasado – uno de ellos en versión concierto- pero que, por otra parte, miran al futuro.

Después de una etapa de ajustes económicos y de reposiciones de títulos y escasas apuestas nuevas, este año el teatro de La Rambla liderará tres producciones que se estrenarán mundialmente la próxima temporada. La primera, en solitario, será Turandot, con la mirada del videocreador Aleu con una propuesta hightech bajo la dirección musical del director de la Orquesta del Liceo, Joan Pons, y con dos repartos de bandera: Iréne Theorin y Lisa Lindstrom como princesas Turandot y Jorge de León y Gregory Kunde como Calaf. “No queremos avanzar la producción pero sí afirmar que será imponente y no solo por el impacto visual”, apuntó la directora artística del Liceo Christina Scheppelmann para quien la presentación de la temporada 19/20 ha sido la última. A finales de año será sustituida por Víctor García de Gomar –actualmente en el Palau de la Música- , tras un proceso de selección con concurso. Scheppelmann se manifestó satisfecha por su paso por el Liceo: “Los primeros años –desde 2013 a 2015- fueron difíciles y tuvimos que saber torear y tuvimos unas temporadas con un repertorio más popular y de reposiciones. Lo importante es que remontamos la situación”, argumentaba.

Otras dos coproducciones que lidera el Liceo son Lohengrin, bajo la dirección de escena de Katharina Wagner, la bisnieta del compositor alemán, en un proyecto conjunto con la ópera de Leipzig, y muy acorde con el gusto wagneriano del Liceo y, más todavía, del maestro Josep Pons que asumirá la dirección musical. Il barbiere di Siviglia, de Rossini, junto con la Staatstheater am Gätnerplazt de Munic –que construye la producción- y el teatro de Toulouse es la tercera coproducción “que seguro que será fresca y diferente y sobre todo muy energética”, avanzaba Scheppelman. La zarzuela Doña Francisquita, de Amadeu Vives, y dirigida por Lluís Pasqual es otro de los estrenos de la temporada, en coproducción con el Teatro de la Zarzuela de Madrid, donde se verá antes que en el Liceo: “es una adaptación singular de Lluís Pasqual que casa muy bien con el Liceo que debería hacer zarzuelas de calidad y con artistas líricos como pasa en esta ocasión”, defendía la directora. La zarzuela, que tendrá seis funciones, contará con las voces destacadas de la lírica española como María José Moreno, Elena Sancho y Celso Albelo, entre otros. Alcione, de Marin Marais, es la otra coproducción que se estrenará en el Liceo bajo la dirección musical de Jordi Savall con una puesta en escena de Louise Motay que recuerda la magia de los teatros históricos y su funcionamiento.

INGRESOS AL ALZA Y MÁS COSTES DE PRODUCCIONES

Para captar más público hay que hacer un esfuerzo con los precios, diversificarlos y rebajarlos, especialmente si se quiere que las localidades estén ocupadas por personas por debajo de los 40 años. Valentí Oviedo, director general del Liceo, ha optado por ampliar la oferta de abonos de temporada, de 12, 9 ,6 y tres títulos con descuentos entre un 25% y un 20% para los abonos con más funciones. Ha introducido un abono popular con un descuento del 35% para los abonos de tres títulos y uno de los turnos de seis. También se ha recuperado, para la temporada 2019/20, el precio único de 30 euros para los menores de 35 años que compren las entradas a partir de dos semanas antes del estreno: “igual ya funcionó en algún momento pero no estuvo acompañado de una buena campaña informativa que es lo que vamos a hacer”. Los gestores del Liceo creen que esa es una buena manera para facilitar el acceso a los espectáculos de ópera a un público que no se acerca a ella por cuestión de precio. El teatro repetirá la experiencia del LiceoUnder35 –esta temporada lo hará con Tosca- con el estreno de la temporada Turandot y Carmen. Se trata de una función previa al estreno, un preestreno exclusivo para jóvenes menores de 35 años a un precio único de 15 euros. Con esas nuevas fórmulas, el Liceo calcula incrementar el capítulo de ingresos por taquilla a 17,9 millones de euros, lo que representaría un 10% más que el año pasado. “Lo que no tiene sentido es tener butacas vacías en las funciones, por lo que tenemos que buscar nuevas fórmulas”, resumía Salvador Alemany, presidente de la Fundación del Liceo que el lunes dio el visto bueno a las cuentas de la temporada que arrancará en octubre. Por mecenazgo, el Liceo calcula que llegará a 5,7 millones de euros. Frente a unos ingresos de 48 millones de euros, el capítulo de gastos se cierra en 46, una diferencia que se quiere destinar a amortizar la deuda financiera. Este año, a diferencia de los anteriores, el Liceo también destinará más dinero a producciones propias –las cinco de la temporada y dos del Petit Liceo-, entre 10 y 12 millones de euros, según las cifras avanzadas. Los fondos que aportan las administraciones siguen descendiendo paulatinamente a medida que crecen los que genera el propio teatro: “Ahora las subvenciones públicas representan el 46% y confiamos en que la buena sintonía que reina entre los patronos en la Fundación del Liceo no se altere pese a la inestabilidad política que estamos atravesando en los últimos años”, apuntaba Alemany.

Y en homenaje a las que han sido producciones emblemáticas del Liceo, esta temporada se reponen Aida, de Verdi –la ópera más representada del teatro, 456 veces- con la escenografía clásica de los telones del escenógrafo Mestres Cabanes. Y otro “clásico” que se revisitará esta temporada es Carmen, de Bizet, en el montaje de Calixto Bieito que se estrenó hace 20 años y que recalará en el Liceo por tercera vez: “creemos que tiene sentido que las dos estén en el 20 aniversario del Liceo porque son emblemáticas de este teatro”. La Cavalleria rusticana de Piertro Mascagni y Pagliacci, de Ruggero Leoncavallo, son otros dos títulos de la próxima temporada junto con La clemenza di Tito, de Mozart y Semiramide, de Rossini.

Las grandes voces, marca de la casa del Liceo, no fallarán ya sea en las óperas representadas o en versión concierto, como lo harán la pareja de la soprano Anna Netrebko y el tenor Yusif Eyvazov con un programa que está por determinar y fuera del abono de temporada. También lo hará en versión concierto el aclamado Juan Diego Flórez -tan recordado por sus agudos en La Fille du Regiment- y Javier Camarena. La temporada tendrá un solo concierto sinfónico entre las paredes del teatro, la Segunda Sinfonía de Mahler, Resurreción, que dirigirá Pons y una oferta “que se ha disparado”, en palabras del director, de los conciertos de Las Cámaras del Liceo que serán más de una veintena repartidos en diferentes puntos de la ciudad. Los espectáculos de danza vuelven a ser tres: el English National Ballet retorna al Liceo con una propuesta de Giselle que nada tendrá que ver con las anteriores, según la directora artística; presenta una nueva coreografía de De Scheherazade a Yo, Carmen, de María Pagés y un tercer montaje a cargo de Les Grands Ballets Canadiens , dirigido por Ivan Cavallari.

Para celebrar el 20 aniversario, el Liceo colabora en la producción de la exposición Ópera: pasión, poder y política, original del Victoria and Albert Museum, sobre la evolución de la ópera desde sus orígenes hasta la actualidad con una experiencia inmersiva. La muestra, que ya ha pasado por Londres, llegará primero al Caixaforum de Madrid y después al de Barcelona, dónde la muestra incorporará el ámbito de la ciudad y del Liceo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >