Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los libreros, en pie de guerra por el decreto de gratuidad de los libros de texto

Las librerías pequeñas denuncian que la norma de la Comunidad les perjudica y anuncian movilizaciones

Encarni Flores, propietaria de la librería El Bosque.
Encarni Flores, propietaria de la librería El Bosque.

Los libreros de la Comunidad de Madrid están en pie de guerra contra el programa de préstamo de libros escolares que ha impulsado el Gobierno regional, ya que aseguran que el decreto está pensado para favorecer a las grandes superficies y supondrá el cierre de 500 pequeñas librerías en la región. Pablo Bonet, secretario del gremio de libreros de Madrid, ha criticado que la medida que entrará en vigor este año apueste porque sean los colegios quienes compren los libros en lugar de las familias mediante un cheque-libro, lo que sí favorecería a estos pequeños establecimientos.

“No estamos en contra de la gratuidad de los libros de texto, pero sí de este sistema que quieren imponer para la adquisición de los libros por grandes lotes. Los libreros de proximidad no podemos competir porque los precios que imponen están por debajo del coste”, ha explicado Encarni Flores, propietaria de la librería El Bosque. “Van a cerrar el único vínculo que queda con la cultura para los niños, porque cuando los padres vienen a comprar los libros de texto también compran material escolar y otros libros”, añade José Gil, que gestiona la misma librería.

Según Gil, los libros de texto “suponen el 50% del negocio de las librerías pequeñas”, por lo que este decreto “supondrá la ruina” y puede llevar al cierre a muchas de ellas. Por eso, unos 400 libreros se han constituido en la plataforma Salvemos a las pequeñas librerías y han anunciado que se manifestarán este jueves frente a la Asamblea y el domingo en la plaza Mayor.

El consejero de Educación, Rafael van Grieken, ha respondido que la venta de libros se ha hecho en 27 lotes para favorecer la “competencia” entre pequeñas librerías, además de que el precio solo computa un 30%: “El acuerdo no va en contra de las pequeñas librerías sino que les da posibilidades de que compitan con otras distribuidoras”, ha dicho. "El acuerdo marco no habla de cheque-libro, sino de una compra centralizada, y esa compra la hemos diseñado de la mejor manera posible para que puedan competir en igualdad de condiciones con distintos proveedores de libros de texto", ha concluido.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información