Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau provoca malestar entre sus bases por decidir la lista sin debate

La alcaldesa elige casi en exclusiva y sin debate organizativo a los candidatos de Barcelona en comú

Colau y Subirats, a la derecha, el día que fue nombrado comisionado de Cultura.
Colau y Subirats, a la derecha, el día que fue nombrado comisionado de Cultura.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se está encargando casi en exclusiva de elaborar la lista con la que Barcelona en Comú intentará repetir en mayo su victoria de 2015. Nadie en la organización cuestiona el liderazgo de Colau, pero el hermetismo, la falta de debate o haber conocido por la prensa que Joan Subirats será elnúmero dos ha causado desconcierto en una organización que presume de hacer las cosas de otra manera. Otras voces admiten la contradicción pero defienden que Colau haya optado por el pragmatismo, rodeándose de personas de máxima confianza ante la posibilidad de repetir en el gobierno, aunque sea pactando.

“La lista la está haciendo Ada”. Todas las fuentes consultadas responden lo mismo. Que es la alcaldesa quien, rodeada de un círculo muy pequeño, está eligiendo los nombres que le acompañarán en las elecciones municipales de mayo. La elección del comisionado de Cultura Joan Subirats —mentor, persona de máxima confianza, y fundador de Guanyem, el embrión de BComú— como número doses una muestra de ello.

La incógnita de Podem en la candidatura

El papel de Podem en la candidatura de Barcelona en Comú está envuelto aún en la incógnita. Laura Pérez, concejal del Ayuntamiento y secretaria general de Podem Barcelona, es partidaria de no celebrar primarias en aplicación del espíritu de la confluencia para elegir a los representantes de ese partido en la lista de Colau. Su intención es repetir. Sin embargo, el reglamento de Podemos establece que la decisión se toma de común acuerdo desde tres instancias: la ejecutiva estatal, la autonómica y la de Barcelona. La decisión definitiva se tomará en los próximos días. Podem si que está realizando primarias en otros municipios como Girona, Tarragona, L'Hospitalet o Sabadell.

La confirmación de Subirats —o la posibilidad de que el gerente, Jordi Martí, vaya en la lista— al margen del proceso interno de debate que teóricamente está llevando a cabo BComú causó cierto malestar y Colau tuvo que argumentar su decisión en una comunicación interna. La alcaldesa también ha llamado para entrar en la lista a la diputada en el congreso Lucía Martín, fundadora como Colau de la PAH, que ni lo confirma ni lo desmiente. Otro perfil de máxima confianza.

Sobre el papel, el proceso de confección de la candidatura de BComú comenzó en noviembre y finalizará en marzo. Un largo camino que prevé debates, propuestas, inscripciones, publicaciones provisionales, periodos de alegaciones… Pero solo hubo una candidatura a encabezar la lista, la de la alcaldesa. Para ser exactos, llegó a haber otro candidato, pero se retiró a los pocos días sin hacer ruido. De acuerdo al calendario, en las últimas semanas Colau ha mantenido encuentros de pequeño formato con las bases en los barrios y la próxima semana debe comunicar su propuesta de candidatura a la coordinadora del partido.

La líder, pues, habrá escuchado formalmente a las bases, pero se ha saltado, critican varias fuentes, el clásico proceso de confección de una lista: con debates internos, equilibrando sensibilidades, territorios y familias. Cuotas que en Barcelona en comú existen (el partido es la suma del núcleo de Colau fundador de Guanyem, ICV, EUiA, Podemos), por mucho que el discurso oficial defienda que es una confluencia tan bien trabada que ha difuminado las organizaciones de origen y en la lista no habrá nombres vinculados a las formaciones originales. Todo el mundo asume que en tanto coalición sí habrá cuotas de los partidos originales: tanto en el núcleo fundador como en un partido veterano como ICV. En público, la alcaldesa defiende que los encuentros con la militancia le han aportado “criterio” a la hora de elegir los nombres de una lista “que combine experiencia e ideas nuevas”. Concejales que han funcionado y nuevas caras.

Antes de Navidad, Colau comenzó a hablar con los concejales de su actual equipo para pedirles si, eventualmente, podría contar con ellos. Y esta semana está cerrando reuniones personales. Pesos pesados como su número dos, Gerardo Pisarello (Guanyem), y la teniente de alcalde de alcalde de Derechos Sociales, Laia Ortiz (ICV), no repiten. Tampoco el concejal de Vivienda, Josep Maria Montaner.

Janet Sanz (cuota ICV), Eloi Badia (Guanyem) y Laura Pérez (Podemos) ya han dicho que sí quieren repetir. Y se da por sentado que será así: Sanz ha llevado con éxito la súper área que agrupa Urbanismo, Ecología y Movilidad; a Badia todo el mundo le reconoce su labor de coordinador, de fontanero tanto internamente como en la relación con la oposición. Y Laura Pérez es la cuota Podemos y además ha rechazado hacer primarias en su partido y ha apostado desde el minuto uno por sumarse a la candidatura de Colau. Pero otros cuatro de los 11 regidores aseguran que se lo están pensando, que no lo saben o rechazan hablar del tema.

La concejal de Ciutat Vella, Gala Pin (Guanyem y muy próxima a Colau) se lo está pensando e incluso hace público su dilema en las redes sociales. Mercedes Vidal (EUiA) y Agustí Colom (ICV) se reunieron esta misma semana con Colau, pero se muestran herméticos. Y Jaume Asens (también Guanyem, independentista y de máxima confianza de Colau), rechaza hablar del tema, aunque se da por sentado que estará en la lista y en el futuro será candidato de los comunes a las elecciones generales. Concejales a parte, también está en las quinielas Gemma Tarafa, actual comisionada de Salud.

En las decisiones de todos ellos pesan mucho las razones personales. Gobernar en minoría (con un área y un distrito por concejal) ha resultado agotador. La conciliación familiar, imposible. Y se debaten entre bajarse del tren, o acabar el trabajo iniciado. También tienen en cuenta que no repetir en el gobierno es una opción. O de gobernar en coalición.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información