Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arranca el juicio por el contrato de la cuñada de Carmela Silva, que solo comparecerá como testigo

Un funcionario del Ayuntamiento de Vigo, acusado de prevaricación y malversación, afronta ocho años de prisión y 30 de inhabilitación

La presidenta de la Diputación de Pontevedra, Camela Silva, con el alcalde de Vigo, Abel Caballero, junto al estadio de Balaídos.
La presidenta de la Diputación de Pontevedra, Camela Silva, con el alcalde de Vigo, Abel Caballero, junto al estadio de Balaídos.

Vanesa Falque, cuñada de la presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, deberá comparecer este martes como testigo en la vista oral en la que se juzgará si su contrato laboral por parte del Ayuntamiento de Vigo fue legal o en realidad fue un enchufe, como cree el Ministerio Fiscal.

Falque quedó fuera de la causa al haber prescrito el delito de tráfico de influencias por el que estuvo imputada, no así el funcionario municipal, jefe del servicio de Participación Ciudadana, Francisco Javier Gutiérrez Orue, que afronta una condena de 8 años de prisión y 30 de inhabilitación por los presuntos delitos de prevaricación, malversación de fondos públicos y falsedad en documento público.

También comparecerá como acusado el exgerente de la empresa Imesapi, concesionaria del Ayuntamiento de Vigo, Ramon Comesaña, al que el fiscal considera colaborador necesario y solicita para él una condena de 4 años de prisión y 20 de inhabilitación para ejercer un cargo público.

La Audiencia de Pontevedra rechazó la petición de Vanesa Falque de suspender su comparecencia para lo que había alegado motivos graves de salud. Su testimonio se considera crucial para el juicio por eso la Sala ha considerado que no es suficiente justificación aportar un informe médico en el que se detalla que la testigo sigue tratamiento psiquiátrico y que una comparecencia en el juicio podría ser "arriesgada" en su situación, según informa Europa Press.

La sección quinta de la Audiencia recuerda en su resolución que ya con anterioridad Vanesa Falque había solicitado ser eximida de declarar por motivos de salud y que entonces ya se consideró que las causas alegadas no eran suficientes y advierte que de no comparecer podría incurrir en un delito de obstrucción a la justicia. "Constando además a este Tribunal, según declaraciones de la propia testigo, que el pasado día 11 (...) decía estar en clase”, apunta el tribunal, por lo que reitera que no se aprecian motivos que le eximan de comparecer.

La Fiscalía considera que el funcionario "ideó un plan" para dar trabajo a Falque, "mujer muy afín a un miembro del gobierno local", en alusión a la teniente de alcalde de Vigo y presidenta del organismo provincial, Carmela Silva. Así, requirió a la concesionaria Imesapi para que emplease a esta persona, a pesar de que esta empresa (que llevaba los servicios de atención y conserjería en los centros cívicos municipales) no necesitaba a más personal.

Para que Imesapi pagase el salario a Vanesa Falque, "ambos acusados idearon un plan" por el que la empresa facturaba al Ayuntamiento diversas cantidades a través del "uso fraudulento" del procedimiento de contratos menores, para la realización de unas encuestas de calidad, según el fiscal. Y añade que esas encuestas fueron realizadas, aunque no por la empresa, pese a lo cual, Imesapi elaboró las facturas de forma "mendaz" y las cobró, por lo que reclama a ambos acusados que indemnicen al Ayuntamiento con los 108.000 euros que costaron.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >