El problema de emanciparse en Londres, París o Roma

En otras capitales de la Unión Europea, los problemas de los jóvenes para acceder a la vivienda son similares, aunque varía el porcentaje de quienes viven con sus padres

Viviendas a la venta en la zona de West Hampstead, en Londres.
Viviendas a la venta en la zona de West Hampstead, en Londres. Tim Graham/Getty Images

Los problemas que los jóvenes madrileños tienen para abandonar la casa de sus padres y lanzarse a la aventura de vivir por su cuenta no son únicos de Madrid. En las capitales de los otros cuatro grandes países de la Unión Europea, los problemas de los jóvenes para acceder a la vivienda son similares, aunque varía el porcentaje de quienes viven con sus padres.

Londres: cada vez menos jóvenes independizados

Por Patricia Tubella

Más de un cuarto de los jóvenes británicos (26%) sigue residiendo con sus progenitores, la cifra más alta registrada hasta la fecha entre el grupo de edad comprendido entre los 20 y los 34 años. El progresivo retraso en la emancipación de los llamados young adults (adultos jóvenes) responde principalmente a los crecientes costes del alquiler o la compra de una vivienda, unido a la tendencia de prolongar el periodo dedicado a los estudios y a la formación (en muchos casos con prácticas no remuneradas) y a formalizar relaciones y tener hijos más tarde.

Los jóvenes residentes en Londres y en el sudeste del país (dos de las zonas donde los bienes inmobiliarios cotizan más alto) son los más proclives a permanecer en la casa familiar, según los últimos datos de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS, en sus siglas iglesas), que no detalla porcentajes por ciudades. En el caso de la capital británica, las cifras barajadas por la agencia de análisis de crédito y consumo Experian (una de las cuatro grandes del Reino Unido), apuntan a que casi un tercio de los adultos jóvenes todavía no se han emancipado, mientras un 39% sí lo ha hecho en régimen de alquiler y un 29% se ha instalado en una vivienda de propiedad. Entre el primer grupo, un 12% llegó a independizarse, pero acabó regresando al amparo familiar.

La radiografía nacional de la ONS destaca que el número de jóvenes todavía anclados en el hogar familiar ha aumentado un 3% en el último año, un 8% en un lustro y hasta un 28% en una década.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Italia: más propietarios que alquilados

Por Lorena Pacho

Según los datos del ISTAT, el instituto nacional de estadística italiano, los jóvenes (18-34 años) que viven en familia (con al menos uno de sus padres) en la región del Lazio (cuya capital es Roma) eran el 66,8% en 2017 (en 2016 era el 65,1%). A nivel nacional en esa franja de edad la tasa de jóvenes que aún no se han emancipado es ligeramente más baja, del 63,6% en 2017. En la población en su conjunto, en el Lazio la tasa de alquiler en 2016 fue del 19,1% y de propiedad del 80,9%. En Italia, hasta los 35 años, la tasa de alquiler el 36,3% y en propiedad el 63,7%

Berlín: solo el 13% es dueño de su casa

Por Ana Carbajosa

En toda Alemania, 5.050.000 personas de entre 18 y 35 datos viven todavía con sus padres. Eso supone un 29,54% de las personas en esa franja de edad, según los datos que corresponden a 2014, los últimos disponibles ya que se publican cada cuatro años y están al caer los siguientes. Son cifras de la Oficina Federal de Estadística. De los jóvenes que se han independizados, 2.219.000 viven en viviendas de las que son propietarios, lo que supone un 13% de la población en esa franja de edad. El resto, 9.823.000 viven en viviendas que no poseen, lo que supone un porcentaje del 57,5%.

En Berlín, según la misma fuente, 285.000 jóvenes de entre 18 y 35 años vivían con sus padres, lo que representa un 34,4% de ese grupo de población. Del resto, un 15,6% (130.000) vivían en casas de su propiedad y un 50% (414.000 jóvenes) lo hacían en viviendas que no eran suyas.

Francia: emancipación cada vez más tardía

Por Silvia Ayuso

En Francia, especialmente en grandes urbes como París, los jóvenes abandonan cada vez más tarde el hogar familiar, sobre todo desde el comienzo de la crisis en 2008. En la región de París (Île de France, que comprende la capital y sus alrededores), donde los precios de la vivienda no han dejado de crecer, tanto para compra como para alquiler, cada vez son más los jóvenes de 18 a 34 años que retrasan la marcha del hogar familiar. Según un estudio del Instituto Nacional de Estadísticas francés, el Insee, publicado en 2016, la edad media a la que los jóvenes nacidos en la región de París dejan de vivir con sus padres pasó de 23,4 años de media en 1999 a 24,2 en 2012. Mientras que en las afueras de París la diferencia de edad es de medio año, en París capital, donde los precios de compra y alquiler se han disparado en las dos últimas décadas, y en la aledaña Seine-Saint-Denis, donde hay una alta tasa de paro, el retraso en la emancipación es más marcado aún, con una diferencia de 1,1 y 1,2 años, respectivamente.

Cuando deciden (o pueden) independizarse, muchos optan por instalarse lejos de la capital que, con unos precios de casi 10.000 euros el metro cuadrado para la compra (de agosto de 2017 al de este año subieron 5,9% los precios) y un alquiler de 1.040 euros por un apartamento de 30 metros cuadrados de media, se han convertido en una quimera para buena parte de los jóvenes. Según el Insee, en 2012, vivían en la región parisina 2,9 millones de jóvenes de 18 a 34 años, 36.500 menos que en 2007 (-1,2%). En esa misma fecha, aumentó en 32.000 el número de jóvenes adultos que seguían viviendo con sus padres, a la par que disminuyó fuertemente la cifra de jóvenes que disponían de su propia vivienda (-68.500).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS