Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición acorrala a Colau con la inseguridad en Barcelona

La gestión de la alcaldesa será reprobada con toda probabilidad en el plenario de los próximos días

Ada Colau
Ada Colau durante el Pleno de noviembre. EL PAÍS

La oposición en pleno, con excepción de la CUP, en el Ayuntamiento de Barcelona cargó ayer contra la alcaldesa Ada Colau después de que el barómetro municipal, publicado el jueves, encendiera todas las alarmas resaltando que el problema más grave de la ciudad es la inseguridad. El 21% de los barceloneses considera que la situación que se vive en las calles con robos, hurtos, narcopisos es el asunto más grave de la capital catalana. Cuando la alcaldesa llegó al poder solo el 3,4% de los barceloneses creía que la seguridad estaba en cuestión en la ciudad. Por todo lo anterior, la gestión de Colau, con toda probabilidad, será reprobada en el plenario en los próximos días. Y será la cuarta vez que le pasa a la alcaldesa desde abril.

Todos los partidos criticaron los resultados del barómetro pero el PDeCAT y ERC dieron un paso más y forzaron a la celebración —en un plazo máximo de 15 días— de un pleno extraordinario para reprobar a Colau. El exalcalde Xavier Trias destacó: “Cuando llegué a la alcaldía había un 22% de paro pero teníamos más seguridad que ahora. La alcaldesa no manda sobre la Guardia Urbana y no sabe qué tiene que hacer y lo que acaba pasando es que, al no recibir órdenes claras, la urbana no actúa”. El líder del PDeCAT alertó que la seguridad es “lo que da prestigio o desprestigio a la ciudad”. Trias mantuvo que la reprobación que presentan es “constructiva”, pretende “un cambio de actitud” y propone que se acuerde dotar a la Guardia Urbana “de los recursos humanos, materiales y de formación necesaria” e inste al gobierno de BComú a “cambiar las políticas municipales en este ámbito, que se han demostrado ineficaces”. El exalcalde afirmó, a cuatro meses de la celebración de elecciones: “Desde el primer día hemos visto que no se hacían bien las cosas”.

El portavoz de ERC en el Consistorio, Jordi Coronas, aseguró que la convocatoria de un pleno extraordinario responde a la “obligación” de llevar los debates de la ciudadanía de la calle a la institución y no simplemente “para fustigar a la alcaldesa”. El republicano defendió que el problema de seguridad hay que abordarlo “no solo con más policías y porras en la calle”. Coronas culpó al teniente de alcalde Gerardo Pisarello de seguir “a la defensiva y tirar pelotas fuera diciendo que todo el mundo es culpable de la inseguridad excepto el equipo de gobierno”.

Pisarello el pasado jueves aseguró que la culpa de la percepción de inseguridad de la ciudadanía la tenía por un lado los cambios en el departamento de Interior, la movilización de Mossos para realizar funciones antiterroristas y “Manuel Valls [el candidato apoyado por Ciudadanos] y el PP por crear alarmas” injustificadas.

El propio Valls respondió ayer a Pisarello en un comunicado. El exprimer ministro francés acusó a Colau de no poder “ocultar” por más tiempo la inseguridad en la capital catalana. “Los índices de delincuencia han empeorado en todos los distritos. En todos ellos. Y quiero recordar que la inseguridad afecta a las personas con menos recursos y las más vulnerables y que la violencia azota con especial fuerza a las mujeres, los ancianos y los jóvenes”, resaltó.

Valls criticó las palabras de Pisarello acusándole de alarmista: “El ataque a quienes denunciaron la inseguridad es un ataque a los barceloneses en su conjunto”. Valls condenó la “falta de confianza política” de Colau hacia la Guardia Urbana y denunció que El Raval padece “el peor azote que puede sufrir un barrio: suciedad, droga y delincuencia”.

El todavía líder del PP en el Consistorio, Alberto Fernández Díaz, se mostró crítico también con la gestión de la Generalitat: “PDeCAT y ERC piden un pleno extraordinario para reprobar a Colau, pero la seguridad es cosa de dos: Colau y Torra. Hay que reprobar a ambos, también a Torra, que es corresponsable porque la seguridad también depende de los Mossos”.

Las críticas a la alcaldesa no solo fueron políticas. El presidente de Fomento del Trabajo, Josep Sánchez Llibre, aseguró ayer que la inseguridad en Barcelona es “mala consejera” para inversiones y para que exista la seguridad política, económica y jurídica que pide la patronal.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >