Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El precio del transporte cae en 18 municipios de Barcelona

Los títulos mantendrán la misma tarifa que en 2018 y el suministro de agua tampoco se subirá

Un autobús de la línea 24 por el centro de Barcelona.
Un autobús de la línea 24 por el centro de Barcelona.

A partir de este martes y del inicio de 2019 los ciudadanos de 18 de los 36 municipios del área metropolitana de Barcelona verán como sus títulos de transporte público se rebajan sustancialmente si quieren viajar hasta Barcelona y sus poblaciones más colindantes. Es el paso más ambicioso que la Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM) da en años en materia de integración tarifaria y se verá acompañado de una congelación en el resto de tarifas. El agua será otro servicio regulado que mantendrá el mismo precio que en 2018.

Los municipios beneficiados son los que hasta ahora ocupaban la segunda corona tarifaria de la ATM. Sus usuarios podrán aprovechar las nuevas tarifas siempre y cuando viajen entre los 36 municipios metropolitanos. Por ejemplo, un ciudadano de Molins de Rei que acuda habitualmente a Barcelona verá como el precio de la T-10 se reduce de los 20,1 euros a 10,2 euros. En el caso de que utilice una T-Mes, se ahorrará 18,7 euros (de 72,7 euros a 54 euros). En cambio, si en vez de ir a Barcelona pretende ir a Martorell (en la zona 3), tendrá que pagar los mismos precios que hasta ahora.

La explicación a la nueva política tarifaria es que se ha decidido unificar las tarifas de todos los municipios que integran el Área Metropolitana de Barcelona (AMB). La decisión tendrá consecuencias: también a partir de este año en esos municipios donde se rebajarán las tarifas se empezará a pagar el tributo metropolitano que hasta ahora no pagaban.

El impacto de esa nueva integración tarifaria ganará intensidad gracias a la decisión de la ATM de no subir el precio del transporte público en 2019. Después de la subida del 2% del año pasado, este año los precios se mantendrán inalterables en todos los títulos de transporte. La presión de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y del vicepresidente del AMB, Antoni Poveda, ha doblegado las pretensiones del Departamento de Territorio, que abogaba por una nueva subida del 2% para poder garantizar las inversiones necesarias para mejorar el servicio del transporte público. Colau y Poveda defienden que el coste de la congelación (25 millones de euros) puede sufragarse con el aumento de los recursos que el Gobierno central prevé destinar a la financiación del transporte metropolitano. Las cuentas del 2019 no están ni aprobadas ni garantizadas.

En el ámbito del transporte, la Generalitat ha aprobado subir de promedio un 2,2% los peajes de las autopistas que son de su titularidad, por encima del 1,67% que aumentarán las de titularidad estatal. El AMB está también detrás de otra congelación de un servicio básico: el agua. La corporación metropolitana se ha negado a aplicar la subida que pretendía la sociedad Aguas de Barcelona, controlada por Agbar, del 4,1%.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >