Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El conflicto en Fira se enquista con un plantón de sus consejeros a Valls

La forma como conocieron la elección de Pau Relat como presidente crispa los ánimos del consejo de administración

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, junto con los responsables de Fira de Barcelona.
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, junto con los responsables de Fira de Barcelona. EFE

El conflicto por la elección del nuevo presidente de Fira de Barcelona ha alcanzado este viernes su culmen. Al malestar existente con la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona, los miembros del consejo de administración sumaron su enfado con Miquel Valls, presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, la tercera institución presente en los órganos de gobierno de la corporación ferial. Y evidenciaron ese enfado con un plante en la reunión del consejo de administración de Fira, que tenía que presidir Valls y en el que este debía explicar los avances en la negociación con las administraciones para escoger al relevo de José Luis Bonet.

Ocho de los nueve miembros del consejo esgrimieron problemas de agenda para no asistir al encuentro. Lo creían inútil cuando un día antes habían podido leer en los medios de comunicación que Pau Relat (consejero delegado de MAT Holding) sería el nuevo presidente a partir del 14 de diciembre. Y acusaban a Valls de estar detrás de lo que consideran una filtración interesada. A falta de quorum, no hubo reunión.

Dos de los consejeros que rehusaron asistir ayer a la reunión subrayaron a este diario que el boicot al consejo de administración no tiene que ver con la designación de Relat, ni a cuestiones políticas (los nueve consejeros cubren un amplio abanico de posiciones ideológicas y partidistas). Sí se acusa tanto a la Generalitat como al Ayuntamiento de intromisión en una decisión que siempre había sido de corte empresarial —la Cámara es la institución que debe proponer el nombre del presidente—, pero el resquemor de este viernes obedece a otras cuestiones que apuntaban a Valls ya desde hace semanas.

Se critica especialmente su bloqueo a la renovación de cargos, que ha dificultado la renovación de la mitad del consejo de administración —con casi dos años de mandato caducado— y el hecho de que en ese tiempo se han quemado los nombres de hasta seis candidatos para presidir la institución.Pese a que sabía que la alcaldesa Ada Colau quería una mujer al frente de la institución, Valls intentó forzar los nombres de Miquel Martí (Moventia), Kim Faura (Telefónica), Luis Conde (Seeliger & Conde) y Pedro Fontana (ex Áreas). El Ayuntamiento tampoco ha podido que su preferida, Helena Guardans, asuma el cargo. Y la primera apuesta de Empresa, Mar Alarcón (Social Cars), tampoco fructificó.

El séptimo candidato

Relat, el séptimo intento y una propuesta de las consejerías de Empresa y Presidencia, será el presidente tras el consejo general que se celebrará el próximo 14 de diciembre. El Ayuntamiento de Barcelona se consorció con la Generalitat y a Valls no le quedó otro remedio que asumir el nombramiento.

Su designación, no obstante, no ha sido sencilla. Bloqueada la decisión ante la negativa de Valls de facilitar el relevo de José Luis Bonet, el Ayuntamiento de Barcelona forzó la semana pasada la máquina y convocó la reunión del consejo general de la institución. Según su interpretación estatutaria, si se celebraba el encuentro, cuatro de los ocho miembros del consejo (incluidos el presidente) quedarían fuera del órgano de gobierno al tener caducado su cargo. La presidencia quedaría vacante y esa situación desnudaría la falta de entendimiento institucional.

En el consejo general previsto para el 14 de diciembre, Relat será uno de los cinco nuevos integrantes que se incorporarán al consejo de administración de Fira de Barcelona, sustituyendo a quienes ya tiene el cargo caducado. Junto a él, entrarán Faura, Manel Vallet (Catalonia Hotels), Guardans y Alarcón.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >