Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Instintos animales

Asier Etxeandia presenta Mastodonte, su nueva formación musical, arropado por amigas como Aitana Sánchez-Gijón, Bárbara Lennie, Inma Cuesta o Nathalie Poza

Asier Etxeandia y Enrico Barbaro en el camerino antes del concierto de presentación de Mastodonte en el Teatro Barceló. Ampliar foto
Asier Etxeandia y Enrico Barbaro en el camerino antes del concierto de presentación de Mastodonte en el Teatro Barceló.

No puede esperar más a salir al escenario. "Estoy como un tigre enjaulado", dice Asier Etxeandia. Desborda euforia antes del primer concierto de Mastodonte. Sabe que, pese al frío, una larga cola espera para entrar al Teatro Barceló. "No puedo estar más agradecido". Ha creado su propio sello discográfico, Factoría Madre Mastodonte, para autoeditar el disco del grupo que ha formado junto al multi-instrumentista napolitano Enrico Barbaro. "Así podemos hacer lo que nos de la gana si nadie que nos diga lo que tiene que durar una canción, cómo hacer el videoclip o si nos pintamos el ojo. Hacemos lo que queremos".

Asier compartió muchas noches con Enrico en El intérprete. "Él tocaba el bajo. Tenemos objetivos y sensibilidades similares. Los dos somos mastodontes vulnerables", explica el artista vasco antes de beber a morro un trago de tequila. "Juntos hemos encontrado un sonido. Somos muy épicos, muy intensos y muy eclécticos". Han trabajado dos años en el álbum. "Mastodonte es la materialización imaginaria de un ente enorme con el que todos solemos cargar. Es el peso de todas las inseguridades que no nos permiten revelar nuestras cualidades por terror al juicio ajeno y al propio".

Vestidos de negro de arriba a abajo, mimetizándose con los sofás del camerino, están muy satisfechos con la acogida del debut. Entre sus influencias, David Bowie, Arcade Fire, Kraftwerk, Radiohead o Hot Chip. Han pasado las últimas semanas muchas horas ensayando su primer directo junto al resto de la banda. "Mastodonte nació para ser un espectáculo, no solo un disco. Está pensado para estar delante del público". Al estreno, con todas las entradas vendidas, acuden amigas que nunca fallan del actor, cantante y autor de melodías y letras.

Aitana Sánchez-Gijón. ampliar foto
Aitana Sánchez-Gijón.

Aitana Sánchez-Gijón conoció a Asier Etxeandia cuando coincidieron en el Teatro Español con La Chunga, de Mario Vargas Llosa. Un personaje que le reventaba física y emocionalmente, pero que le dio premios y amistades que siguen cinco años después como la del bilbaíno, que entonces comenzaba con El intérprete. "Me hice una groupie. Le fui a ver por lo menos 9 veces". Llegó a contar con ella en un concierto especial en La Granja de San Ildefonso. "Me vistió como Madonna y me sacó con un carrito cortando jamón", recuerda. Después de trabajar juntos en Velvet y Velvet Colección, su adoración mutua se multiplicó. "Es muy emocionante estar aquí en el estreno de un proyecto con el que se ha volcado. Lo da todo siempre. Es un animal escénico".

Bárbara Lennie le tiene muchas ganas. "Íbamos a hacer una película juntos, pero no pudo ser. Asier y yo nos enamoramos hace mucho tiempo. Es un ser único". Tremendamente feliz con su nominación a la mejor actriz en los Premios del Cine Europeo por su trabajo en Petra, ganó el Max el mismo año que Asier Etxeandia recibió el suyo. "Fue un subidón inolvidable. Temblamos como animales". Dueña y señora de un Goya a la mejor actriz, la madrileña puede llevarse este año el cabezón por la película de Jaime Rosales, pero también por La enfermedad del domingo, dirigida por Ramón Salazar. O como mejor actriz de reparto por Todos lo saben, de Asghar Farhadi y/o El reino, de Rodrigo Sorogoyen. En enero volverá a subirse al escenario del Pavón Teatro Kamikaze, que es como su segunda casa.

Bárbara Lennie. ampliar foto
Bárbara Lennie.

Inma Cuesta y Nathalie Poza tampoco paran. Aún no han coincidido en ningún reparto. "Lo estamos deseando. Sería una fantasía". Recién llegada de Valencia, donde ha pasado un mes rodando, la protagonista de La novia considera a Asier su novio desde que lo fue en la película de Paula Ortiz. "Y él a mí su novia. Así me llama en los mensajes cuando me escribe". No podía perderse el concierto. "Soy una novia aplicada. No nos casamos porque no creemos en el matrimonio", bromea Inma. Nathalie también tiene su particular relación con Asier. "Me pongo su disco y bailo con él". La ganadora del último Goya a la mejor actriz, por convertirse en Carla en No sé decir adiós, lleva unos días con Mastodonte en bucle. "Hace muchos años que fantaseamos con hacer algo juntos. Ojalá algún día". Antes estrenará 70 binladens, dirigida por Koldo Serra.

Nathalie Poza e Inma Cuesta. ampliar foto
Nathalie Poza e Inma Cuesta.

En la que fue discoteca Pachá hay más actrices y actores: Hugo Silva, Marta Guerras, Ernesto Alterio, Teresa Hurtado de Ory, Imanol Arias, Aitor Luna, Eva Isanta, Silvia Marty, Antonio Pagudo, Marta Hazas…

Mientras se acaba de llenar la sala, Sara Sánchez de la Morena repasa el vestuario elegido con el propio Asier, en el que destacan piezas de Ana Locking y de Sastrería Cornejo. También se ven en Anatomía de un éxodo, un mediometraje formado por tres videoclips con dirección, guion y coreografía del niño raro al que torturaban en el colegio. Siguió su propio camino y en Madrid encontró lo que anhelaba. Desde que fue el maestro de ceremonias en Cabaret no ha dejado de pisar escenarios y de trabajar en películas y series. "Los verdaderos mastodontes son aquellos que rompen las ataduras y reivindican su exclusiva belleza".

El espectáculo de Mastodonte.
El espectáculo de Mastodonte.
Instintos animales

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información