Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido en Venezuela el supuesto autor del triple crimen de Usera

La policía española está teniendo problemas para poder extraditar al arrestado de nacionalidad estadounidense

Empleados de la funeraria trasladan los cuerpos de los fallecidos en un bufete de Madrid en 2016.

La policía ha dado por resuelto el triple homicidio ocurrido el 22 de junio de 2016 en el distrito madrileño de Usera con la detención en Venezuela del supuesto autor, Dahud Hanid-Ortiz, un exmilitar estadounidense de 51 años y de origen venezolano. Los mandos policiales habían pedido que no se difundiera la información de su arresto hasta no tener segura su extradición para poder juzgarlo en Madrid por el triple crimen.

La detención se produjo el 3 de octubre durante una operación motivada por otro delito. Los agentes venezolanos se percataron de que el supuesto autor del triple crimen estaba siendo buscado por la policía madrileña gracias a una orden de busca y captura que estaba aun vigente en Interpol.

El triple homicidio se registró en el despacho de abogados Euroasia, situado en el número 40 de la calle de Marcelo Usera. Allí trabajaba el letrado de origen peruano Víctor Salas, el presunto nuevo novio de la expareja de Hanid-Ortiz. Este le amenazó días antes del crimen a través de un correo electrónico con que lo iba a matar por haberle quitado a su novia.

La tarde del 22 de junio de 2016, el presunto autor acudió al bufete y pidió hablar con Salas, pero este no se encontraba en el local. Presa de su furia, mató a la abogada Elisa C. G., a 31 años; la secretaria del bufete, Maritza O. R., de 46, y al cliente José C. V., de 43.

La reconstrucción del crimen permitió descubrir que la primera en morir fue la secretaria. Recibió varias cuchilladas del arma blanca que llevaba el asesino. La abogada Elisa trató de defenderse con un palanqueta que tenía en su despacho, pero el exmilitar se la quitó y la asesinó a golpes.

Dahud estuvo unas dos horas dentro del despacho esperando la llegada de Salas. En ese tiempo entró José, un taxista que había dejado aparcado su coche en segunda fila porque tenía que recoger una documentación en el despacho. El supuesto homicida pensó que se trataba de su víctima y la emprendió a golpes con él hasta que lo mató. De nuevo utilizó la palanqueta. Después provocó un incendio en el despacho con la intención de borrar las huellas. Nada más provocar el fuego, huyó del lugar.

Las primeras investigaciones se centraron en un posible ajuste de cuentas por tráfico de drogas dado el alto número de víctimas y la forma de ser ejecutado. Sin embargo, nada más interrogar al dueño del bufete, las investigaciones se centraron en Dahud. Este se había montado una coartada para parecer que estaba en su lugar de residencia, en Wurzburgo, un municipio de la región alemana de Baviera. Allí llegó destinado en 2011, antes de ser expulsado del Ejército de EE UU. El supuesto autor se había dejado allí su teléfono móvil y había recorrido los aproximadamente 2.000 kilómetros en su coche. Así no dejaba huellas en transportes como avión o tren.

La policía alemana lo localizó semanas después del crimen en Wurzburgo, pero problemas burocráticos con la orden de detención hicieron que el supuesto autor se marchara. Los investigadores de homicidios le habían perdido la pista hasta que fue detenido hace unas semanas en su país de nacimiento.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información