Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El colapso judicial deja cientos de hurtos al borde de la prescripción

El TSJC advierte que los primeros casos pueden prescribir durante el primer trimestre de 2019

Un grupo de mujeres roban a unas turistas en Barcelona.
Un grupo de mujeres roban a unas turistas en Barcelona.

El colapso judicial puede provocar que cientos de hurtos que se cometen en Barcelona prescriban el primer trimestre de 2019. Así lo recoge el acuerdo de la sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que pide un juzgado más para los hurtos inmediatos. “Si empezamos a prescribir, el impacto que va a tener para el turista, su principal víctima, puede ser brutal”, lamenta la jueza decana, Mercè Caso. Los hurtos han aumentado un 19% en la ciudad.

Las principales víctimas de los hurtos en Barcelona son los turistas que visitan la ciudad (10 millones al año). Cuando las policías son capaces de identificar al ladrón, los casos llegan al juzgado de delitos leves inmediatos de la ciudad. El año pasado, entraron 9.381 asuntos (40% más que en los últimos cuatro años). Buena parte de estos, se está agendando desde marzo para 2019. Los hurtos, que llevan aparejados una pena de multa, prescriben al año de cometerse.

En la actualidad, se están celebrando los juicios en un plazo de 10 meses, cuando la ley establece que deberían tener lugar en 8 días. En 2015, algunos procedimientos tardaban solo 9 días en llegar a juicio, según datos de la Guardia Urbana. La situación complica además la posibilidad de ejecutar la sentencia debido al tiempo transcurrido desde la comisión del delito.

La sala de gobierno ha pedido al Consejo General del Poder Judicial que se habilite un segundo juzgado de guardia de delitos leves inmediatos para evitar que se acabe produciendo esa situación. “Tenemos las instalaciones, solo serían los sueldos de las personas implicadas”, explica Caso, que asegura que el CGPJ está recabando información antes de tomar una decisión. La medida también implica a la Generalitat, que paga el salario de parte de los funcionarios.

El único juzgado que existe ahora de guardia para los delitos leves inmediatos juzga a diario 30 casos, por la mañana y por la tarde, en todos los días hábiles, que son 250. Eso supone más de 7.000 asuntos, una cifra que se queda muy por debajo de los asuntos que entran.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se sumó el lunes a la petición de doblar la respuesta judicial ante los hurtos cuando presentó las malas cifras de la criminalidad en Barcelona, con un incremento total de 19%. Los hurtos, que son el 60% de los delitos que se cometen en la ciudad (86.834), han crecido en la misma medida. “No hay que encontrar otros motivos que el éxito turístico de la ciudad”, opina la jueza decana, que subraya que Barcelona ya no tiene estacionalidad, sino que es visitada durante todo el año. “Eso [robar a los turistas] es un aliciente muy importante para las personas amigas de la apropiación de lo ajeno”, asegura.

Hasta junio del año pasado, desde el ámbito policial-judicial se aplicaba la reincidencia como un elemento para luchar contra los hurtadores. A los ladrones con tres o más sentencias firmes en contra por hurto (un delito leve), se les podía perseguir por un delito menos grave, lo que supone penas de prisión. Eso, aseguran fuentes policiales, provocaba un efecto disuasorio en las redes de los multirreincidentes, que se movían a otros países donde se arriesgan a menos pena. Pero una sentencia del Supremo ha eliminado la medida.

“Se empezó a usar en Barcelona y nos venía muy bien”, admite la jueza. Ahora de nuevo, se debe ir caso a caso. “Las nuevas estrategias tienen que pasar porque la fiscalía valore el enjuiciamiento como delito continuado y ver si funciona y si los jueces lo estiman adecuado para cada concreto”, propone la jueza decana.

Investigar las redes

Caso también considera que sería útil luchar contra las grandes redes para poder “acreditar los grupos organizados” lo que supone un delito grave, con penas elevadas de prisión. “Eso permitiría una respuesta más contundente e ir más allá de nuestras fronteras y poderlos perseguir si se van fuera”, añade. Pero para eso, admite la jueza decana, el sistema “tiene que estar muy engrasado”.

Los Mossos ya trabajan con algunos jueces para emitir órdenes europeas de detención de hurtadores y tres han sido ya extraditados a Cataluña. Incluso se llevan a cabo ruedas de reconocimiento, algo normalmente reservado para delitos más graves. El área de investigación de la ciudad trabaja con un grupo especializado en multirreincidentes, y cada vez que presentan a un detenido ante el juez, le informan de todo su currículum como ladrón.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >