Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

TMB halla amianto en 38 vagones de metro

Los vehículos continuarán circulando los tres o cuatro años que les quedan de vida útil porque la ubicación de compuesto cancerígeno no entraña riesgo para la salud

Metro Barcelona amianto
Metro de Barcelona

Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB), la empresa que gestiona el trasporte en la capital catalana, ha encontrado amianto en 38 de los 109 vagones de metro analizados. Los vehículos seguirán circulando porque la empresa pública ha asegurado que la ubicación donde se encuentra este compuesto cancerígeno no supone un riesgo para la salud de los usuarios. El consejero delegado de TMB aseguró ayer que han puesto en marcha un plan para que, en un plazo máximo de cuatro años, no haya en el metro de Barcelona "ningún elemento que tenga amianto", aunque su voluntad es acelerarlo para reducirlo a 3 años.

Cañas afirmó que las garantías de la calidad del aire en la red de metro "son totales" y destacó que TMB empezó a detectar, encapsular y retirar de manera planificada el amianto de sus instalaciones y vehículos en 1987, antes de que su uso y fabricación fueran prohibidos en España. El amianto es el causante de enfermedades pulmonares, entre ellas, tumores específicos causados únicamente por este compuesto, como el mesotelioma.

El consejero delegado destacó el inventario exhaustivo de elementos que contienen amianto en toda la red, que desde hace un año realiza una empresa externa y que permite a TMB planificar su retirada, aunque, subrayó, la empresa "no esté obligada".

Tras la alerta de intoxicaciones por amianto en el Metro de Madrid este verano, TMB buscó, por primera vez, amianto en la pintura bituminosa antirruido que reviste las cajas metálicas de los trenes de las series 3000, 4000 y 2000, de los años 80, y lo ha hallado en 38 de los 109 coches analizados.

Estos 38 vehículos continuarán circulando los tres o cuatro años que les quedan de vida útil porque la pintura está en buen estado y en zonas a las no tienen acceso ni los pasajeros ni el personal de la empresa, por lo que no puede desprender fibras de amianto y así no hay riesgo para la salud, explicó el consejero delegado de TMB.

Los coches afectados se están marcando para que no se realice ninguna actuación de mantenimiento que pueda alterar el estado de la pintura y, si es necesario, se harán actuaciones de retirada o encapsulamiento de la pintura antirruido, para garantizar que no se degrada. A los coches en los que los análisis han sido negativos, entre esta semana y la próxima se hará un segundo análisis para corroborar la ausencia de amianto.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >