Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De compras literarias por Fráncfort

El ensayo y las ficciones con trasunto real marcan el cierre de la gran cita mundial del sector editorial

Un visitante ante uno de los espacios de la Feria del Llibro de Fráncfort.
Un visitante ante uno de los espacios de la Feria del Llibro de Fráncfort. EFE

La ausencia del fallo del premio Nobel ha reforzado la sensación este año en la 70ª Feria del Libro de Fráncfort que acabó domingo de que no son los mejores tiempos para la ficción, como vine intuyéndose desde las últimas cuatro ediciones. Cómoda en lo audiovisual, los tiempos convulsos en lo sociopolítico quizá también expliquen la presencia de mucho hecho real en sus argumentos pero, sobre todo, su cesión del protagonismo a la no ficción, cuyo volumen ascendente se refleja en casi todos los grandes mercados. En cualquier caso, la labor de los 795 agentes literarios en cinco días da, en el mayor bazar libresco del mundo, para no irse de vacío sin un título interesante.

Dos centellas en castellano. Dos de las más fulgurantes sorpresas se han escrito en castellano. La primera, el debut de la periodista venezolana afincada en España Karina Sainz Borgo, que editará Lumen. En un fenómeno que recuerda al de Milena Busquets con También esto pasará hace cuatro años, la novela La hija de la española se ha vendido (en tiempo récord y subastas concurridas) a 15 lenguas. Ayuda el insólito escenario de la Caracas actual y el desarraigo angustiante de la protagonista, desbordada por un triple duelo narrado con trepidante elegancia: por su madre, por su ciudad y por su país. Por su parte, Cara de pan, la última novela de Sara Mesa, y que en pocas semanas ya va por los 6.000 ejemplares (“el éxito más inmediato que he visto”, dice su editor Jorge Herralde) se ha vendido a cuatro idiomas y esperaban tres más. Su novedad será un breve ensayo, Silencio administrativo (Anagrama), donde resigue los punzantes avatares de una persona desempleada en el laberinto oficial de las ayudas.

Entender el populismo y el caos. El título del último ensayo del politólogo búlgaro Ivan Krastev lo dice todo: La luz que falló. Quizá la explicación al auge de los Orbán y Kaczyinski esté en esta mirada de la caída del muro desde el Este o de cómo Occidente ganó la Guerra Fría, pero perdió la paz, que editará Taurus. El papel de EEUU es crucial, como demostrará Debate al publicar Nuestro hombre. Richard Holbrooke y el fin de siglo americano, análisis político y humano de quien estuvo en la trastienda de la política exterior desde la guerra de Vietnam hasta Obama, a cargo del periodista George Packer, autor del elogiado El desmoronamiento. Los tiempos han hecho que Alessandro Baricco, con la técnica de su original Los bárbaros, se pasee ahora por el mundo surgido de Silicon Valley que ha generado una insurrección mental, donde también la verdad es borrosa y los problemas se abordan como juegos. De ahí el título: The game (Anagrama).

La escritora Karina Sainz Borgo.
La escritora Karina Sainz Borgo.

Viajar para saber. Los conocimientos de Euclides, Galeno y Tolomeo viajaron durante siglos pretéritos por una autopista de la información que pasaba por Alejandría, Bagdad, la Córdoba musulmana, Toledo, Salermo y Venecia: es el fascinante El mapa del conocimiento, premiada propuesta en su país de la historiadora inglesa Violet Moller, que se quedó Taurus, como ha hecho con Cosa viviente, de Jason Roberts, el bien narrado duelo en el XVIII entre el sueco Linnaeus y el francés Buffon por clasificar toda la flora y fauna del mundo. Stefano Mancuso también viaja a lo vegetal con El genio revolucionario de las plantas (Galaxia Gutenberg), donde demuestra que la inteligencia del mundo verde soluciona mucho mejor los problemas que los humanos. Viaja también el historiador norteamericano John D. Hosler a la batalla de más de dos años que decidió la Tercera Cruzada con El sitio de Acre (Edhasa), cargado de información, desde la estrategia militar a la razones políticas y religiosas, para entender el asedio más largo de la Edad Media y el duelo, aún latente hoy, entre Oriente y Occidente o Saladino y Ricardo Corazón de León. Más literario, pero no exento de mirada sociológica, es el itinerario que hace cinco años emprendió la noruega Erika Fatland por las antiguas repúblicas soviéticas, a las que pilla atravesando un punto ciego: bajo el título Sovietistán, lo editará Tusquets. En Crítica recaerá otro periplo, aún más dramático: el de la destrucción de libros, desde la biblioteca de Nineveh, creada por Assurbanipal y aniquilada en el 614 A.C. al expolio de la de Mosul en la guerra de Irak. Quemando libros, historia de la deliberada destrucción del conocimiento viene de la mano de Richard Ovenden, bibliotecario de una de las más antiguas instituciones de este tipo, la Bodleian de la Universidad de Oxford.

Taro, Schwob y otras ficciones reales. Las novelas basadas en hechos reales se han impuesto. Tusquets y Edicions 62 (en catalán), espoleados por el éxito de El orden del día, donde Eric Vuillard noveliza las negociaciones de Hitler con los empresarios alemanes, lanzarán dos libros más del autor francés, que utiliza la misma estrategia envolvente: 14 de julio, sobre los preparativos de la toma de la Bastilla, y La batalla de Occidente, sobre la Iª Guerra Mundial. Ambas editoriales han coincidió también en quedarse con el premio Stregga que obtuvo Helena Janeczek con La chica de la Leika, donde se reconstruye tres momentos en la vida de la icónica reportera gráfica Gerda Taro a partir de testimonios de sus amigos íntimos. Otra famosa fotógrafa, Lucy Schowb, y su pareja, Suzanne Malherbe, protagonizan la novela de Rupert Thomson Nunca nadie más que tú. Los años 20, la amistad de la pareja con Michaux y Breton y la experimentación sobre la androginia marcan la elegante obra que ha adquirido Galaxia Gutenberg. El Mussolini que en 1925 inicia la tiranía con su intervención parlamentaria es el protagonista de M. El hijo del siglo, 800 páginas que asume Alfaguara y que podrían ser el inicio de una trilogía sobre el dictador en la que trabaja el escritor Antonio Scurati. Otro hecho real, la desaparición de 30 niños en un pueblo a las afueras de Nueva Delhi, es el triste episodio que inspiró a Deepa Anappara su debut literario: Djinn Patrol (Seix Barral), novela cuyos derechos han ido calentándose durante la feria.

Terror psicológico y evasión. No tan en boga como en otras ediciones, pero el thriller psicológico resiste y más si es como La cadena, del irlandés Adrian McKinty, basado en una muy inquietante historia real: a una mujer a la que han secuestrado a su hija le piden que secuestre a otra para que dejen la suya en libertad; a su vez, a la madre de ésa se le pedirá lo mismo… Así es la cadena que ha fascinado a los editores de Planeta. Menos torturado, pero igual de trepidante, es Lancelot, de Giles Kristian, considerado el sucesor de Bernard Cornwell; o así lo defienden en Edhasa, que han comprado esta novela que no deja prisma del mítico caballero: el guerrero, el amigo, el amante y la leyenda.

Tres mujeres delicadas. Siempre hay un hueco para la literatura que ambiciona la exquisitez, como la de la norteamericana de origen indio Jhumpa Lahiri, que ha decidido saltar al italiano con Dove mi trovo; cambio de lengua, pero no de temática, de la autora de La hondonada: el enraizamiento y la extrañeza de una joven ante el mundo, que incluye a su madre y a sus amigos. La editará Lumen, como también hará con Pauline Delabroy-Allard, la mejor posicionada para obtener el premio Goncourt con su debut, Eso explica Sarah, sincera novela sobre una relación lésbica de tono y estilo cercanos a Marguerite Duras, según la crítica. También un regusto muy intimista tiene la obra que ha contratado Libros del Asteroide de la escritora y periodista italiana Nadia Terranova: Adiós fantasmas, la historia de Ida, mujer que regresa a su casa de infancia dispuesta esta vez a afrontar los fantasmas que tanto han condicionado toda su vida.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >