Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En Madrid se canta y se baila a lo grande

La capital acoge musicales para todo tipo de público con ‘Anastasia’, ‘West Side Story’ o ‘El médico’ como platos fuertes de la cartelera

Un momento de 'Anastasia, el musical'.
Un momento de 'Anastasia, el musical'.

Un Shakespeare pandillero, una leyenda imperial, una comedia de terror o la adaptación de un superventas que arrasó en los noventa. Madrid se llena de musicales de gran formato. Un sueño para los amantes del género y una oportunidad para que sus detractores -que lo tildan de menor o frívolo- cambien de opinión.

Esto no es Nueva York, pero tampoco se parece a la ciudad en la que, escasos días antes de la muerte de Franco, el estreno de Jesucristo Superstar causó gran revuelo. Pocos recuerdan los musicales como Al sur del Pacífico o Kiss me Kate, que se estrenaron en los cincuenta y los sesenta. Tampoco la discreta llegada, en septiembre de 1974, de The Rocky Horror Show: título hoy de culto que, en vez de en un teatro, debutó en la discoteca Cerebro para evitar la censura.

Elenco de la gira de 'Cabaret' de 2007. ampliar foto
Elenco de la gira de 'Cabaret' de 2007. EFE

Después llegaron Barnum, Evita, Los Miserables o El hombre de La Mancha. Y el siglo XX se inauguró con títulos que se ganaron el favor del público: La bella y la bestia, Cabaret, El fantasma de la ópera y los musicales jukebox (creados a partir de éxitos radiofónicos) We Will Rock You, Mamma Mia! y Hoy no me puedo levantar, lograron llevar al teatro a los amantes de la música pop.

Observando la evolución, en las últimas dos décadas, el género no ha parado de crecer en la capital: esta temporada se estrenan varias ambiciosas producciones -Anastasia llega directa desde Broadway- que se suman a éxitos ya consolidados como El rey león, que empieza su octava temporada en el Lope de Vega (Gran Vía, 57), y Billy Elliot que por segundo año se instala en el Nuevo Alcalá (Jorge Juan, 62). Además del regreso, por escasas semanas, de Dirty Dancing, en el teatro Phillips de la Luz.

Tres bailarines durante un número de 'West Side Story'. ampliar foto
Tres bailarines durante un número de 'West Side Story'.

Este otoño suenan historias para todos los públicos y todas con referentes universales bien cinematográficos bien literarios. El clásico absoluto es West Side Story, adaptación de Leonard Bernstein del Romeo y Julieta de Shakespeare (Teatro Calderón; Atocha, 18) con una orquesta de 20 músicos. “El compositor mostró que se podían contar historias más contemporáneas y crudas y seguir atrayendo al público”, destaca Federico Barrios, su director. David Serrano (Billy Elliot, Hoy no me puedo levantar) ha adaptado las letras para esta producción que se basa en el montaje teatral de 1957, en lugar de usar como referencia la oscarizada cinta de Robert Wise, de 1961. La escenografía y el vestuario son nuevos mientras que las coreografías son las creadas por Jerome Robbins hace seis décadas. “Nos hemos mantenido fieles casi al 100%”, añade el director.

Número musical de 'El médico'. ampliar foto
Número musical de 'El médico'.

La leyenda de la última descendiente de la dinastía rusa de los Romanov protagoniza otro gran estreno de esta temporada: Anastasia, que debutó el año pasado en Broadway de la mano de Stage, productora -de origen holandés- que ahora lo trae a Madrid. Nunca un espectáculo había tardado tan poco tiempo en cruzar el charco. Antes de Londres y Stuttgart, Stage ha decidido presentarlo en España. “Tenemos un nivel de producción que no habíamos tenido nunca”, argumenta Nando Olives, productor de la compañía. La historia se inspira en la película de animación de 1997 que ya contaba con varias canciones de Lyhn Ahrens y Stephen Flaherty. Tras añadir nuevos números, este cuento de hadas, ambientado a comienzos del siglo XX (entre la Revolución Rusa y el París de los años veinte) emana ecos de Los Miserables, My Fair Lady o Disney.

La llamada más respondida

Un título que resiste temporada tras temporada en el circuito de pequeño formato madrileño es La llamada, comedia musical concebida y dirigida por Los Javis (Javier Calvo y Javier Ambrossi). Narra la historia de una joven a la que Dios se le aparece entonando canciones de Whitney Houston. Los Javis —conocidos por su paso por OT2017 (el reboot de Operación Triunfo) y por ser los creadores de la serie Paquita Salas (Netflix)— afrontan la quinta temporada del espectáculo en la sala principal del teatro Lara (Corredera Baja de San Pablo, 15). “Hemos incorporado nuevos efectos de escena, nueva iluminación... Ya estamos lejos de aquel pequeño espectáculo indie con el que empezamos”, asegura Ambrossi.

En un curioso cruce de caminos, dos exconcursantes de OT se han integrado al reparto: Nerea Rodríguez y Raoul Vázquez. Pase lo que pase, este espectáculo sigue atrayendo al público e incluso tiene fans, casi groupies: “Siempre está lleno, siempre sale bien y es toda una fiesta”, recalca su creador.

A un público muy diferente apela El jovencito Frankenstein, adaptación de la película de terror y cachonda de Mel Brooks de 1974, que se estrena el 13 de noviembre en el Teatro de la Luz Phillips (Gran Vía, 66). “Es un doble homenaje, a las cintas de serie B y al musical desde sus inicios con reminiscencias de Porter, Gershwin y Rodgers”, argumenta Esteve Ferrer, su director. Los veteranos Marta Ribera y Víctor Ullate Roche están al frente de esta producción completamente nueva. “Hemos despojado al libreto de lo que se ha quedado obsoleto, como el tufillo a machismo. Al limpiarse brillan los diálogos de esta gran historia”, agrega Ferrer que el año pasado dirigió otra comedia con un toque grotesco, La familia Addams, ahora de gira por España.

No solo de adaptaciones vive el panorama musical. El médico es la gran apuesta made in Spain. Un título con vocación de gran espectáculo que parte del best seller de finales de los ochenta de Noah Gordon. “Es una película en vivo, con música al estilo de las bandas sonoras del cine de aventuras y armonías que conectan con la cultura árabe y judía”, apunta Iván Macías, compositor y cerebro de El médico, junto al libretista Félix Amador, que se estrena el 17 de octubre en el Apolo (Plaza de Tirso de Molina, 1). Para lograrlo se ha rodeado de profesionales de primer nivel como el escenógrafo Alfons Flores, el coreógrafo Francesc Abós, el diseñador Lorenzo Caprile, el mago Jorge Blass y el director José Luis Sixto. “Quizás no sea la producción más lujosa, la más divertida o la más bailada, pero sí será la que más emociones cause en el espectador", agrega Sixto. Ese es el objetivo final de todo esto.

Teatro para niños inquietos

Los creadores de espectáculos infantiles sienten especial debilidad por el género musical y en los cuentos clásicos de donde surgen casi todos los argumentos. Brotan hacia el otoño y proliferan especialmente cuando se acerca la Navidad. Esta temporada se estrena El Mago de Oz en el teatro Maravillas (Manuela Malasaña, 6), obra dirigida por Zalo Calero (Es sueño la vida) y adaptada por Javier de Pascual (Hércules, el musical). En la misma sala se puede ver una nueva versión de Peter Pan de mano de María Pareja y Alejandro Olvera.

Caperucita también canta en el espectáculo que lleva su propio nombre en el Nuevo Teatro Alcalá (Jorge Juan, 62). Una transgresora interpretación del relato en la que la protagonista es una aventurera sin miedo a nada y el lobo una estrella del rock. A estos se suman dos títulos Disney: al Cofidis Alcázar (Alcalá, 20) llega una producción de pequeño formato de La bella y la bestia y al Arlequín (San Bernardo, 5), Supercalifragilistico, el musical, un montaje basado en Mary Poppins.

Fe de errores: El director José Luis Sixto no dijo "no sean las mejores coreografías", sino "Quizás no sea la producción más lujosa, la más divertida o la más bailada, pero sí será la que más emociones cause en el espectador".

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >