Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid Destino vuelve a fichar a los maestros de tauromaquia en la escuela del Batán

La empresa municipal garantiza con 65.000 euros la docencia tras la ocupación por parte de los toreros

Aficionados en la escuela de tauromaquia del Batán.
Aficionados en la escuela de tauromaquia del Batán.

Los maestros de tauromaquia volverán a dar clases en la escuela de la Venta del Batán este curso. La empresa municipal Madrid Destino ha firmado un contrato de un año con la asociación del extorero Joselito, después de que esta se había negado a entregar las llaves del Batán tras un orden de cierre. El contrato de 65.000 euros, que desvela hoy EL PAÍS, se refiere a la implantación de un "programa formativo para la prestación del servicio público cultural de escuela de tauromaquia de Madrid". En concreto, para la "organización, gestión y desarrollo de actividades docentes en la Venta del Batán". El contrato se mantendrá hasta que finalice el mandato de Manuela Carmena, poniendo punto final a los amagos de cierre de la escuela.

Los maestros de tauromaquia deberán presentar esta semana su plan docente, explica un portavoz de Madrid Destino. "Se ha creado una comisión entre Madrid Destino y la Escuela de tauromaquia para que éstos presenten su programa docente", añade. A los toreros se les pide que concreten las "actividades y conferencias" que quieren llevar a cabo en el Batán, además de proceder a la "regularización del uso del espacio". Mientras, están cobrando la retribución correspondiente de un contrato que se firmó en el pasado junio y que se mantendrá en vigor un año, según la documentación oficial de Madrid Destino.

Enrique Martín, que habla en nombre de la asociación contratada, explica que la actividad docente plantea entrenamientos a los aspirantes toreros, pero sin animales. Además de realizar una actividad de explicación "cultural" de la tauromaquia, tal y como estaba previsto según las conversación con los representantes del Ayuntamiento. "Nunca paramos de hacer actividades en estos últimos meses", recuerda Martín, refiriéndose a los meses en los que se negaron a entregar las llaves tras las órdenes del Ayuntamiento.

La polémica sobre la escuela de tauromaquia estalló tras la llegada a la alcaldía de Ahora Madrid, coalición liderada por Podemos y formada por IU, Equo y Ganemos, en 2015. La exconcejal de Cultura Celia Mayer propuso el cierre de la instalación, en sintonía con los ambientes más antitaurinos del gobierno local. Sin embargo, en marzo de 2017, la alcaldesa destituyó a Mayer y Madrid Destino firmó otro contrato para garantizar las actividades de la escuela de tauromaquia.

En enero de este año, al acabar el contrato, Madrid Destino dio un giro a su estrategia y decidió cerrar la instalación. Los partidos políticos de la oposición protestaron, entre ellos el PSOE, socio de investidura de Carmena, que recordaron que el espacio es un bien cultural protegido.

La batalla más dura, no obstante, la dieron los maestros de lidia. Se negaron a entregar las llaves de la escuela y se convirtieron en los okupas más extraños de la ciudad. Su acción despertó la preocupación de Madrid Destino, jurídicamente responsable del fallido desalojo de la pequeña plaza de toros, la nave y la cafetería del Batán, según explicaron a EL PAÍS fuentes de la empresa pública.

En febrero, el gobierno de Carmena reculó. Alegaron que la escuela donde dieron sus primeros pasos figuras del toreo como El Juli, Cristina Sánchez y Miguel Abellán no podía cerrarse. Pero no concretaron los pasos a seguir. Ahora sabemos que al menos hasta junio de 2019 la enseñanza de la tauromaquia está garantizada. Siempre y cuando el ejecutivo no decida dar un giro a sus planes, en coincidencia, quizás, con una campaña electoral que se antoja muy reñida.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información