Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los municipios salen al rescate de la Costa Brava

Sant Feliu de Guíxols, Pals y otros consistorios piden a la Generalitat que modifique el plan urbanístico del litoral

Vista de Tossa de Mar, en la Costa Brava, donde se proyecta un puerto deportivo.
Vista de Tossa de Mar, en la Costa Brava, donde se proyecta un puerto deportivo.

Diversos Ayuntamientos de las comarcas de Girona como Sant Feliu de Guíxols, Pals y Regencós (Baix Empordà) han aprobado mociones que instan a la Generalitat a modificar el actual Plan Director del Sistema Urbanístico Costero para evitar la construcción de miles de casas previstas en proyectos urbanísticos “obsoletos”. Desde la plataforma SOS Costa Brava, que reúne a 18 asociaciones ecologistas, han avanzado que pasarán a todos los consistorios una moción “modelo” para que hagan llegar la petición a la Generalitat. Los ecologistas luchan desde julio para frenar 21 planes urbanísticos que, alertan, tendrán un grave impacto ambiental y paisajístico.

Sant Feliu (a finales de agosto) y Pals (hace unos días), han aprobado una moción que insta el Departamento de Territorio a “impulsar medidas de preservación del litoral y a “defender los valores ambientales y culturales de la Costa Brava” acabando con “décadas de especulación”. Además, le instan a que “redacte, tramite y apruebe una modificación del Plan Director del Sistema Urbanístico Costero para desclasificar suelos urbanizables no desarrollados y suelos urbanos no consolidados no ejecutados en toda la costa”.

“Límites de capacidad”

La moción, que apoya los planteamientos de la plataforma ecologista, expone cómo en el litoral de Girona “se han traspasado los límites de capacidad de carga del territorio, generando una situación de riesgo tanto en lo referente a los impactos ambientales, paisajísticos, de recursos hídricos, de densidad demográfica como de movilidad y sostenibilidad ambiental”. Situación que consideran debería hacer reflexionar a la ciudadanía en general y “debería comportar un cambio radical e inmediato en todas les políticas públicas que afecten al territorio”.

Recuerdan que la Generalitat pretende presentar candidatura para que el litoral gerundense sea declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO, por lo que reclaman que se ponga fin a “décadas de especulación urbanística, sobreexplotación del territorio y mala gestión”. Como ejemplo de esta mala gestión, Marta Ball-llosera, portavoz de Iaeden-Salvem l’Empordà, miembro de SOS Costa Brava, apunta que en la montaña de Sa Guarda en Cadaqués tienen previsto construir 104 nuevas casas y recuerda que algunos días de verano cortan la carretera de acceso al pueblo porque la capacidad está al completo.