Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los accidentes laborales repuntan en 2018 en la región

El Gobierno regional insiste en que la Comunidad de Madrid tiene la menor tasa de siniestralidad de España

Sanitarios del Summa atienden a un accidentado laboral en Madrid, en una imagen de archivo.
Sanitarios del Summa atienden a un accidentado laboral en Madrid, en una imagen de archivo.

El número de accidentes laborales con baja en la Comunidad de Madrid fue de 40.057 entre enero y mayo de este año. Esto supone un 8,3% más que en el mismo periodo de 2017, pero, sobre todo, constituye un repunte después de la mejoría del año pasado que, a su vez, conseguía romper una tendencia negativa que había comenzado en 2014. Miguel Ángel García Martín, viceconsejero de Hacienda y Empleo de la Comunidad, insiste en que Madrid sigue siendo la región con menor siniestralidad del país.

La recuperación económica y del empleo trajo consigo una consecuencia colateral indeseada: más accidentes laborales. La tendencia creciente, de tres años, se rompió en 2017, pero ahora vuelve a repuntar. Y lo hace con mucha fuerza, a juzgar por los datos de los cinco primeros meses de 2018, que marcan un retroceso hasta niveles de 2011, con 40.057 accidentes (entonces fueron 41.279), de los que 32.589 fue durante la jornada laboral (entonces, 35.230), y el resto cuando iban o volvían del trabajo según los datos publicados periódicamente por el Gobierno regional.

El pasado mes abril, cuando la estadística empezaba a señalar tímidamente el repunte, los sindicatos UGT y CC OO reflejaban en un documento conjunto su preocupación: “Estos datos son preocupantes porque rompen la tendencia a la baja de los accidentes mortales que veníamos viendo durante el año 2017; pero además el aumento progresivo de todos los accidentes son un claro indicador de que las condiciones de trabajo en las empresas madrileñas continúan empeorando y [...] de la falta de compromiso de los empresarios”.

Entre enero y mayo, los accidentes graves crecieron un 30% (hasta 138) y los mortales un 78%, pasando de 14 a 25.

En su estudio, los sindicatos admiten, no obstante, la mejoría de los datos en años anteriores. De hecho, el viceconsejero de Hacienda, Miguel Ángel García Martín, se remonta un poco más: “Desde que se pusieron en marcha los planes directores de riesgos laborales en la Comunidad de Madrid [a finales de los años noventa] el PIB de la región ha crecido un 40% y, sin embargo, la siniestralidad se ha reducido en un 57%”. García Martín, recuerda, además, que pese a que la siniestralidad en la región —accidentes por cada 100.000 trabajadores— es la más baja de España (2.707), la Comunidad sigue haciendo esfuerzos en forma de “20 millones de euros al año dedicados a medidas preventivas en colaboración con los agentes sociales”.

Sobreesfuerzo, trauma psíquico...

La situación. El 81% de los 40.057 accidentes laborales producidos en la región de enero a mayo fueron durante la jornada laboral; el resto, yendo o viniendo del trabajo.

La gravedad. El 99,5% fueron accidentes leves, el 0,4% fueron graves (138) y el 0,1% mortales (25).

El sector. El 75,6% se producen en el sector servicios, el 12,8% en la construcción, el 11,2% en industria y el resto, apenas unas décimas, en la agricultura y la ganadería.

La forma. El 41,7% se producen por “sobreesfuerzo, trauma psíquico, radiaciones o ruidos”; el 24,8% por “golpe contra un objeto inmóvil con el trabajador en movimiento”; otro 15,5% por “choque o golpe contra un objeto en movimiento”; y un 9,5% por “contacto con un agente material, cortante o punzante”.