Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El incendio de Llutxent (Valencia) obliga a prorrogar la evacuación de 2.500 vecinos

Generalitat y Gobierno movilizan 25 medios aéreos contra el fuego, que ha arrasado 1.500 hectáreas

Incendio de Llutxent (Valencia).

El incendio forestal declarado este lunes en Llutxent, a 80 kilómetros al sur de Valencia, mantiene fuera de sus casas de Barx y las urbanizaciones de Gandia Montepino y Montesol a 2.500 personas. La decisión fue adoptada el lunes como medida de precaución ante la densa humareda y ha sido prorrogada este martes al continuar el fuego sin control.

Un total de 600 bomberos y soldados de la Unidad Militar de Emergencias han sido movilizados para combatir por turnos el incendio, apoyados por 25 helicópteros y avionetas. Las llamas habían arrasado hasta media tarde 1.500 hectáreas de bosque y cultivos.

La lucha está siendo difícil, afirma el director general de Emergencias de la Generalitat, José María Ángel, debido a las condiciones "muy adversas" en que se está desarrollando: altas temperaturas y un viento fuerte que cambia constantemente de dirección.

La previsión meteorológica apunta a una mejora de las variables con la llegada de la noche. Pero el lunes por la tarde el incendio parecía ir encauzándose y el giro del viento lo empeoró, generando una inmensa montaña de humo que resultó visible desde decenas de kilómetros de distancia. 

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha visitado el puesto avanzado de coordinación y ha destacado que la prioridad es proteger a las personas, de ahí que se decidiera decretar una evacuación ordenada.

El origen más probable del incendio es un rayo, ha indicado Àngel. La Agencia Estatal de Meteorología detectó la caída de varios en la zona hacia las 2 de la madrugada del lunes. En paralelo a la ola de calor, en la Comunidad Valenciana ha habido desde el domingo varias tormentas que han generado descargas eléctricas y han dejado pocas precipitaciones, señala el jefe de climatología de la agencia en Valencia, José Ángel Núñez.

Las tormentas están detrás, probablemente, de la ola de incendios, hasta 11, que se declararon el lunes en la Comunidad Valenciana. "Conseguimos apagar 10. Con el de Llutxent no pudimos, pero con toda la precaución debida en estos casos, la situación es hoy mejor que la de ayer", afirma el director general de Emergencias.

Un paisaje de humo y ceniza

"Ha sido una noche en la que ha sido imposible dormir. Lo hemos pasado muy mal, aunque hoy nos permitimos ser un poco más optimistas. Tenemos que controlar la impotencia y la tristeza, esperar a que esto acabe y después hacer un esfuerzo por volver a empezar", indica Pep Estornell, alcalde de Llutxent. El edil, que pertenece al partido local de izquierdas Unitat per Llutxent, ha recorrido este martes parte de la zona afectada y describe "un paisaje desolador de humo y ceniza".

Desde octubre, en Llutxent ha llovido casi la mitad de lo normal, 281 litros por metro cuadrado frente a los 539 del registro histórico. La previsión meteorológica para este martes en la zona señala que los vientos pueden cambiar de sur a norte e incluso a este —procedente del mar y con una mayor carga de humedad—, con una velocidad de 20 kilómetros por hora. La temperatura máxima ha sido de 37 grados.

Desde las siete de la tarde del lunes está en vigor el nivel dos del plan especial contra incendios forestales, reservado a aquellos fuegos “que puedan afectar gravemente a la población y bienes de naturaleza no forestal, exigiendo la adopción inmediata de medidas de protección y socorro”.

El polideportivo de Llutxent (2.367 habitantes) fue habilitado para acoger a evacuados. En Gandia (74.121) fueron alojados en hoteles, un camping, un centro social y el albergue del club náutico. Entre los evacuados figuran los 160 residentes del centro de sociosanitario para personas mayores de Mondúver.

Dos carreteras, la CV-608, de Llutxent a Pinet, y la CV-675, de Gandia a Simat de la Valldigna, han sido cortadas.

Las llamas han afectado al Surar, un alcornocal de alto valor ecológico, aunque se desconoce en qué grado porque todavía no es seguro acceder al paraje.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >