Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Arenal Sound concluye tras congregar a 300.000 jóvenes

Los organizadores estiman el impacto económico en 40 millones de euros

Asistentes al festival Arenal Sound.
Asistentes al festival Arenal Sound.

A pulso y con cifras en la mano. El festival Arenal Sound de Burriana (Castellón) vuelve a coronar el podio de los macroeventos musicales más multitudinarios de cuantos acoge la geografía española. Más de 300.000 personas en seis jornadas han avalado la novena edición de la cita. Tan masiva como joven, y convertida además en un revulsivo para la economía provincial. La edición 2018 del festival deja un impacto superior a los 40 millones de euros en la localidad de Burriana y los municipios colindantes, con la creación de más de 4.500 puestos de trabajo directos e indirectos, según han confirmado desde la organización.

Un balance con el que el certamen coge impulso para su décimo aniversario. “Queremos cumplirlo en Burriana. La intención es quedarnos aquí para siempre”, afirmaban las mismas fuentes horas antes del arranque de esta edición. Aún con la resaca a cuestas, el Arenal Sound avanza. Ya tiene fechas para 2019: del 30 de julio al 4 de agosto. Los abonos para su incursión el próximo año saldrán a la venta en poco más de dos meses: el domingo 21 de octubre.

Tras el colofón anoche con el artista del momento, el cantante y trap puertorriqueño Bad Bunny, que dio uno de los conciertos más esperados por el público, y el regreso del DJ Steve Aoki, que desplegó por tercera vez en la playa de Burriana y envuelto en un espectáculo de fuegos artificiales toda su energía sobre el escenario, este lunes se activa la operación regreso. También para los 14.000 sounders, en una inmensa mayoría entre los 18 y los 25 años, a bordo de los más de 250 autobuses oficiales fletados por la organización, que vuelven a casa. A Galicia, Euskadi, Cataluña, Madrid y la propia Comunidad Valenciana, entre muchos otros destinos.

Arenal Sound despide una edición marcada de nuevo por su mix de estilos –del indie al rock, la electrónica, rap, dancehall, reguetón y trap- y por las altas temperaturas. Una ola de calor que miles de sounders han intentado combatir a ritmo de electrónica entre la playa, las nuevas zonas musicales instaladas en las dos zonas de descanso y el emblemático pool stage, con protagonismo absoluto las dos primeras jornadas, hasta el comienzo oficial de los conciertos el pasado jueves.

Las colaboraciones especiales entre El Kanka y Rozalén, el desparpajo de los británicos The Vamps y los DJs número 2 del mundo Dimitri Vegas & Like Mike, entre otros, pusieron el guión musical a la jornada inaugural del macrofestival. Una noche que no escapó a la polémica, ligada al cantante de trap alicantino Kidd Keo, conflictivo por sus letras machistas y misóginas que ha llevado a otros festivales a cancelar, por presión, sus actuaciones. En Burriana el espectáculo siguió adelante en una edición caracterizada precisamente por la instalación de puntos violeta contra las agresiones machistas. Espacios libres de acoso gestionados por la Generalitat Valenciana al igual que han hecho otros macroeventos en las tres provincias valencianas, como el Festival Internacional de Benicàssim (FIB).

Según información de la Agencia EFE, la puesta en escena de Kidd Keo en el Arenal Sound obligó al personal de seguridad a abrir las puertas de emergencia en la zona de la playa por acumulación masiva de público.

El viernes le tocó el turno a Crystal Fighters y la elegancia de Jess Glyne, “que se metió en el bolsillo al público con todos sus hits”, han informado desde la organización.

El sábado tuvo nombre propio: James Blunt, “con éxito de asistencia abrumador”, seguido muy de cerca por la rapera Azealia Banks, “descargando toda su artillería de temazos junto a su cuerpo de baile”.

El binomio Bad Bunny-Steve Aoki puso la guinda a la novena edición del festival en una velada que sumó también a la banda catalana La Pegatina, una habitual del festival desde su estreno años atrás en el pequeño escenario de la playa, y de otra de las artistas más demandadas: Bad Gyal, y su cóctel de rap, dancehall, reggaetón y trap.