Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El niño de 12 años que cayó de un castillo hinchable en un pueblo de Castellón permanece en la UCI

El menor evoluciona favorablemente tras el suceso, ocurrido el sábado en un camping de la Ribera de Cabanes y que investiga la Guardia Civil

Operarios y bomberos retirando un castillo hinchable tras un accidente ocurrido en mayo de 2017 en Girona.
Operarios y bomberos retirando un castillo hinchable tras un accidente ocurrido en mayo de 2017 en Girona. Robin Townsend EFE

Un niño de 12 años permanece ingresado, aunque su evolución es favorable, en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) Pediátrica del Hospital General Universitario de Castellón tras sufrir un accidente en un castillo hinchable el pasado sábado en un cámping de la localidad castellonense de la Ribera de Cabanes.

El menor cayó desde una altura de cuatro metros mientras estaba jugando en el hinchable instalado en el camping Torre la Sal de dicha localidad y se fracturó la base del cráneo. Según el centro sanitario, el pequeño, dentro de la cautela, “evoluciona favorablemente” y “todo apunta a que se va a recuperar pronto”.

Desde el Centro de Información y Coordinación de Emergencias de la Generalitat (CICU) han indicado que el niño fue trasladado al Hospital General de la capital de La Plana y sigue hospitalizado en la UCI pediátrica del centro tres días después del suceso. La Guardia Civil ha abierto diligencias para investigar y esclarecer las causas.

El personal del cámping donde ocurrió el suceso, de titularidad privada, ha evitado hacer declaraciones. La instalación se ubica en una zona turística en plena Costa del Azahar de Castellón. Fuentes de otro camping próximo se muestran desconcertadas con el suceso y una de sus trabajadoras apunta que en su caso los hinchables están supervisados por monitores y, como cualquier atracción infantil de la que disponen, está sujeta a una normativa específica.

En los últimos años se han registrado varios accidentes en este tipo de instalaciones. En mayo de 2017 una niña de seis años moría en el Hospital Vall d'Hebron de Barcelona al que fue trasladada después de salir disparada de un castillo hinchable en el que estaban jugando en un restaurante de Caldes de Malavella (Girona). En el siniestro resultaron heridas otras siete personas.

Un año antes, en febrero de 2016, otro niño de cuatro años perdía la vida en el Hospital Virgen Macarena de Sevilla, donde permanecía ingresado tras sufrir una parada respiratoria, tras caer sobre él otro niño mientras jugaban en un hinchable instalado en La Rinconada.

Más información