_
_
_
_

El rector de la Rey Juan Carlos se enfrentará a una moción de censura si no hay elecciones

El claustro de la Universidad, constituido hoy, se rebela contra Javier Ramos por el negocio del hangar

Javier Ramos, rector de la universidad Rey Juan Carlos, el pasado abril.Foto: atlas | Vídeo: Julián Rojas | ATLAS
Elisa Silió

El rector de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) Javier Ramos tiene dos opciones: convocar elecciones o someterse previsiblemente a una moción de censura a la vuelta del verano. La disyuntiva, un runrún en los cinco campus desde hace semanas, se ha materializado esta mañana. Los primeros en hablar han sido los alumnos quienes, tajantes, han pedido elecciones para terminar con el "descrédito" del título que obtendrán al final de su grado o si no plantearán una moción de censura. Y a su reclamación se han sumado luego los profesores, siempre temerosos de hablar en una universidad en la que se impuso el silencio hace años.

"No encontramos en una situación de tocar fondo. Lo mejor para la comunidad universitaria de la URJC son unas elecciones libres y democráticas a rector, donde esta universidad pueda lavarse la cara de cara a exterior", ha explicado un alumno. "En caso de ser rechazadas, esta parte del sector C [los estudiantes] se verá obligada a optar por otros procedimientos para llegar al cambio que tanto necesitamos".

Más información
El oscuro negocio aeronáutico del rector de la Rey Juan Carlos
El rector de la Rey Juan Carlos creó con seis socios la empresa que usa gratis el hangar de la universidad
c
El rector de la Rey Juan Carlos maniobró para que una arquitecta de su confianza diseñara el hanga
‘Chatarra’ a precio de oro: la empresa del hangar infló el valor de su aportación a la Rey Juan Carlos

Distintas fuentes docentes reconocen su miedo a que se interprete su propuesta como un intento de parar las investigaciones del rector sobre los másteres en la URJC de los políticos Cristina Cifuentes y Pablo Casado y, por extensión, del resto de su oferta académica. Insisten en que "la espita definitiva" para plantearse la moción de censura ha sido el que Podemos denunciase en Fiscalía el negocio privado en un hangar aeronáutico de la universidad ideado por Ramos y seis socios. El fiscal ha abierto diligencias basándose en las investigaciones publicadas por EL PAÍS. Podemos cree que en la actuación del rector hay indicios de prevaricación, tráfico de influencias, negociaciones prohibidas y malversación. La catedrática de Comunicación Carmen Caffarel, exdirectora general de RTVE, ha pedido a Ramos que dimita si es imputado por el caso hangar. Han tomado la palabra otros tres profesores y un responsable de Personal de  Administración y Servicios (PAS). 

No se espera que Ramos adelante las elecciones. Esta tarde ha dicho que no se lo plantea. Además, la semana pasada se entrevistó con miembros de URJC Crítica, que agrupa a distintas agrupaciones estudiantiles, y les expresó su no rotundo a esta petición. Según el relato del colectivo, el rector les explicó que nadie se iba a ocupar tanto como él de los alumnos, afirmó que las informaciones sobre el negocio del hangar publicadas por este diario eran "mentira" y recordó que ya pidió "perdón" por el máster de la expresidenta regional Cristina Cifuentes aunque él no gestionaba la universidad.

Si Ramos no convoca elecciones parte del claustro, el único órgano universitario con capacidad de echarle, tiene intención de registrar una moción de censura en el inicio del próximo curso. Para presentar la moción deben de respaldarla al menos 100 de los 300 claustrales y para que prospere votar a favor más de 200. Si la censura sale adelante, el claustro se disuelve y hay un plazo de un mes para convocar elecciones.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En medio de tanta tensión Elena Battaner, la defensora universitaria, ha leído su informe y seguidamente ha presentado su dimisión sembrando el desconcierto en el claustro. Iba a ser reelegida. En la última semana han dimitido seis altos cargos. 

Ramos ganó las elecciones en febrero de 2017 con el apoyo de muchos de los que hoy le plantan cara. Sustituía a Fernando Suárez, quien se vio forzado a llamar a las urnas atenazado por los escándalos de plagio. Suárez respaldó su candidatura pero la guerra con el entorno de antecesor empezó pronto y se ha saldado con el cese la semana pasada de dos vicerrectores que venían del equipo anterior (Posgrado y Calidad). Ayer, además, dimitió la vicerrectora de Ordenación Académica, Ana Cid. Su abandono puede sumir la Universidad en el caos organizativo, porque Cid y la directora académica, quien también ha dimitido, eran las responsables de los horarios y la asignación de profesorado del próximo curso.

El comportamiento del rector ha situado en el mismo bando a una parte importante del ala conservadora de la Universidad (muchos seguidores de Suárez) y a la progresista. Ramos se considera víctima de una "pinza" y ha tratado de explicarse en un correo electrónico enviado a toda la comunidad universitaria y en pequeñas reuniones con distintos departamentos. El equilibrio de poderes se ha roto en la URJC tras las elecciones a claustro del pasado mayo. Las asociaciones de izquierdas se han hecho con la mayoría de los 61 puestos reservados a los alumnos, arrasando frente a las conservadoras, tradicionalmente más afines a sus rectores. Casi el único objetivo en campaña de estos alumnos ha sido llegar a elecciones.

Ramos tiene a muchos colectivos en contra, no solo a los estudiantes y a una parte importante de los profesores. El Consejo Social, en el que están presentes los sindicatos y representantes del empresariado madrileño y es poco dado a la bronca, se negó la pasada semana a aprobar las cuentas de 2017. Y en un documento muy duro la Junta de Personal ha solicitado esta semana al rectorado documentación sobre la contratación de abogados y auditores externos y sobre la gestión del hangar. A la junta le preocupa la "gran confusión" que reina en la entidad y su "reputación gravemente dañada".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Elisa Silió
Es redactora especializada en educación desde 2013, y en los últimos tiempos se ha centrado en temas universitarios. Antes dedicó su tiempo a la información cultural en Babelia, con foco especial en la literatura infantil.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_