Barcelona bloquea a Cabify y Uber con una reducción de licencias

La AMB solo permitirá a 399 vehículos con chófer trabajar en el área metropolitana

Un conductor de VTC en Barcelona.
Un conductor de VTC en Barcelona.CARLES RIBAS

El Área Metropolitana de Barcelona (AMB) aprobó ayer un reglamento que obliga a los vehículos con licencia de alquiler con conductor (VTC) —las autorizaciones que utilizan plataformas como Cabify o Uber— a obtener un permiso especial para poder operar entre un lugar y otro de los 36 municipios de la conurbación barcelonesa. Con esta medida se reducirán el número de licencias VTC, de 1.035 a 399, beneficiando directamente a los 10.500 taxistas que llevaban meses denunciando la reducción de ingresos por la competencia “desleal” que realizan este tipo de servicios con chofer.

La alcaldesa de Barcelona —y a la vez presidenta de la AMB—, Ada Colau, presentó la medida en diciembre del pasado año y tras un periodo de consultas se aprobó ayer un reglamento que obliga a que se cumpla la proporción de un vehículo VTC por cada 30 licencias de taxi.

A partir de la inminente publicación del reglamento la AMB sólo permitirá 399 autorizaciones para operar en una zona donde actualmente trabajan más 1.030 vehículos. El organismo metropolitano aseguró que se darán licencias por orden de antigüedad teniendo preferencia aquellas que otorgó la extinta Corporación Metropolitana de Barcelona.

“Es una barbaridad y estudiaremos cómo recurrir”

Eduardo Martín, presidente de Unauto —la patronal del sector de las empresas de vehículos de alquiler con conductor (VTC)—, calificó ayer la aprobación del reglamento por parte del Área Metropolitana de Barcelona como "una barbaridad, un auténtico despropósito y un hecho realmente insólito". Martín denunció que la decisión política "supondrá la destrucción de más de 1.300 empleos de otras tantas familias".
"Las alternativas de movilidad han supuesto una mejora en la vida de los vecinos y los turistas. El mundo del taxi está luchando para mantener un monopolio propio del siglo XIX en una ciudad como Barcelona en pleno siglo XXI", sentenció.
El presidente de Unauto lamentó que esta situación sea fruto de la presión del sector "más radical" del taxi en la capital catalana, privando a cientos de VTC de su derecho a operar y convirtiendo Barcelona en la única gran ciudad europea sin alternativas: "En Barcelona, una vez más, gana el taxi y pierden los ciudadanos. A costa de todo y de todos. ¿De verdad queremos privar de derechos a los vecinos sólo para fomentar los intereses de un auténtico monopolio como es el sector del taxi?", añadió.
"Ahora estudiaremos el reglamento y sabemos que será un juez el que decidirá si la AMB es competente o no para redactar estas normativas. Estudiaremos cómo recurrir porque entendemos que la competencia es de la Generalitat o Fomento", añadió.

El resto de VTC a los que no se les autorice operar en el AMB podrán seguir trabajando pero solo en recorridos que unan un punto del cinturón barcelonés con otro de fuera de esa zona. De esta forma, también se excluye a buena parte de las plataformas como Cabify o Uber del trayecto entre cualquier municipio de la AMB y el aeropuerto de Barcelona. Todas las autorizaciones que expida el ente supramunicipal irán identificadas con un adhesivo situado en el ángulo superior derecho de la parte delantera del coche VTC —una pegatina similar a la de la ITV— y podrán ser identificadas a tiempo real por el sistema de control de la Guardia Urbana de Barcelona.

En el caso de que un vehículo con chofer realice servicios entre municipios de la AMB sin estar autorizado se considerará como una infracción “muy grave” que podrá ser castigada hasta con 4.000 euros de multa. Por otro lado, la AMB se reserva el derecho de otorgar autorizaciones temporales para dar respuesta a acontecimientos importantes y de “gran demanda de movilidad” como el Mobile World Congress.

El reglamento se aprobó ayer con el voto a favor de BComú, PSC, PDeCAT, ERC y la CUP y la abstención del PP y C’s. En la sede de la entidad supramunicipal se concentraron decenas de taxista felicitándose por la decisión política que literalmente saca del medio a uno de sus principales competidores.

Tito Álvarez, el portavoz de Élite Taxi —una de las asociaciones de taxistas más reivindicativas en contra Uber y Cabify— destacó que gracias a su “lucha” se ha conseguido esta normativa “única en España y quizás en Europa”. Álvarez, tras brindar con sus compañeros, amenazó con nuevas movilizaciones si “alguien” impugna el reglamento de la AMB.

Por su parte, Ada Colau aseguró que la norma es sólida y fruto de “meses de trabajo” y de muchas reuniones con expertos. “No miramos hacia otro lado, miramos la realidad, y no puede ser que disfrazados de nuevas formas de economía haya grandes intereses especulativos que se salten las reglas del juego y que pretendan amenazar el derecho a la movilidad y a la lucha contra la contaminación”, dijo. La alcaldesa recordó que la entrada de nuevas licencias de VTC operando en Barcelona también hubieran supuesto un problema de contaminación: “No podemos permitir que por una brecha legal se aprovechen plataformas digitales y pretendan invadir con miles de vehículos nuestras ciudades”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS