Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La rehabilitación del edificio de CC OO en Via Laietana se desencalla

Los presupuestos estatales prevén una inversión de 5,6 millones de euros

Azotea del edificio de la sede de Comisiones Obreras en Cataluña.
Azotea del edificio de la sede de Comisiones Obreras en Cataluña.

El día antes de la cabalgata de Reyes de 2006 cayó el primer cascote sobre la Via Laietana de Barcelona. Saltaron las alarmas. Si hubiera ocurrido 24 horas más tarde, con miles de familias en la calle, la desgracia estaba asegurada. El desprendimiento fue la primera señal seria de que la fachada de la sede de CC OO en Cataluña necesitaba una rehabilitación. Urgente. Para evitar males mayores, el ministerio de Trabajo, que gestiona el patrimonio sindical, cubrió la fachada con una red metálica, como de gallinero, y una lona. Han pasado 12 años y ahí siguen. La lona, sucia y raída, da al edificio un aspecto fantasmagórico.

Algo se mueve en esta rehabilitación que lleva tantos años pendiente. Ha habido varios avances. El director de servicios generales y gestión de patrimonio de CC OO en Cataluña, Xavier Blanco, explica que el ministerio de Trabajo comunicó en otoño pasado al sindicato que de la rehabilitación se encargará, por encomienda, a la empresa pública Tragsa, de forma que no habrá que sacarla a concurso. Además, el ministerio ha licitado la dirección facultativa de la obra, cuyo proyecto está redactado desde 2013. Y el proyecto de presupuestos de 2018 tiene consignada una partida para las obras, valoradas en 5,6 millones de euros. Lo confirman fuentes del ministerio, que añaden que se está gestionando “la contratación de la direccion de ejecución y la coorrdinación de seguridad”.

La CGT ya no está

Red de proteccion del edificio de Comisiones Obreras.
Red de proteccion del edificio de Comisiones Obreras.

Hay otras novedades para que comience la obra. Por una parte, la CGT de Barcelona, que durante 29 años ha tenido la sede en las plantas nueve y diez del edificio de Via Laietana —donde entraron como okupas y donde hay varias terrazas que necesitan una intervención urgente— ha conseguido que el ministerio les haya habilitado una sede nueva y se mudaron hace unas semanas. Está en la calle del Pare Laínez, paralela a la Travessera de Gràcia. CC OO, pues, se ha quedado sola en el edificio.

Por otra parte, el Ayuntamiento de Barcelona ha iniciado el proceso participativo que perfilará la reforma, también pendiente, de la Via Laietana, donde el edificio sindical ocupa un lugar destacado. “No cantaremos victoria antes de tiempo, pero parece que todo se desencalla”, celebra con cautela la portavoz del sindicato, Montse Ros: “Ahora ya tenemos prisa y estamos preocupados, porque la red tiene 12 años, es un tema de seguridad”.

“Tenemos un señor edificio y muchas ganas de darle protagonismo, de que pase de ser un edificio fantasma a un buque insignia, de y reivindicar lo que hacemos y la presencia del sindicato y la clase trabajadora en el centro de Barcelona”, afirma y habla incluso de “abrirlo al barrio”.

El imponente edificio de uso sindical (233 ventanas, solo en la fachada de Via Laietana) es de los años 20 del siglo pasado y fue construido para albergar la Caixa Mutua Popular. La licencia se pidió en 1923 y las obras comenzaron en 1925, muestra con documentos Blanco. Es de estilo Noucentista, obra de Josep Domènech i Estapà.

En los últimos años, el director de servicios generales de CC OO se ha encargado del mantenimiento del edificio. “Durante la Guerra Civil fue la sede del departamento de la Generalitat republicana y durante el Franquismo, hasta 1975, albergó el Sindicato Vertical, luego la dirección general del Inem…”, relata. “Comisiones Obreras lo reclamó enseguida y desde los 80 protagonizamos varias ocupaciones”, recuerda con orgullo: “Llegábamos con máquinas de escribir y nos sentábamos al lado de los funcionarios, atendíamos en la calle…”.

Pese a la antigüedad, estructuralmente el edificio está impecable. Con 10 pisos y otros dos de sótano, tiene una distribución moderna, con plantas diáfanas de 2.000 metros cuadrados. La estructura es de columnas de hierro. “Puedes levantar y tirar paredes interiores, porque no hay condicionantes estructurales”, presume Blanco. Y subraya que durante décadas CC OO se ha encargado de las obras interiores. Basta subir a la planta que acaba de liberar la CGT, para hacerse a la idea de cómo era el edificio cuando entraron los sindicatos. Mesas, armarios y cajoneras metálicas, baños del año de la polca, ventanas que no cierran…

La 9 y la 10 son las plantas que están en peor estado, pero también las que tienen unas terrazas y mejores vistas. El templete es la guinda y ofrece una singular vista de 360 grados sobre Barcelona que permite apreciar la trama del barrio de Sant Pere, la mancha verde de la Ciutadella, la descomunal caja gris del Liceo, la Generalitat y el Ayuntamiento frente a frente, las grúas del puerto, el teleférico de Montjuïc, las Tres Chimeneas del Besòs, los bunkers del Carmel…

En una de las terrazas hay envueltas las tres esculturas de figuras humanas que coronaban la terraza principal y redondeada de la esquina. El proyecto de 2003, prevé reponerlas en su sitio, como las diez esferas que también coronaban el edificio. Que, por cierto, originalmente era de color ocre, negro y marrón.